Escenario

El oso que quiere que lo reconozcan como persona

“Ted 2” llega mañana a los cines rosarinos. La comedia dirigida por Seth MacFarlane que fue furor en 2012 regresa recargada y con el peluche luchando por sus derechos.  

Miércoles 12 de Agosto de 2015

No todo el mundo sale bien parado al intentar bromear con temas como Robin Williams, Germanwings y las torres gemelas. Bueno, tal vez sí. Seth MacFarlane, rey de lo políticamente incorrecto logra salirse con la suya en la secuela cinematográfica que dirige, "Ted 2", que se estrena mañana en Rosario.

El lanzamiento de una segunda parte de "Ted" no sorprende a nadie ya que la película original, lanzada en 2012, se convirtió en un éxito de taquilla. La primera parte presentó al mundo al oso mal hablado y fumador y logró recolectar nada menos que 550 millones de dólares. Así son más que bienvenidas las secuelas, tan de moda por estos días. Esta costó 68 millones de dólares.

En "Ted 2", el peluche vuelve con su mejor amigo, el humano John Bennett, nuevamente interpretado por Mark Wahlberg. Ahora, oso y humano deberán luchar por los derechos de Ted, que acaba de contraer matrimonio.

Para MacFarlane, conocido por las series de televisión "Family guy" y "American dad", la posibilidad de una segunda parte no resultaba tan obvia: "Era muy importante para mí hacer una película que no fuera solo una reacción a la primera parte, sino algo completamente diferente".

Además de Wahlberg actúan Jessica Barth como la vulgar esposa de Ted; Amanda Seyfried como la abogada fanática de la marihuana medicinal que tratará de ayudar a Ted y a John; Giovanni Ribisi como el villano que intentará robar a Ted; Morgan Freeman como el abogado que podrá resolver la situación de Ted, y el propio MacFarlane dando vida al osito mal educado con su propia voz.

La voz de MacFarlane está hecha a la medida de Ted. La audiencia puede tener la sensación de que es su alter ego, pero tal interpretación es rechazada por el director que también trabajó como guionista del filme: "No siento personalmente que haya mucho de mí en el personaje de Ted. Pero en Ted sí hay muchas cosas de gente que he conocido cuando crecí en el área de Boston, aunque yo personalmente no me identifico con él".

Para Wahlberg, "Ted representa esa clase de amigos con los que me gusta pasar el tiempo. Creo que la gente me asocia mucho con Ted y su personalidad, lo cual hace que sea mucho más fácil para mi personaje poder salirse con la suya en diversas situaciones. Aunque Ted es el alter ego de Seth MacFarlane", aseguró el actor.

La génesis de "Ted 2" se basa en hechos históricos. MacFarlane contó cómo la idea surgió cuando leía sobre la Guerra Civil de Estados Unidos entre el Norte y el Sur, cuando a un esclavo, considerado propiedad, se le negó el derecho a convertirse legalmente en ciudadano libre. A partir de este relato MacFarlane da pie a su filme y a que a Ted le pase algo parecido, por supuesto salvando las distancias. Ted es un oso de peluche, un juguete, una propiedad. A Ted se le considera un objeto a pesar de que él se siente muy humano. Esa es la lucha que sirve de hilo conductor: el oso tratará de conseguir el estatus legal de "persona" en las cortes de Boston y Nueva York.

La historia que intenta mostrar MacFarlane muchas veces resulta eclipsada por las acciones escatológicas del propio Ted y su dueño y amigo, John. "Ted es una de las películas más exitosas y divertidas que he protagonizado. Aunque esta es mi primera vez en una segunda parte. Sabía que Seth iba a hacer una película tanto o más chistosa que la original. Cuando él me dijo que quería hacerla y cómo, acepté sin pensarlo", dijo Wahlberg.

Es evidente que detrás de los improperios y agravios que a veces llevan a "Ted 2" hacia el terreno del chiste fácil, se esconde ese motivo existencial: la necesidad de Ted de que el mundo lo reconozca como un ser humano, y en esa aspiración se resaltan valores como el amor, la amistad y la solidaridad. Y aunque Ted ahora es un oso casado, la verdadera historia de amor es la de John y Ted, los mejores amigos que se apoyan y ayudan a lo largo del filme.

El secreto del éxito de este filme lo resume Scott Stuber, quien produjo la comedia junto con MacFarlane, Jason Clark y John Jacobs: "Lo genial de Ted es que él puede decir cosas que una persona normal no podría... O de hacerlo, seguramente sería golpeado en la cara. Pero como él es un oso de peluche, se puede salir con la suya".

Cultura yanqui

Como en sus trabajos anteriores, la película de Seth MacFarlane está repleta de referencias a la cultura de Estados Unidos. Flash Gordon, las Kardashians, la constante referencia a Transformers y las Tortugas Ninja lo confirman. Así también como los cameos a celebridades como Liam Neeson, Patrick Warburton, Denis Haysbert, entre otros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario