Escenario

"El tango for export es cosificado, es como una pieza de museo"

Desde el jueves hasta el sábado, se realizará el III Festival de Tango Mutante. Mariano Sayago, del Sexteto Vendaval, dijo que se vive "una época de recomposición del género".  

Miércoles 02 de Abril de 2014

El tango se mueve, se reconstruye, renueva códigos y mantiene la estética. Muta. Con esa esencia se lanza el III Festival de Tango Independiente, más conocido como Festival de Tango Mutante, organizado por Mutar (Músicos Tangueros Rosarinos). "Tenemos un pie en nuestra tradición tanguera y otro puesto en el futuro del tango que nos gustaría escuchar en los próximos veinte años. Y con esas dos patas tratamos de caminar el presente", dice Mariano Sayago, contrabajista y uno de los organizadores de este encuentro.

Sayago toca en tres agrupaciones: Sexteto Vendaval, Pasaje Noruega, y Juan Iriarte y Las Cuerdas del Más Allá, formaciones locales que animarán el festival, además de La Orquesta Carlos Quilici, El Andén y la Orquesta Típica La Maleva, y valiosas propuestas porteñas (ver aparte).

Comprometido con la música ciudadana, el músico rosarino es uno de los autores ideológicos de Mutar y transmite con claridad de conceptos el sentimiento de una movida "sub 40", como él la define, que trabaja en una época "de recomposición del género".

"No me atrevería a decir que hay una nueva época de oro del tango, pero sí que es una época de reconstrucción o recomposición del género. La música popular argentina y el tango, en particular, tuvo que resistir en los 60 y 70 una serie de embates que lo dejaron tecleando, lo dejaron fuera de juego. Por un lado el poder lo retiró de los medios, y a la vez fue retirado de la calle, porque todos los espacios de reproducción y de sociabilidad natural del tango, como eran las fiestas populares, fueron desapareciendo en esas décadas", indica Sayago, quien agregó que "el vaciamiento cultural posterior que sufrió el país en los 90 y la difusión masiva de otros géneros, como el rock y la música de El Club del Clan, por ejemplo, también contribuyeron a que el tango, nuestra música popular por excelencia, perdiera terreno por todos lados".

Los tiempos cambian, pero el tango sigue sonado. Antes la cosa pasaba por traje y gomina, ahora es con tatuajes, aritos y pelos largos, pero esa música de 2 x 4 atraviesa modas y pisa fuerte con sonidos propios: "Hay una cuestión de clave generacional, somos todos sub 40 los que llevamos adelante esta historia en las tres grandes capitales del tango: Montevideo, Buenos Aires y Rosario. Además, eso hace que el contenido musical esté atravesado con reminiscencias de otras músicas que escuchábamos de chicos y también que la poética de esta nueva etapa tenga que ver con las cosas que vemos todos los días en la calle".

En este recambio generacional, lo eléctrico comienza a hacer su juego. La pregunta es ¿se rockerizó el tango? Sayago es muy crítico con este punto: "En general, creo que las agrupaciones de tango que utilizan batería, guitarra eléctrica y bajo eléctrico no participan de este movimiento de renovación del tango, sino que por el contrario están dentro del tango for export, que es un tango de exportación, un tango tipificado, cosificado, una pieza de museo. Y que utiliza el vehículo tímbrico de estos instrumentos porque son familiares a cualquier oído en cualquier parte del mundo, es parte del envoltorio de un producto de exportación".

Sin embargo, rescató el valor del rock en cuanto "a la actitud en el escenario", en grupos como Astilleros, que tocará en el festival.

Para finalizar, Sayago destacó que tango y folclore son la misma cosa. "El tango es uno de nuestros folclores urbanos, se suele asociar el folclore a la música rural o de las provincias y el tango al de la ciudad. Pero el tango es una música plenamente mestiza, tiene elementos afrodescendientes en su rítmica, elementos de la música criolla, como la guitarra; y de la música inmigrante, como el violín y el bandoneón, el instrumento más emblemático del género. Con 120 o 130 años de historia, el tango es un folclore de pleno derecho y plenamente mestizo, como somos los argentinos, que somos una mezcla de tradiciones".

Una fiesta de cierre con entrada libre

El Festival Mutante contará con la presencia porteña de Alfredo “Tape” Rubín, el Trío de Guitarras Lacruz-Heler-Nikitoff, Astillero y Hernán “Cocuza” Castiello, además de las seis agrupaciones locales, entre variadas actividades y muestras, que incluyen talleres desde el jueves y hasta el sábado. El jueves, a las 21.30, en Mano a Mano (Ovidio Lagos 790), actuará Hernán “Cucuza” Castiello, con las guitarras de Néstor Madeo y Agustín Casenove; La Maleva Orquesta Típica y la Orquesta Carlos Quilici. El viernes, a las 21, en la Casa del Tango (avenida Illia 1750), tocará “Tape” Rubin, junto a la trío de Guitarras Lacruz-Heler-Nikitoff, Sexteto Vendaval y El Andén. Y el sábado, con entrada libre y gratuita, el cierre será en el Galpón 11 (Sargento Cabral y el río) con Astillero & Orquesta de cuerdas, Pasaje Noruega, Juan Iriarte y las Cuerdas del Más Allá. Más información en http://tanguerosrosarinos.com.ar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario