Escenario

El jazz que une el norte y el sur

El contrabajista norteamericano David Williams toca esta noche con los hermanos Loiácono.

Domingo 10 de Junio de 2018

"Conocí a los hermanos Loiácono en 2017 cuando visité Argentina con el saxofonista Vincent Herring. Desde entonces mantenemos una relación muy cercana", dice David Williams. El resultado de este acercamiento al final dio sus frutos: el contrabajista norteamericano junto a su cuarteto y a los hermanos argentinos Mariano (trompeta) y Sebastián (saxo) Loiácono emprendieron una minigira por Argentina —Usina del Arte en Buenos Aires y Festival Internacional de Jazz de Tucumán— que culminará esta noche en Rosario, con una presentación en el auditorio del Parque de España a partir de las 20.

   "Realmente no pensamos en generar algo especial por ser ellos de allá y nosotros de acá. Creemos, con Sebastián, que el jazz es una música mundial. Después veremos si nuestro nivel es el necesario como para tocar en esta situación tan importante, pero no pensamos en aportarle algo a la música por ser argentinos sino por el simple hecho de ser músicos de jazz", asegura el tormpetista nacido en la provincia de Córdoba y que desarrolló una buena parte de su trayectoria musical en Rosario.

   Mariano Loiácono es uno de los mejores trompetistas de Argentina, reconocido por la prensa especializada y sus propios pares, de una extensa carrera y formación en el jazz. Es también docente, compositor e instrumentista y ha sido galardonado con numerosos premios a lo largo de su carrera; el último que obtuvo fue el Cóndor de Plata a la mejor música original ("Warm Valley") de la película "La luz incidente". "Black Soul", su quinto álbum, fue grabado en vivo en Thelonious (Buenos Aires) y logró captar la espontaneidad y frescura de la presentación, además de la solidez estilística y la pareja calidad de las improvisaciones. Fue elegido por la crítica como el mejor disco de jazz del año, y exhibe a Loiácono como un compositor e intérprete en plena madurez. Además, integró importantes grupos de jazz local y compartió conciertos y festivales con los más reconocidos músicos del medio nacional e internacional tales como Jeff "Tain" Watts, RufusReid, CyrusChestnuts, Antonio Hart, Ugonna Okegwo, Adam Cruz, Dave Holland, Dave Douglas y Billy Cobham, entre otros.

    "El amor y dedicación total a esta música me han llevado a conocer estos músicos que son héroes para mí", dice el trompetista.

   En relación al David Williams Quartet, Loiácano señala: "Disfruto mucho de tocar con ellos, de estar de gira, escuchar sus experiencias con los grandes de la historia del jazz, aprendo mucho realmente. Estar, por ejemplo, almorzando con David Williams y que me cuente cómo eran las giras con Freddie Hubbard o Woody Shaw, por nombrar dos referentes de mi instrumento, es algo increíble. Yo respeto mucho esta música que es de ellos en un principio y que generosamente la dejaron llegar a todo el planeta".

   Sobre su álbum "Black Soul", Mariano Loiácono indica que "todos los discos son importantes, desde mi primer disco hasta el último que grabé la semana pasada en Nueva York junto a un grupo increíble de músicos, pero «Black Soul» tiene la particularidad de ser un disco en vivo y eso me gusta mucho. Los discos en vivo tienen una adrenalina extra. Además es un álbum que tuvo muy buena aceptación y particularmente creo que el resultado es superior al que esperaba. Algunas cuestiones hicieron que el grupo mejorara justo antes de la grabación. Lo más especial que tiene para mí es que es el primer disco que grabé junto a mi hermano Seba como compañero titular de frontline, en los anteriores estaba como invitado".

   —¿Qué discos de jazz te abrieron la cabeza, ya que vos no arrancaste con la trompeta en el palo del jazz?

   —Los dos primeros discos de jazz que escuché seriamente fueron "Kind of Blue" de Miles Davis y "The Last Great Concert" de Chet Baker. En mi primera clase de improvisación con Julio Kobryn (importante saxofonista rosarino, que formó parte de grupos emblemáticos del jazz de Rosario, como La Revancha y La Cañería), él me pasó estos discos. Yo sabía de un trompetista llamado Miles y de Chet no tenía idea. Era un real ignorante en la materia, pero desde entonces me he involucrado en esta música tanto como he podido. Agradezco siempre a Julio esos discos recomendados porque si tal vez me pasaba otros, no habría existido esta conexión.

No hay como Nueva York. David Williams confiesa a Escenario que pasó muchos más años en Nueva York que en cualquier otra ciudad de EEUU. "No hay otra ciudad comparable para el jazz", asegura, y luego detalla: "Todo está muy cerca, al alcance y conectado de muchas maneras. Hay más clubes de jazz que en cualquier otro lado y más posibilidades de tocar con los grandes músicos los siete días de la semana".

David "Happy" Williams nació en Trinidad, donde el rico legado musical de la isla se puso a su disposición de manera invalorable: su padre, John "Buddy" Williams, era un bajista muy respetado que dirigía su propia banda de calipso. Mientras tanto, David pasó del piano a los 5 años al violín a los 6 y no le gustaba ninguno de los instrumentos. Aunque su padre no le dio lecciones, observó de cerca y experimentó con el bajo por su cuenta.

   David Williams llegó a Nueva York para una visita en 1969, y se encontró con un taller dirigido por Beaver Harris y Roland Alexander. Luego, siguió su camino hacia Washington, y rápidamente se convirtió en el bajista de la cantante Roberta Flack. La alianza duró dos años, durante los cuales David también trabajó con el músico de soul Donny Hathaway. Cuando regresó a Nueva York, Williams fue llamado a trabajar en varias situaciones: The Voices of East Harlem, Donald Byrd y The Blackbyrds, con quien recibió su primer disco de oro. George Coleman, Roy Haynes, Billy Taylor y Junior Cook estuvieron entre los músicos que contrataron a Happy, y también tocó regularmente con Ornette Coleman antes de firmar con Elvin Jones. En 1976, David Williams se mudó a Los Angeles y quedó atrapado en la locura del estudio, apareciendo en aproximadamente 20 lanzamientos de AVI con grupos de música disco, funk, fusión y pop. Su discografía incluye aproximadamente 200 álbumes.

   "Los innovadores de hoy en el jazz son los jóvenes talentosos que mantienen la riqueza de esta cultura y esta forma del arte por todo el mundo", asegura el bajista. "Hay una rica historia en este género y muchos fundamentos de los cuales sacar el jugo. Por nombrar algunos: Duke Ellington, Louis Armstrong, Miles Davis, John Coltrane, y muchos más", añade.

   Williams indica que su "amor y pasión" siempre fue y será el hard bop. "Es imposible elegir una experiencia como la más rica de todas, porque fueron muchísimas", expresa cuando se le pregunta sobre qué músico lo marcó artísticamente. Y sobre pucho recuerda y apunta la lista de los músicos con quienes alguna vez actuó: Elvin Jones, Freddie Hubbard, Quincy Jones, Woody. Bobby Hutcherson, Stan Getz, Roberta Flack, Kathleen Battle... y muchos más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario