Escenario

Entre el arte y los artistas

"Es un planeta del cual podemos hablar sin imposturas", dijo el director Gastón Duprat.

Domingo 12 de Agosto de 2018

"No podría hacer una serie o una película de cárceles", afirmó Gastón Duprat al referirse al lugar que ocupa el arte en su filmografía. En "Mi obra maestra", contó a Escenario, mientras narra la la historia de amistad y desacuerdos entre un pintor fuera del sistema y su galerista, explora con humor las contradicciones del arte y se interroga sobre el éxito y el fracaso, la fama y el olvido, y el dinero y el arte.
   "Son reflexiones que aparecen en la película, que nos interesan", explicó sobre esos temas. "Nos divierten, y aunque no tengamos las respuestas, están los planteos. Se tocan esos temas y el de los precios. Cómo es que una misma obra puede subir de precio por un hecho fortuito y cierto esnobismo de muchas figuras que pertenecen a ese planeta le inyecta adrenalina y color a la situación", afirmó Duprat.
   El cineasta, que es el productor de "4x4", la película que Mariano Cohn dirigió en solitario y que se estrenará el año próximo, dijo que la intención del filme fue contar "una amistad entre estos dos hombres que tuvieron un pasado en común, feliz, con historias compartidas, y que el presente los encuentra viviendo universos muy distintos, y mostrar los esfuerzos infructuosos del galerista para ayudar a su amigo para lo que se le ocurre una idea muy arriesgada, muy novedosa y un poco insólita".
   Para darle vida a esta amistad "bien argentina" con "dos amigos de fierro y pase lo que pase", Duprat convocó a Guillermo Francella y Luis Brandoni, dos referentes de la escena nacional. "Pensamos quiénes serían los dos actores ideales y pensamos en ellos. Les gustó el guión y aportaron mucho porque saben un montón de narración, de cine, el tono, porque la comedia es un tono cómodo para ellos, la comedia dramática sin chistes, o comedia actuada como drama. La rompen en ese registro en el que se mueven muy bien. Fue muy placentero y estuvimos abiertos a las sugerencias de ellos", recordó.
   La dupla que forma con Cohn ya había explorado con ironía y muy buenos resultados el arte en distintas disciplinas. Así sucedió en sus diferentes manifestaciones en "El artista", "El ciudadano ilustre" o "El vecino de al lado", y tal vez de una forma menos evidente y más irónica, podría pensarse que ocurrió en el documental "Todo sobre el asado". "Es donde pasan las historias, y es el mundo del arte porque es un planeta que conocemos muy bien y del cual podemos hablar con autoridad, sin imposturas, tanto Andrés Duprat, el guionista que es el director del Museo Nacional de Bellas Artes, como Mariano y yo, que mal o bien pertenecemos a ese mundo y conocemos muy bien la fauna y la lógica. Yo, por ejemplo, no podría hacer una serie o una película de cárceles", apuntó.
   Sobre la singularidad de esa "fauna", explicó: "Es un mundo donde hay mucha impostura. Las artes plásticas están muy alejadas del gusto popular, entonces nadie se atreve a opinar del todo a ver si estás cometiendo un error gravísimo, cosa que no pasa en el cine y otras cosas. Esa distancia, esa incomprensión, sumado a una validación que se da solamente por curadores que dicen esto vale tanto, esto no vale nada, da lugar a muchos equívocos y situaciones muy ricas, como una gran confusión".
   Duprat reconoció que las contradicciones en el universo de las artes plásticas que explora el filme, podrían existir en otras actividades ligadas al arte, como el cine, la música o el teatro, aunque aclaró: "Es así, pero esos ámbitos están más cerca del gusto popular, son menos permeables a esas cosas. El hecho de que la validación de una obra la haga un curador o un especialista, más allá de todo gusto popular, la distancia lo suficiente de la gente como para que ese mundo sea muy arbitrario. En el cine la gente sabe si le gusta o no, no se come ni media", consideró.
   El 30 de agosto Duprat volverá a recorrer la alfombra roja del Festival de Venecia, tal como lo hizo en 2016 cuando Oscar Martínez ganó la Copa Volpi por "El ciudadano ilustre". Ahora irá a la muestra italiana junto a Mariano Cohn, Francella, Brandoni, Andrea Frigerio y el actor español Raúl Arévalo. Consultado sobre si los premios en festivales internacionales de clase A son también una forma de validación, aseguró: "Sí, pero muchas veces esas validaciones están alejadísimas del público. A veces uno ve películas de determinados festivales que después la gente no quiere ver. Eso es medio frustrante. En realidad lo bueno es las dos cosas, que el público las vea y que tenga su recorrido internacional en los festivales de prestigio, pero si me das a elegir entre una y otra, prefiero que la vea el público. Eso es mucho más difícil de lograr que entrar en un festival".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});