Escenario

El Oscar y un mercado mutante

¿Qué representa hoy el Oscar? ¿Es un premio de la industria para la industria o para el arte?

Domingo 04 de Marzo de 2018

¿Qué representa hoy el Oscar? ¿Es un premio de la industria para la industria o para el arte? ¿Como lo son el David de Donatello, el César, el Bafta o el Astor de Mar del Plata? ¿Por qué la ceremonia es televisada a todo el mundo en directo para millones de personas y el resto, con suerte, en general, con excepción del Astor en Argentina, es para los titulares del día siguiente? ¿Por qué todo el mundo habla del Oscar? Es un lugar común decir que Hollywood fue, o es, la fábrica de los sueños. Puede haber sido así, y con razón, hasta hace unos años. Y quizás aun lo sea. Pero eso ya no es tan seguro después de Netflix y otras plataformas. Muchas veces, más de las que realmente uno quisiera, hay que reconocer que cualquier episodio de una buena serie de Netflix es mejor que muchos tanques (el piloto de "Black Mirror" con el cerdo y el primer ministro inglés es un ejemplo). Tampoco se trata solamente de series o películas Made in USA, que las hay y muy buenas, sino de otras de industrias que no suelen llegar a las salas comerciales. Allí están los ejemplos de "Fauda" (Israel), "Cuatro estaciones en La Habana" (Cuba) o "Gomorra" (Italia). También está el hecho de que las estrellas de Hollywood están pasándose a Netflix, o al menos compartiendo de una manera orgánica ambas industrias. O de que los festivales clase A reciban películas grabadas para plataformas on line (como Cannes o Venecia). Dos ejemplos de dos próceres migrantes de Hollywood: Jane Fonda y Robert Redford. La ex chica terrible y el fundador de Sundance grabaron directamente para Netflix "Nosotros en la noche", con estreno mundial en el festival de Venecia. O ahora mismo Meryl Streep. Digresión: el dinero. Según Variety, Meryl cobrará 800 mil dólares por episodio de "Big Little Lies", casi 10 millones de dólares por un año de trabajo. Y esto lleva a otro interrogante: ¿Están las plataformas no sólo siendo una competencia para el cine en términos económicos, sino además creando un nuevo nicho de mercado, un nuevo perfil de espectadores con características inéditas? ¿Cambiaron las plataformas la percepción del cine? ¿Cuál es el mercado del cine hoy para generaciones habituadas a decidir el destino de una película con un dedito para arriba o para abajo? ¿La industria se adapta a los modos de consumo o los modos de consumo cambian a la industria? El espectador, y no la industria, decidirá el final de esta historia. Y no al revés, aunque parezca lo contrario. Mientras tanto, que siga la fiesta del Oscar, que para eso Hollywood es y será la "fábrica de los sueños". Aunque ahora, con las denuncias de acosos y abusos, también descubrió que puede tener pesadillas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario