Escenario

"En plena crisis hay que resurgir para sacar lo mejor de uno y dárselo al otro"

La cantante presenta esta noche su nuevo espectáculo "Santa Argentina" en el Complejo Atlas, en una puesta con diez músicos en escena

Sábado 09 de Febrero de 2019

Cecilia Petrocelli llega al Atlas para la sesión de fotos de La Capital con una extraña mezcla de alegría y nerviosismo. Es que está a punto de estrenar un espectáculo por el que le puso todo el cuerpo, y también la garganta, y sabe que hay mucho en juego.

"Santa Argentina" debuta hoy, a las 21.30, en el Complejo Cultural Atlas (Mitre 645) y no será un show más de la Petrocelli.

Habrá diez músicos en escena, cantará junto a su marido, a su cuñado y a su hija, y por la cantidad de reservas que había el jueves en el momento de la nota, todo indica que el Atlas va a estar lleno.

Y eso, en momentos de crisis, tiene un valor agregado. De eso también habla este show, y de esa mezcla de pasión, trabajo y profesionalismo surgieron las palabras de Cecilia. Una todoterreno que no se achica en las difíciles y , por las dudas, canta fuerte y claro.

—¿Por qué nace "Santa Argentina?

—Le puse así primero porque el tema que hago sobre el final se llama "Santa Argentina", que es de Salzano y Jairo, y que yo ya había hecho en 2001 en época de plena crisis. Ahora también estamos en plena crisis y creo que es cuando hay que resurgir y sacar lo mejor que uno puede dar para brindárselo a otro y para sentirse bien con uno mismo. Me gusta mucho esa canción y dije por qué no ponerle "Santa Argentina" a este espectáculo cuando lo único que se escucha en estos días es que "este es un país de m...", que es un "maldito país". Y la culpa no la tiene el país.

—Vos decís en la presentación que la culpa no la tiene el país ni nuestra geografía. ¿De quién es la culpa?

—Lo demás lo dejo a tu criterio digo yo. El espectáculo no busca culpables, esto no es una campaña proselitista ni nada de eso, esto es arte. Solamente yo trato de reivindicar la cultura de nuestro país con grandes autores, por los artistas que vamos a interpretar, reivindicar las costumbres. Yo digo que mi abuelo fue un inmigrante que vino con una mano atrás y otra adelante, como los abuelos de tantas personas, que hicieron de este país una potencia, una cosa pujante. Y después cada uno de los políticos que vinieron lo vinieron a destruir para sus arcas. Pero ojo, yo no pertenezco a ningún partido político, esto es tratar de ir metiendo un poquitito en el inconsciente colectivo de que debemos quejarnos menos contra la geografía de este país y por ahí involucrarnos más para que las cosas vayan un poquito mejor. Tampoco digo que nosotros seamos los culpables, porque somos los que estamos sufriendo en este momento, pero hablo de involucrarnos más.

—¿Cómo conviven en el show artistas tan disímiles como Aznavour, Heredia y Sabina, por ejemplo?

—Mirá, el punto de contacto que les encuentro es que a mí me encantan todos y no podría hacer uno sin hacer el otro. Una vez ensayando en un lugar de acá de Rosario en donde el Negro Fontanarrosa tomaba café, nosotros tocábamos en el subsuelo y le pregunto "¿qué te pareció Negro el repertorio, te gustó?". Y me dijo "sos la Feria de las Colectividades", porque cantaba un poco de cada lado. Yo lo amaba y él también a mí. La manera de contarte cómo conviven estos autores es que el primer tema que voy a hacer y es el que le pone el sello al espectáculo es "Razón de vivir", que dice "para decidir si sigo poniendo esta sangre en tierra, este corazón que bate su parche, sol y tinieblas". O sea, ¿por qué lo hago? Porque quiero seguir viviendo en mi país, porque le aposté a mi ciudad, sobre todo. A mí me siguen diciendo ahora, a los 61 años, ¿por qué no te vas a Buenos Aires? No, yo ya fui, ya volví, ya me pude ir de nuevo y quiero trabajar acá, con mis músicos, con mi hija, con mi gente, con mis amigos. El sábado va a ser una noche de amigos, y esa es una razón de vivir. Después Aznavour es un maestro de la vida, hago dos canciones que yo traduje y adapté y las hago en castellano, no hago ninguna de las canciones conocidas. Y con Piaff es como mi vida, ella es como Pugliese para mí, es la antimufa, la buena onda, si no canto algo de Piaff en un show es como que no existe. Además es como estar con mi mamá, porque la primera que me hizo conocer a la Piaff fue mi vieja.

—Hacer canciones conocidas te acerca a la gente, pero ¿no es un arma de doble filo ser intérprete y no autora?

—Mercedes Sosa no es autora y Juan Carlos Bagliettto tampoco salvando las eternas distancias. Puede ser un arma de doble filo obviamente, pero tengo el terrible desafío como intérprete de buscar esa canción que yo creo que me viene justo, comprenderla, analizarla y tratar de ver qué quiso decir el autor y hacerlo propio. Yo entro por ejemplo al Concejo Deliberante y los chicos me dicen "ahí viene Honrar la vida", mirá que la cantaron grosas del espectáculo, pero a mí que en Rosario me digan eso me llena de gusto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario