Escenario

El músico Daniel Barenboim fue declarado ciudadano ilustre de Buenos Aires

El director de orquesta Daniel Barenboim fue declarado hoy “Ciudadano Ilustre de la ciudad autónoma Buenos Aires”, durante un acto realizado en la Legislatura porteña. El músico argentino se declaró “muy emocionado” por esa distinción y si bien aseguró sentirse “halagado” con todos los discursos que destacaron su lucha por la paz -en el largo enfrentamiento que mantienen israelíes y palestinos-, reiteró que él, en realidad, pelea “contra la ignorancia, que nos lleva a la injusticia y a la violencia”.

Viernes 30 de Mayo de 2008

El director de orquesta Daniel Barenboim fue declarado hoy “Ciudadano Ilustre de la ciudad autónoma Buenos Aires”, durante un acto realizado en la Legislatura porteña. El músico argentino se declaró “muy emocionado” por esa distinción y si bien aseguró sentirse “halagado” con todos los discursos que destacaron su lucha por la paz -en el largo enfrentamiento que mantienen israelíes y palestinos-, reiteró que él, en realidad, pelea “contra la ignorancia, que nos lleva a la injusticia y a la violencia”.

La ceremonia, realizada en el Salón Dorado de la Legislatura, fue encabezada por el vicepresidente primero del cuerpo, Diego Santilli, y contó con la presencia del ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, legisladores, representantes de cuerpos diplomáticos de distintos países y asociaciones de intérpretes y compositores como Sadaic, Aadi y Sadem. Barenboim, definido como “gran maestro internacional”, tiene, además de la argentina, las nacionalidades israelí, palestina y española.

Durante el acto, el bandoneonista Rodolfo Mederos le dedicó un tema al célebre pianista y director, quien se presentará junto a la Orquesta Estatal de Berlín (Staatskapelle Berlín) en el Opera, el Coliseo y el Luna Park. Barenboim, quien había actuado por última vez en la Argentina el 31 de diciembre de 2006, en una multitudinaria convocatoria frente al Obelisco, fue el encargado de cerrar la ronda de discursos que elogiaron encendidamente su trayectoria y sus esfuerzos por acercar posiciones en el conflicto entre israelíes y palestinos. “Yo no lucho por la paz porque para luchar por la paz hace falta muchos otros instrumentos, lo que puede hacer cada ciudadano del mundo, en su forma, es luchar contra la ignorancia, que nos lleva a la injusticia y a la violencia”, enfatizó.

El destacado artista advirtió sobre el temor de los hombres, en ocasiones, “de saber demasiado sobre ciertas cosas. Cuántos músicos he encontrado en mi vida que tienen miedo de tener conocimientos porque piensan que el sentimiento natural, la intuición y el impulso se van a aflojar si tienen demasiados conocimientos racionales”, se lamentó. “Tenemos que terminar con el miedo del conocimiento, porque el conocimiento, la información es el principio de toda educación”, aseveró y pidió dejar de lado aquel pensamiento que sostiene que “el desarrollo de la tecnología es algo que nos impide el contacto humano o algo que impide a los jóvenes aprender y que es sólo un juego”. Barenboim sentenció al respecto: “Es simplemente un acto de cobardía del ser humano no tomar la responsabilidad de cómo utiliza el desarrollo de la tecnología”. “Al fin y al cabo, ¿qué es un cuchillo? Es un instrumento con el cual se puede matar a alguien o con el cual se puede cortar el pan para ofrecérselo a alguien”, afirmó. Añadió que “el cuchillo no es ni bueno ni malo, no es moral ni inmoral, somos nosotros que somos responsables de lo que hacemos con el cuchillo”. “Y lo mismo con todo lo demás: tanto que se habla del conflicto israelí o el conflicto palestino, ¿por qué no se adelanta? Porque ni siquiera se aprende a verlo como lo que es, un problema humano, no un problema político o militar, y por eso no se encuentra las soluciones”.

Antes de las palabras del músico distinguido, el ministro de Cultura porteño formuló un breve mensaje en el que le señaló a Barenboim: “Quiero que sepas que aunque tu residencia permanente no sea ésta, en el lugar de los porteños siempre tendrás un lugar”. “Si hubiera algo que agregar a todo lo que se dijo es destacar la presencia de todas las instituciones de la Ciudad aquí rindiéndote este sencillo homenaje”, como también el “aplauso sincero, sostenido que se dispara cuando vos entrás a esta casa, que sale de la profundidad de cada uno de nosotros”, enfatizó Lombardi.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario