Escenario

El regreso de un clásico del terror, ahora con más tecnología

En la remake del filme "El muñeco diabólico" de 1988 que se estrena hoy en Rosario, Chucky ahora es digital con un sistema operativo pasible de ser hackeado y transformado.

Jueves 11 de Julio de 2019

Un clásico del terror está de regreso, en esta ocasión con nueva apariencia pero idénticas intensiones asesinas. El director noruego Lars Klevberg revivió a Chucky, el siniestro muñeco que en 1988 fundó una saga que continúa hasta hoy. Así, ahora llega a los cines "El muñeco diabólico", que en la versión original cuenta con la voz de Mark Hamill, el héroe Luke Skywalker de "Star Wars".

En esta remake de "Chucky" que se estrena hoy en la ciudad, el muñeco se llama Buddi y cuenta la historia de Karen, interpretada por Aubrey Plaza, quien siendo una madre trabajadora y ocupada todo el día, le obsequia a su hijo Andy (Gabriel Bateman) la última tendencia en juguetes, sin sospechar el siniestro problema al que está por enfrentarse.

El clásico, además, vuelve a los cines más tecnológico que antes. Ya no se trata sólo de la maldad oculta en el aparentemente inocente muñeco, sino que Buddi hoy es producto de la tecnología y sus trucos de alta gama. Se trata de un cambio fundamental en los orígenes del personaje y con el que se pretende interesar a las nuevas audiencias, ya que el comportamiento y la transformación se darán sobre un muñeco robótico que se torna malvado tras sufrir un hackeo.

Embed

Chucky es un personaje de la saga de películas de terror cuyo título original fue "Child's Play" creado por Don Mancini. Se trata de un muñeco que fue poseído por medio de magia vudú por el asesino en serie Charles Lee Ray. Fue en el año 1988 cuando un desconocido Don Mancini elaboró el guión de lo que sería "Child's Play". Dirigida por Tom Holland, la película narraba la historia del feroz asesino Charles Lee Ray (interpretado por Brad Dourif) quien, herido en el pecho y acorralado por la policía, decide traspasar su alma a un juguete de moda.

La historia, que comenzó a rodarse con un modesto presupuesto para los estándares de Hollywood, fue tan exitosa que tuvo seis secuelas y algunas transformaciones. Originalmente, la serie comenzó con horror directo con la primera entrega, luego giró hacia el horror psicológico, mientras que sus sucesoras fueron películas más ligadas al humor negro. A medida que las películas continuaban, se volvieron más satíricas hasta que la serie se convirtió brevemente en una comedia de terror, con "La novia de Chucky" estrenada en 1998.

En esta refundación del personaje, quien dio a entender que no está del todo de acuerdo con la versión de su redituable criatura, es su creador, Don Mancini, en cuya obra se basa la remake. Pero lo cierto es que el escritor y también director de "El culto de Chucky", última película sobre el muñeco en cuestión, no se encuentra tan estrechamente relacionado con "Child's Play", según palabras de Klevberg.

En una entrevista concedida a Entertainment Weekly, el cineasta noruego confesó que le hubiera encantado que Mancini se uniera al proyecto pues, a fin de cuentas, es su personaje. "Si estuviera haciendo esta película con nosotros sería realmente increíble, pero entendemos que tiene sus razones".

Sin embargo, Klevberg decidió hacer su propia versión a la que, además le sumó el humor en distintas dosis. Según explicó el primer gran impacto en ese sentido fue con el guión. "Ya había quedado impresionado con el guión cuando lo obtuve por ese tipo de humor que resuena en mí. Es interesante en la historia y es divertido, pero no es del todo absurdo. El humor puede estar en una tragedia en términos de cómo lo ves en la narración", afirmó.

"La tragedia y el humor es lo mismo", explicó y añadió: "Ver a alguien resbalar en el suelo, aplastar su cabeza en el suelo, es una tragedia. No debería suceder, es triste, ¡pero es gracioso! Es interesante cómo se combinan esas dos cosas cuando se trata de una película de Chucky o una película de terror como esta".

Klevberg aseguró que rodar un filme de terror y sobre todo con un personaje icónico como Chucky fue algo "difícil pero divertido". "Es difícil, pero es muy, muy divertido. Me encantó filmar todo lo que tenía que ver con Chucky porque quería recrear este personaje interesante. Pero tenés que estar preparado. Tenés que hacer un guión de cada escena cuando estás lidiando con algo como «Chucky» porque no podés aparecer en el set con una cámara, tres actores y Chucky y decir, «¡Bueno! ¡Encontremos una manera de filmar esto!». Podrías hacer eso si hicieras una película dramática o algo así. No se puede decir «¡Oh, vamos a poner a Chucky allí!». Hubo escenas que demandaron semanas de preparación y si no lo hacés así, estarás en un infierno".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario