Escenario

El primer filme de Ben Affleck evoca el drama de los niños desaparecidos

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann en un centro de vacaciones de Portugal conmovió al mundo. Los padres la habían dejado durmiendo con sus hermanos mientras salían a cenar y al volver ya no estaba. "Desapareció una noche”, la ópera prima de Ben Affleck, se asemeja peligrosamente a la historia real.

Jueves 10 de Enero de 2008

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann en un centro de vacaciones de Portugal conmovió al mundo. Los padres la habían dejado durmiendo con sus hermanos mientras salían a cenar y al volver ya no estaba. El misterio, aún sin resolución, reavivó el temor que genera el secuestro de niños y alimentó la voracidad insaciable de la prensa.
  También obligó a que se pospusiera el estreno una película. Se trata de “Desapareció una noche”, la ópera prima de Ben Affleck, que se asemeja peligrosamente a la historia real. Y lo que es más curioso es que la protagonista del filme, Madeline O’Brien, no sólo tiene un nombre similar sino también un asombroso parecido físico al de la niña desaparecida.
  Los productores de la película, que llega hoy a la cartelera rosarina, resolvieron postergar su estreno porque, ante la inquietud profunda que causó en la opinión pública el caso Madeleine, temían herir los sentimientos de la gente. Además, querían despejar toda duda de que la realización del filme había sido una jugada oportunista.
  “Desapareció una noche” está ambientada en Dorchester, un barrio de clase trabajadora de Boston. Ahí desapareció sin dejar rastros una niña de cuatro años. Como la policía no les da respuestas, los tíos de la pequeña contratan a una pareja de investigadores privados para que esclarezcan el caso. La película sigue paso a paso su pesquisa.
  La película está basada en la novela “Gone Baby Gone” de Dennis Lehane, el autor de “Río Místico”, que inspiró a Clint Eastwood para realizar uno de sus trabajos más memorables como director de cine y le valió a dos de sus protagonistas, Sean Penn y Tim Robbins, alzarse con el Oscar de la Academia por sus actuaciones en el filme.
  Para el papel central de “Desapareció una noche”, Ben Affleck no necesitó hacer un casting. Ni bien terminó de escribir el guión supo quién debía interpretar a Patrick Kenzie, el torturado investigado privado que se hunde en la ciénaga de corrupción, drogas y perversiones que se oculta tras la desaparición de la niña: su hermano Cassey.
  El joven actor, que protagoniza junto a Brad Pitt “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, comparte el elenco con un par de pesos pesados de Hollywood, Ed Harris y Morgan Freeman. El reparto se completa con Amy Ryan, quien encarna a la madre de la niña desaparecida, una adicta a la drogas incurable con un pasado y prensente oscuro.
  “Hay historias terribles sobre cientos de niños que desaparecen cada año”, comentó Ben Affleck para explicar los motivos que lo llevaron a rodar “Desapareció una noche”, aunque advirtió que lo que más lo entusiasmó de la historia es el “dilema moral” que espera que los espectadores resuelvan cuando salen del cine después de ver la película.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario