Escenario

Entre el poder, la gloria y el terror

Richard Madden ("Juego de tronos"), junto a Sophie Rundle ("Peaky Blinders"), protagoniza la producción de la BBC que va por Netflix.

Domingo 04 de Noviembre de 2018

"Guardaespaldas" podría compararse con "House of Cards", pero en versión británica. Como la serie que el viernes pasado estrenó su última temporada sin Kevin Spacey, "Guardaespaldas" es una crítica al poder político, con sus ambigüedades y aciertos, pero sin tanta obviedad en la trama y en los personajes. El envío producido por la BBC es el más visto en una década en Inglaterra después de "Downton Abbey", que batió récords de audiencia. Existen varios motivos para amar u odiar esta propuesta que gira en torno a un ex militar designado como custodio de una ministra del Interior, quien además de las intrigas políticas, tiene que enfrentar la amenaza terrorista.

Primero, es breve. Son sólo seis capítulos, y no habría segunda temporada. Segundo, el género. Todos los personajes, o casi todos los personajes con altos cargos, los interpretan mujeres. Tercero, su elenco: desde los protagonistas hasta los actores secundarios cumplen su trabajo de manera pareja y con precisión, sin desbordes ni estrellas ansiosas por demostrar su talento. Cuarto, nada es lo que parece, no hay buenos ni malos. O, como en la realidad, nadie es ciento por ciento lo uno o lo otro. Sexto: la diversidad étnica del elenco muestra la composición real de la sociedad inglesa. Séptimo, la actualidad: el miedo al terrorismo se siente posible. La serie se estrenó este año, y durante 2017 hubo seis atentados en Londres y Manchester, este último durante un concierto de Ariana Grande cuando una bomba mató a 23 personas. La apertura del primer episodio es una muestra de verosimilitud: una terrorista suicida está a punto de hacerse estallar durante un viaje en tren. Cualquier parecido con la realidad no es coincidencia: hace tres años dos militares y un civil evitaron una tragedia cuando redujeron a un terrorista a punto de atacar a los pasajeros durante un viaje en tren entre Bruselas y París. Pero lo dicho antes: nada es lo que parece en "Guardaespaldas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});