Escenario

El monólogo feminista que se convirtió en un éxito mundial a través de Netflix

"Nanette". La comediante australiana Hannah Gadsby grabó un especial para la plataforma digital que impactó por su discurso honesto, furioso y conmovedor.

Martes 31 de Julio de 2018

"No hay nada más fuerte que una mujer rota que se ha reconstruido a sí misma". Esta frase que ahora se replica en las redes sociales pertenece a Hannah Gadsby, la comediante australiana que se convirtió en un fenómeno gracias a "Nanette", un especial que grabó para Netflix y que resultó uno de los programas más populares de la historia de la plataforma de streaming. "Nanette" es una actuación en vivo que refleja la furia sobre cómo las mujeres y las personas gays y lesbianas como Gadsby _o cualquiera que se comporte como un "otro"_ son descartadas o silenciadas. El especial va más allá de las risas e interpela a la sociedad a través de un discurso sólido y conmovedor, que ya ganó aplausos en todo el mundo.

La crítica también se rindió a los pies de "Nanette". El despliegue de Hannah Gadsby es demoledor: en su rutina, la humorista se pasea por temas agudos desde distintas emociones, pasando de la risa explosiva al enojo y la tristeza, sin guardarse nada, sin eufemismos que disimulen la contundencia de su propia experiencia de discriminación y exclusión.

La creación de "Nanette" surgió de un momento algo delirante, ante un debate en Australia sobre el matrimonio igualitario, y poco después de que Gadsby recibiera un diagnóstico de autismo y desorden de déficit de atención. Esos eventos, en conjunto, le dieron claridad sobre su vida y sobre el acoso que había sufrido, al igual que sobre cómo todo podría haber sido distinto si el mundo aceptara en realidad a personas como ella.

"Cuando escribía el programa creo que estaba como enloquecida", dijo Gadsby, de 40 años, en una entrevista con el New York Times. "Estaba hecha un desastre. De repente tantas cosas se concretaron en mi cabeza y necesitaba sacarlas a todas", confesó. "Nanette", dijo, es una muestra de cómo funciona su mente. "Actuarlo en vivo no fue necesariamente terapéutico porque es muy difícil de hacer", agregó, "pero ayudó a sostener a otras personas que padecían mi dolor, y yo nunca había vivido eso. Nunca. Y eso sí me ha ayudado a sanar, creo", arriesgó.

Gadsby estudió Historia del Arte y Curaduría en la Universidad Nacional de Australia, en Canberra. Trabajó en una librería y como proyectorista en un cine al aire libre. Luego fue asistente temporal en algunas granjas. Se sentía a la deriva. Hacia finales de sus 20 años, por capricho, decidió participar en una competencia patrocinada por el Festival de Comedia de Melbourne. Ella sabía que podía provocar risas. "Así es como participaba en la vida, sin realmente participar", recordó. En su primera vez frente al micrófono armó un relato sobre intentar congelar a su perro muerto. ("Siempre he tocado temas edificantes", bromeó). Durante más de una década, la comediante trabajó en la escena del stand up hasta conseguir deslumbrar al mundo.

"Nanette" se basa en el ataque que sufrió en una parada de colectivo, que ella reconstruye en detalle: primero con fines humorísticos, y después, hacia el final del acto, con una ira que galvaniza al público. Lesbianismo, feminismo y un discurso claro sobre el patriarcado y sus consecuencias en la vida de las mujeres sostienen una exposición que de a ratos escapa del humor por efecto de la misma realidad.

Por su potente narración autobiográfica, Gadsby es señalada como responsable de redefinir el stand up de nuestros tiempos, yendo más allá de la risa y lo estrictamente cómico. "Tan estruendosamente divertido como profundamente furioso", dijo la prensa de espectáculos sobre el especial de Netflix. "Nanette" se estrenó el pasado 19 de junio en la plataforma de streaming y fue sumando popularidad en las redes sociales debido al impacto que causó el discurso la comediante.

"Me encanta que me confundan con un hombre. No me gustaría ser un hombre heterosexual aunque me pagaran. Aunque la paga sería sustancialmente más alta", dispara Hannah sobre los beneficios de los hombres, haciendo reír. Pero por momentos, su discurso muestra un dolor que conmueve y que invita a quienes escuchan a empatizar, sin pedir por favor, sin concesiones. "No hay nadie más fuerte que una mujer rota que se ha reconstruido", sentencia la comediante en medio de aplausos, con un manejo sorprendente de la tensión sobre el escenario.

"No odio a los hombres, pero les tengo miedo. Porque fue un hombre quien abusó sexualmente de mí. Fue otro quien me dio una paliza a los 17, y fueron dos quienes me violaron a los 20", cuenta en uno de los momentos más íntimos de su rutina.

Nanette


¿Despedida de los escenarios?

En el monólogo que gana recomendaciones y buenas críticas, Gadbsy expone sus principios sobre la comedia misma: "La risa no es nuestra medicina. La risa es tan sólo la miel que endulza la medicina amarga. La cura está en las historias", añade, decidida a compartir la suya.

Sin embargo, durante su show de stand up, Hannah también dispara: "Construí mi carrera en base al humor autocrítico y simplemente no haré más eso". La comediante dice que tal vez esta sea su despedida de los escenarios, pero "Nanette" ya dejó su huella. El especial rompe con los límites del humor y desnuda a la sociedad de una forma que parece avergonzarnos a todos y todas. Su fin está claro y no es sólo hacer reír. También cuestiona e interpela: "¿Saben lo que significa el autodesprecio para una persona que ya vive en el margen?", pregunta Gadsby en referencia a la comunidad de gays y lesbianas. "No es humildad, es humillación. Me vengo abajo para poder contar mi historia, para conseguir permiso para contar mi historia. Y no puedo seguir haciéndolo", confesó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});