Escenario

El Ogro Fabbiani la sacó de los pelos a Amalia Granata del boliche Esperanto

"Que no ingresen ni Fernanda Vives ni Amalia Granata", fue la orden que el flamante jugador de Newell's dejó en la entrada del boliche porteño Esperanto. La blonda rosarina llegó al restó para reclamar la pensión de su hija y, luego de largas discusiones, el Ogro enojado la sacó de los pelos, la empujó al piso y la golpeó. Ella lo denunció ante la Justicia. Video: Granata y Fabbiani en la TV.

Lunes 04 de Agosto de 2008

"Que no ingresen ni Fernanda Vives ni Amalia Granata", fue la orden que Cristian Fabbiani dejó en la entrada del boliche Esperanto en el coqueto barrio porteño de Las Cañitas. El problema empezó cuando la blonda rosarina llegó al restó para reclamar la pensión de su hija y, luego de largas discusiones, el Ogro enojado la sacó de los pelos, la empujó al piso y la golpeó. Ella lo denunció y dijo esta tarde: "Cuando está en la Argentina Cristian se transforma, sus amigo de acá son una lacra y lo llevan por mal camino". Sobre la incorporación de Fabbiani a Newell's, Granata dijo: "Estoy contenta, porque yo soy leprosa".

Con la llegada del Ogro Cristian Fabbiani a Newell's era previsible que se sucedieran los escándalos, puesto que el delantero tuvo una tumultosa relación el año pasado de la modelo rosarina Amalia Granata. Se fueron a vivir juntos a Rumania y tuvieron este año a su primera hija Uma. Pero el amor no prosperó y el Ogro enseguida encontró nueva novia.

Fernanda Vives fue la elegida aunque parece que ese amor también quedó en el pasado. El sábado a la noche, el ahora delantero leproso salió con sus amigos al boliche Esperanto ubicado en Juan B. Justo 1625 y dejó expresamente ordenado en la puerta del restó que no ingresen ni Granata ni Vives.

Pero Granata, quien también se encontraba en Buenos Aires, se dirigió a la misma confitería aparentemente para reclamarle la pensión para su hija y se llevó la gran sorpresa cuando no la dejaron entrar a Esperanto. Ahí comenzó el escándalo y Fabbiani tuvo que salir y hacerse cargo de la situación. La modelo, madre de la pequeña Uma, le pidió explicaciones por la prohibición que él había ordenado y la discusión a los gritos llamó la atención de todos los presentes.

Fue ahi cuando Fabbiani la corrió del lugar literalmente de los pelos, luego la empujó y golpeó. La chica se dirigió a la comisaría, efectuó la denuncia por "lesiones" y relató lo sucedido entre lágrimas. Según detalló, Granata dijo que Fabbiani “la agarró de los pelos, la tiró al suelo y le pegó dos puntapiés”.

La causa es investigada por la jueza a cargo del juzgado correccional número 13, a cargo de Patricia Guichandut.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario