Escenario

Enrique Iglesias convirtió su show en un gran karaoke

El artista español ofreció sus grandes éxitos en el recital que dio en GEBA. La devoción del público hizo que cantara la mitad de casi todos los temas

Lunes 09 de Abril de 2018

El cantante español Enrique Iglesias convirtió a su presentación del sábado a la noche en el estadio de GEBA en un gran karaoke, donde el público cantó sus grandes éxitos, en un presentación que se rigió más por lo emocional que por lo artístico.

Y esto se debe a que Iglesias llevó adelante un recital de dos horas, en el que cantaba algunas estrofas de las canciones y compartía el resto de la melodía con sus fans, saludaba al público, los abrazaba, se arrodillaba y corría de un lado al otro del escenario.

Claro que Iglesias pudo hacer eso merced a la devoción de un público que esperó 90 minutos su presentación, y parecía estar más dispuesto a rendirse ante su simpatía que a lo que artísticamente puede brindar.

Y otro detalle no menor. Enrique Iglesias cuenta con una de las bandas más versátiles que existe en el "pop latino", con dos vocalistas mujeres y una segunda voz masculina, que cubren todo el espectro vocal al que el hijo de Julio Iglesias no llega.

El recital comenzó con "I'm a Freak", para dar paso a "I like how it Feels" y enseguida "Heartbeat", a dúo con la argentina Lali Espósito, que aportó su sensualidad y carisma.

Iglesias peleó parte del show con el volumen de su micrófono que no lograba imponerse ante la potencia de la música. Pero a partir de allí comenzó el "show de los abrazos", el arrodillarse, el decir "¡Buenos Aires!" y correr por una pasarela hasta un escenario más pequeño montado en el medio del campo para cantar algunas baladas, y subir a gente a que cante con él .

A los 42 años, Iglesias, pareja de la sensual ex tenista Anna Kournikova, con quien tuvo hijos hace poco, guarda intacta una imagen juvenil, delgada, atlética, que hace suspirar a un público abrumadoramente femenino que va desde los 20 hasta los 45 años. Ese contacto con el público, esa adoración, y esa excelente banda, le permitió cantar la mitad de casi todas las canciones.

Luego de 70 minutos de show, vinieron algunos "bises" y el ponerse la camiseta de la Selección Argentina de fútbol "no para sumar puntos, sino porque amo a este país y tengo mis mejores recuerdos", lo que generó algunos aplausos. Llego la hora de cantar en inglés "porque estas canciones las compuse así", y desgranó "Héroe" y "Escape", coreadas por todo el estadio.

Al cierre, luego de casi dos horas, fue para los megaéxitos de "Súbeme la radio" y "Bailemos" para cerrar la presentación en una noche de sábado fría y semilluviosa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario