Escenario

El medicó de Norma Pons admitió que la actriz "no tenía autorización para bailar"

Jorge Castagnino aseguró que Pons "estaba en el límite, no estaba en condiciones de afrontar una cosa extra a lo que estaba haciendo, pero es una topadora y tiró de la cuerda hasta el final".

Jueves 01 de Mayo de 2014

La muerte de Norma Pons a los 70 años enseguida estuvo asociada a su adicción al tabaco, pero también se puso en foco la exigencia física a la que se estaba sometiendo en los ensayos para participar del certamen "Bailando por un sueño".

El médico Jorge Castagnino, que atendía a Pons desde hace más de dos años, aseguró que le habían recomendado no participar del programa: "En una consulta informal, porque vino al sanatorio a ver a su neumonóloga y me cruzó en un pasillo, me dijo que le habían pedido una suerte de aptitud física para el Bailando. Nosotros le dijimos que no estaba en condiciones de afrontar una cosa extra a lo que estaba haciendo. Ya estaba en el límite".

"Tenía un problema crónico pulmonar de muchos años y estaba con una capacidad pulmonar muy reducida para su vida habitual, que ya era muy intensa con las funciones de teatro, bailar ya excedía por mucho ese límite", explicó Castagnino a La Nación, aunque reconició que no se trataba de una paciente que siguiera las recomendaciones: "Incumplía todas las recomendaciones desde dejar de fumar en adelante. Hoy en día la determinación del paciente no hay cómo vulnerarla. Todo su entorno conocía su estado. Hubo varios ensayos donde ella misma reconocía que tenía que desacelerar la intensidad... Su condición física no era un misterio".
 
Acerca de si era posible evitar que bailara en el programa de Marcelo Tinelli, Castagnino indicó: "Ella era una topadora. Si ella no quería mostrar una debilidad no te la mostraba. Es probable que ella lo haya manejado de una manera tal para eludir esa situación. Honestamente, no sé si amerita prohibirle bailar como quizás sí a un maratonista con sus condiciones físicas… Es parte de su actividad artística, no le habían pedido un esfuerzo extraordinario. A mí también me sorprendió ese desenlace. No estaba en una situación clínica de alerta. Es probable que haya sido una muerte súbita resultado de un problema coronario, obviamente, consecuencia del cigarrillo. Ella tenía un entusiasmo a prueba de todo. Remarco eso porque contagiaba. Ninguna recomendación que le hubiera dado alguien la hubiera seguido. No le tenía miedo a las consecuencias. Tiró de la cuerda hasta el final".
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario