Escenario

El salón de Detroit está verde, pero no de dólares

El Salón Internacional del Automóvil de Detroit (Michigan), que permanecerá abierto hasta el 27 de enero, propone en esta edición un perfil más amigable con el medioambiente, con vehículos que consumen menos y motores híbridos a nafta y electricidad.

Domingo 20 de Enero de 2008

El Salón Internacional del Automóvil de Detroit (Michigan), que permanecerá abierto hasta el 27 de enero, propone en esta edición un perfil más amigable con el medioambiente, con vehículos que consumen menos y motores híbridos a nafta y electricidad. Los grandes fabricantes locales, como General Motors, Ford y Chrysler, rivalizan en propuestas innovadoras y concept cars para ilustrar su compromiso con automóviles más limpios, frente al alza del precio del petróleo.
  Pero al mismo tiempo que los tres gigantes estadounidenses parecen que empiezan a emerger después de duros programas de reestructuración, la muestra deja en claro que la industria automotriz del país del Norte es acechada por el ascenso de las compañías asiáticas y, sobre todo, por la reducción de la demanda interna temerosa frente las crecientes posibilidades de recesión.
  Por primera vez en su historia, el salón de Detroit acoge a cinco fabricantes chinos, una muestra de la acelerada evolución de la industria del país asiático. Las empresas chinas presentes este año son Changfeng Motor Group, Geely International Corporation, BYD Auto Co., China America Cooperative Automotive (Chamco) y Li Shi Guang Ming Auto Design Co. Las dos primeras repiten su presencia.
  La pregunta que más recorre el salón es si el mercado estadounidense logrará evitar una caída dramática, después de un 2007 en que se registró una caída en las ventas del 2,5%. Hasta ahora las proyecciones apuntan a las 15,5 millones de unidades para el 2008, 650 mil vehículos menos que el año pasado. Los números de varias de las compañías globales lograron salvar algo las ropas en sus números finales gracias a la buena performance que alcanzaron en la mayoría de los mercados emergentes.
  A pesar de la crisis del sector, este año el salón atrajo a más de 90 fabricantes de automóviles, aunque sobresalió la ausencia del fabricante alemán de vehículos de lujo Porsche.
  Se espera que alrededor de 6.000 periodistas y 700.000 personas acudan a la muestra. Los organizadores calculan que este año el salón generará unos 500 millones de dólares para la economía de Detroit, una de las ciudades más afectadas por la ansiedad económica que vive Estados Unidos.
El power flower
  Además de la ya tradicional gama de vehículos y motores “ecológicos”, desde híbridos y eléctricos hasta los propulsados por biocombustibles, Ford añadió un nuevo elemento. El fabricante expone EcoBoost, una tecnología que reduce consumo y añade potencia a motores pequeños.
  La moda de lo ecológico llega hasta los constructores de lujo: Ferrari presenta por primera vez una F430 Spider que funciona con biocombustible. El modelo es por ahora un prototipo, pero “tenemos la tecnología y estamos listos” si la situación evoluciona, aseguró Adam Rowley, vicepresidente de Ferrari en Estados Unidos.
  Entre los vehículos que más atención generaron desde la apertura del salón fueron las nuevas versiones de las camionetas Ford F-150 y Dodge Ram pick-up así como el superdeportivo Chevrolet Corvette ZR1.
  También los nuevos modelos como el Mercedes Vision GLK (el todoterreno o SUV más pequeño del fabricante alemán), el BMW Serie 1 descapotable, el Toyota Venza y los Mazda RX-8 y Furai, este último un prototipo.
  En total hay expuestos 50 prototipos y vehículos de producción nuevos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario