Escenario

"Es difícil hacer un filme sobre la guerra cuando estás peleando una"

“Juego de poder” se basa en la historia real de un congresista de Estados Unidos cuya inclinación a la buena vida no le impedía ejercer su trabajo con responsabilidad; una mujer de la clase alta de Houston que adhería a causas altruistas y un agente de la CIA subestimado en su trabajo y al que le gustaba la acción. Los tres personajes protagónicos del filme que se estrena hoy en los cines rosarinos, conspiraron para llevar a cabo la mayor operación clandestina de la historia de los Estados Unidos.

Jueves 24 de Enero de 2008

“Juego de poder” se basa en la historia real de un congresista de Estados Unidos cuya inclinación a la buena vida no le impedía ejercer su trabajo con responsabilidad; una mujer de la clase alta de Houston que adhería a causas altruistas y un agente de la CIA subestimado en su trabajo y al que le gustaba la acción. Los tres personajes protagónicos del filme que se estrena hoy en los cines rosarinos, conspiraron para llevar a cabo la mayor operación clandestina de la historia de los Estados Unidos.
  La película es una adaptación de la historia de la texana Joanne Herring y el congresista Charlie Wilson, narrada en la novela “Charlie Wilson’s War”, de George Crile. El director Mike Nichols, que no rodaba para cine desde hace cuatro años cuando filmó “Closer”, convocó a tres viejos amigos con peso propio en Hollywood como Tom Hanks, Julia Roberts y Philip Seymour Hoffman, reconocido desde su interpretación de Truman Capote y candidato al Oscar por este trabajo.

Fiesta y patriotismo. El filme narra una historia de espionaje durante la Guerra Fría y juegos clandestinos en el marco de la política internacional.Charlie Wilson (Hanks) era un diputado soltero. Según se lo describe en la película, su personalidad y sus gustos por las mujeres y las fiestas, iban paralelos a una astuta mente política, un sentido de responsabilidad sobre su país y compasión por los desamparados. A principios de la década del 80, con una inminente invasión rusa de su territorio, Afganistán era el desamparado.
  Herring (Roberts), amiga y amante ocasional de Wilson, era una de las mujeres más ricas de Texas y una decidida anticomunista. Ella consideraba que la respuesta estadounidense a la invasión de Afganistán era insuficiente, y así empujó a Wilson a obtener dinero y armas para que los mujaidines lograron repeler a los soviéticos. El socio de Wilson en ese plan fue el agente de la CIA, Gust Avrakotos (Hoffman).
  Aunque el público acompañó al filme en la taquilla —fue uno de los cinco estrenos en la lista de los 10 más taquilleros de Estados Unidos en el momento de su estreno— Hanks prefiere ser prudente a la hora de hacer balances, sobre todo cuando la película lleva la palabra guerra en su título original (“Charlie Wilson’s War”).

Tomar distancia. “Creo que es muy difícil hacer una película sobre la guerra cuando estás peleando una guerra”, admitió Hanks sobre el desafío que significó encarar un tema que tiene actualidad. “Las grandes películas sobre la Segunda Guerra Mundial se hicieron mucho después de la Segunda Guerra Mundial. Las películas sobre Vietnam, que fueron un éxito de taquilla, se hicieron mucho después que el conflicto terminó. Se necesita tomar distancia y mirar el conflicto desde una perspectiva diferente”, añadió.

Una agenda repleta de esperanzas

Tom Hanks tiene cuatro proyectos de alto impacto. El primero será “Comrad Rockstar”. Será la historia del cantante estadounidense Dean Reed, estrella del rock en la extinta Alemania comunista, muerto en 1986. Reed, nacido en 1938 en Denver (Colorado), se trasladó por convicciones políticas en 1972 a la República Democrática Alemana. Allí fue recibido con los brazos abiertos por las autoridades comunistas y gozó de amplios privilegios. Trabajó en 20 películas, produjo 13 discos y ofreció conciertos en 32 países, principalmente del ámbito comunista en aquel entonces. El 17 de junio de 1986 (poco más de tres años antes de la caída del Muro de Berlín), Reed fue encontrado sin vida en un lago en la región de Brandemburgo (entorno a la capital alemana). Oficialmente, las autoridades de la RDA dijeron entonces que se había tratado de un accidente. Pero Reed, considerado durante mucho tiempo como el estadounidense más querido por el régimen comunista alemán, se había suicidado. Como las historias épicas fueron su pasaporte al respeto internacional, “Boone’s Lick”, una historia que se desarrolla durante la conquista del Oeste de Estados Unidos. El próximo sería nada menos que una adaptación de “Fahrenheit 451” del escritor Ray Bradbury. Sin embargo la gran apuesta será la segunda parte de “El código Da Vinci”, además de “The Great Buck Howard”, presentada en el Festival de Sundance, en la cual trabajó junto a su hijo Colin.

  

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario