Escenario

El rock fuerte esta vez llega de Berazategui

Resabios de La Renga y los Redondos, ecos de Divididos y el recuerdo del rock fuerte de los 70. Sí, aquel que predicaba Vox Dei con su “Jeremías pies de plomo” a la cabeza.

Sábado 10 de Octubre de 2015

El rock crudo, directo y potente de De la Gran Piñata vuelve a Rosario. Esta vez con un nuevo disco bajo el brazo, “El equilibrio entre los opuestos”: hard rock casi en estado puro y una lírica dramática y tanguera. Resabios de La Renga y los Redondos, ecos de Divididos y el recuerdo del rock fuerte de los 70. Sí, aquel que predicaba Vox Dei con su “Jeremías pies de plomo” a la cabeza.

   El nuevo y cuarto álbum cuenta con el sello del ingeniero Ariel Lavigna (ganador de tres premios Grammy) y tiene la particularidad de haber sido grabado con todos —Darío “Pantera” Giuliano (guitarra y voz) | Lucas Martínez (guitarra) , Nicolás Persig (bajo) y Alejandro Zenobi (batería)— tocando en simultáneo.

   Lo cierto es que la banda de Berazategui supo en algo más de una docena de años meterse en la piel y los auriculares de miles de jóvenes y, por esto mismo, es una de las bandas de mayor proyección en el rock nacional actual, algo que buscarán reafirmar cuando actúen esta noche, desde las 22, en el teatro Vorterix (Salta y Cafferata).

“Este último disco es nuestro mayor logro hasta el momento, sin dudas. Hicimos todo lo que sentíamos que había que hacer para cumplir nuestras expectativas y ciertamente al escuchar el disco terminado sentimos que esas expectativas fueron incluso superadas”, dice Pantera Giuliano a Escenario.

   —¿Cómo llegaron hasta acá como banda? y ¿por qué querer ser músico de rock?

   —La banda hoy está en un gran momento, es muy gratificante poder salir a tocar nuestras canciones y saber que hay un público esperándonos, saber que el disco es bien recibido. Siempre me gustó la música, y la vida y las casualidades nos juntaron..., las cosas se fueron dando de este modo y terminamos tocando juntos.

   —¿Cuál creés que fue el punto de inflexión de la banda?

   —La grabación de cada disco fue como un quiebre, en todas las oportunidades. El momento de registrar la actualidad de la banda genera siempre una presión extra que obliga a las propias bandas a ajustar las tuercas.

   —¿Qué creés que caracteriza al público que los va a ver?

   —El público de la banda es apasionado y familiero al mismo tiempo, disfruta mucho de los rituales y el encuentro. La gente entiende lo importante que es en nuestros recitales y por eso mismo festeja junto a nosotros cada uno de los logros obtenidos por la banda.

   —¿Cómo definirías “El equilibrio entre los opuestos”, desde el título, las letras a lo estrictamente musical?

   —Es un disco muy variado musicalmente, y desde el título mismo se puede ver que en el contenido hay opuestos, extremos, contradicción y ambigüedad. La simpleza en la técnica utilizada en la gráfica se contrapone con la complejidad del significado de cada obra realizada por la artista Laura Lloverá, quien supo complementar nuestra música con sus dibujos. Por ejemplo, el hecho de que sea un disco en blanco y negro, los pasajes musicales, las temáticas de las canciones, todo está signado por el opuesto.

   —El sonido del disco parece ser uno de los puntos más importantes y que marca diferencia con los anteriores CDs, ¿cómo fue la experiencia de grabar y mezclar con Ariel Lavigna?

   —Lavigna es uno de los tipos más grossos en lo suyo. Desde el momento en que lo conocimos hubo química, sabíamos que íbamos a forjar una relación que llegaría a dar buenos frutos. El fue quien propuso la idea de grabar en simultáneo a la banda tocando dentro del estudio como se hacía antes. Esto le dio como resultado un sonido y una energía muy particular a este disco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS