Escenario

Escenario comenta los estrenos de la semana

"Acusada", "Hotel Artemis" y "La esposa", son las tres películas que renovaron la cartelera.

Sábado 15 de Septiembre de 2018

"Acusada", pesadilla adolescente

Intérpretes: Lali Espósito, Leonardo Sbaraglia, Ines Estévez, Daniel Fanego, Gael García Bernal. Dirección: Gonzalo Tobal. Género: Drama. Salas: Monumental, Showcase, Sunstar, Village.

Atrapante e inquietante. "Acusada", la segunda película del joven cineasta Gonzalo Tobal, fue la única producción argentina en participar de la competencia oficial del Festival de cine de Venecia, por lo que es una producción muy lograda por varios motivos. Primero, porque el rol protagónico lo asume la estrella del pop argentino, Lali Espósito y eso la dota de popularidad. Sin embargo, en el filme se ve a otra Lali. Muy lejos de los brillos y del glam que la caracteriza en su carrera de popstar, la cantante se pone en la piel de Dolores Dreier, su primer papel dramático que realiza con total acierto. Otro motivo es la calidad de la trama: la historia se centra en Dolores, una joven estudiante, cuya vida se paraliza cuando su mejor amiga aparece brutalmente asesinada. Dos años después, ella es la única acusada por el crimen en un caso de gran exposición mediática que la ha puesto en el centro de la escena: todo el mundo tiene una opinión acerca de su inocencia o culpabilidad. Leonardo Sbaraglia e Inés Estevez encarnan a sus padres exigentes y meticulosos y se ocupan de cómo luce, qué hace, cuánto come y con quiénes se junta. Pero a medida que el proceso avanza y la presión aumenta, aparecen la sospecha y los secretos en el seno familiar. Sin dudas, "Acusada" es una joyita del cine argentino que además cuenta con las actuaciones de Daniel Fanego, Gerardo Romano y Gael García Bernal.

Por Luciana Boglioli


"Hotel Artemis", una ciudad en llamas

Calificación: ***. Intérpretes: Jodie Foster, Sofia Boutella, Dave Bautista y Jeff Goldblum. Dirección: Drew Pearce. Género: Ciencia ficción. Salas: Hoyts, Nuevo Monumental, Showcase y Village.

Los Angeles, en 2028, está en guerra por el agua. Motines en toda la ciudad, el ejército en la calle, el toque de queda por la noche, drones que disparan a objetivos potenciales. Paralelamente cierto tipo de delitos se desarrollan en sus formas más básicas en medio de una cultura con una tecnología hiperdesarrollada y grandes capos que dominan los negocios más rentables. En medio de ese caos existe el hotel Artemis, un búnker al que llegan los delincuentes a curar sus heridas previo pago de una membresía y el cumplimiento de unas pocas reglas estrictas.

   El lugar es dirigido por una mujer a la que se la conoce sólo como la enfermera, interpretada por Jodie Foster, y sus clientes toman el nombre de la suite que ocuparán. Todo funciona perfecto hasta que alguien rompe la regla más importante y se termina de complicar cuando uno de los pacientes descubre que le acaba de robar un botín millonario al capo mafioso, justamente internado allí, mientras una huésped tiene planes que nadie sospecha.

   El filme es una distopía que rinde tributo a algunos clásicos. Aunque bien resuelta, el trabajo pierde impulso cuando las subtramas adquieren más relevancia que la historia de esa enfermera con más de un secreto que guardar.

Por Rodolfo Bella


"La esposa", vivir en la sombra

Calificación: ***. Intérpretes: Glenn Close, Jonathan Pryce, Christian Slater, Max Irons y Elizabeth McGovern. Dirección: Björn Runge. Género: Drama. Salas: Del Centro, Showcase, Village y Hoyts.

El famoso escritor norteamericano Joe Castleman (Jonathan Pryce) recibe una llamada que lo despierta a primera hora de la mañana. Pero no son malas noticias. Desde Estocolmo, una voz con acento extraño le anuncia que van a entregarle el premio Nobel de Literatura. Por una extensión del teléfono, su esposa Joan (Glenn Close), con quien está casado desde hace 40 años, escucha la buena nueva con fascinación y alegría. Ese es el comienzo de "La esposa", el debut en inglés del realizador sueco Björn Runge ("Happy End", "Daybreak"), basado el best seller del mismo nombre de la neoyorquina Meg Wolitzer. La historia transcurre en 1992, muy lejos del renacer del movimiento feminista que vivimos ahora, pero en algunas de sus aristas la película rescata el espíritu del #TimesUp que surgió en Hollywood. Joan es la típica esposa abnegada que ha acompañado a su marido en su carrera, ha criado a los hijos y ahora también vigila de cerca que el prestigioso novelista no descuide su salud. Estar a la sombra de un escritor (sabiendo ya todos el ego descontrolado de los escritores) no es exactamente un planteo original (y mucho menos la resolución de esta película, que golpea en el corazón pero está algo trillada). Sin embargo, más allá de los lugares comunes, el director logra mantener el ritmo narrativo con estratégicos flashbacks y puntuales detalles que van revelando los oscuros secretos de este matrimonio, mientras de paso muestra los artificios y las crueldades del mundo de la literatura. Sobre final el clímax estalla y el filme pierde toda sutileza, pero por suerte para sostener quedan los actores, esa dupla protagónica de lujo que forman Pryce y Close, que hacen que uno quiera quedarse en la butaca hasta el último segundo.

Por Carolina Taffoni

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario