Escenario

El que supo hacer de serio cuando lo dejaron

No hay peor cosa que estigmatizar a alguien. Y sin dudas Emilio Disi vivió con el estigma a cuestas del actor cómico.

Jueves 15 de Marzo de 2018

No hay peor cosa que estigmatizar a alguien. Y sin dudas Emilio Disi vivió con el estigma a cuestas del actor cómico. Más allá de las ventajas que haya obtenido por esto y de que quizá Disi no hubiera sido Disi lejos del humor, lo cierto es que cuando se lo convocó para hacer "de serio" respondió a las mil maravillas.

Los ejemplos no abundan en sus 50 años de carrera, pero hay casos puntuales. En 2011, Mariano Cohn y Gastón Duprat lanzaron "Querida voy a comprar cigarrillos y vuelvo", una comedia del género fantástico con giro dramático. Ahí Disi interpretó para la dupla que después tomaría vuelo internacional con "El ciudadano ilustre" a un tal Ernesto Zambrana, que era un tipo mediocre e infeliz que hurgaba en su pasado con consecuencias inimaginables.
Tres años después fue protagonista de "Fermín", un filme en el que mutaba en un tanguero de los años 50, con bigotes y peinado a la gomina, capaz de odiar a alguien porque amaba a la mujer de su vida. Y quizá el último rol lejos de la comicidad en el cine fue en la poco feliz "Muerte en Buenos Aires". Allí, en el traje del juez Morales, aparece un Disi con algunos tics de su sello, pero donde despunta el oficio de actor del Conservatorio de Arte Dramático.
Claro, el Disi más cercano es el de "Rompeportones" y el marido vago de Susana Spadafucile o la eterna saga de "Los bañeros". A veces un actor hace lo que puede o lo que lo dejan, y no tanto lo que quiere. Y Disi demostró que cuando pudo, cuando lo dejaron o cuando quiso, le puso el pecho a la interpretación y a la vida hasta el último acto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario