Escenario

Entidades vinculadas a la fertilidad asistida cuestionan la historia de "El donante"

“Distorsiona el verdadero espíritu de la donación”, aseguró Lorena Crespo, integrante de Fertilidad Rosario. La polémica estalló antes de que se inicie el ciclo. Hoy, a las 22, debuta en Canal 5

Martes 22 de Mayo de 2012

"El donante", la serie que hoy estrena la señal Telefé, arranca envuelta en una polémica. El argumento gira en torno a la historia de Bruno (Rafael Ferro), un exitoso ingeniero que recientemente enviudó y que no tiene hijos. Sin embargo, su vida cambiará en su cumpleaños número 45, cuando recuerde los tiempos en los que solía juntar dinero mediante donaciones de esperma.

Las vueltas de la vida harán que una jovencita de nombre Violeta lo busque, y lo encuentre, para confesarle que gracias al material genético del protagonista su madre se hizo oportunamente una inseminación, y ella vino al mundo. A partir de ese momento, Bruno se entera de que tiene 144 “hijos”, es decir, niños y niñas, la mayoría ahora adolescentes, que tienen su ADN.


Ante el inminente lanzamiento, entidades de todo el país que trabajan en el área de la fertilización asistida, pusieron el grito en el cielo.
 

Lorena Crespo, referente de Fertilidad Rosario, una ONG constituida por parejas que no pueden tener hijos biológicos, dijo a La Capital.com.ar que “obviamente estamos esperando ver los primeros capítulos, pero por lo que advertimos en los avances, la historia desvirtúa todo el proceso de la fertilización asistida y deja un mensaje peligroso”.
 

Actualmente, la Argentina no cuenta con un marco regulatorio que otorgue normas claras a los procedimientos vinculados a los tratamientos de fertilización asistida (de baja y alta complejidad). Justamente, Fertilidad Rosario, como otras entidades de la Argentina, bregan por una ley que permita el acceso a los tratamientos pero también les brinde soporte legal.


“Uno de los puntos del proyecto de ley que estamos impulsando es que se sepa la identidad de los donantes, tanto de óvulos como de esperma. La intención es que el bebé que fue concebido de ese modo tenga derecho a conocer quiénes fueron sus padres biológicos, que se reconozca el derecho a su identidad. Hoy las donaciones se hacen en forma anónima”.
 

Aunque consideró improbable que una misma persona pueda tener un centenar de niños con su mismo ADN, producto de la donación, Crespo admitió que por ahora “no hay un límite establecido en la cantidad de veces que un hombre puede donar su esperma, algo que sí sucede con las mujeres que pueden donar óvulos como máximo tres veces en su vida”.
 

Las parejas que deben recurrir a donación de material genético, masculino, o femenino, no son pocas. Hay patologías crónicas o problemas de salud puntuales como la azoospermia severa, secuelas de golpes o tratamientos oncológicos en el varón que impiden a algunos hombres que sus espermatozoides puedan fertilizar un óvulo. En esos casos, para lograr el embarazo tan anhelado se recurre a la donación.
 

Las clínicas o institutos que se dedican a la reproducción humana asistida reciben las donaciones y luego las utilizan de acuerdo a las necesidades de los pacientes. También recurren a esta alternativa mujeres que no tienen pareja y desean ser madres, por ejemplo.
 

“No nos gustaría que un tema tan serio y sensible para tanta gente sea visto con liviandad, y mucho menos que condicione a las parejas o a quiénes tienen que sancionar las leyes”, concluyó Crespo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS