Escenario

El intrépido viaje de un niño que va al espacio para rescatar a su madre

"Marte necesita mamás", que se estrena este jueves, explora una moderna técnica de animación. La película, producida por Robert Zemeckis, utiliza la captura de movimientos.

Martes 22 de Marzo de 2011

Así como en “E T, el extraterrestre”, un niño se comunicaba con un personaje del más allá y lograban un simpático vínculo afectivo, en “Marte necesita mamás” un chico de nueve años, Milo, establece una conexión con un marciano. Eso sí, aquí hay una madre en juego, y eso cambia las cosas. El filme de animación, que llega este jueves a las salas de Rosario, promete un menú atractivo para grandes y chicos de la mano de un productor que conoce el paño, Robert Zemeckis, el mismo de “El expreso polar”, “Beowulf” y “Un cuento de Navidad”.

Milo descubre cuánto necesita la ayuda de su madre, cuando ella es secuestrada por unos marcianos que intentan utilizar su gran sentido maternal para criar a sus propios hijos. El filme narra la búsqueda que emprende Milo para rescatar a su madre; una alocada aventura que incluirá viajar de polizón en una nave especial, explorar un complejo planeta de numerosos niveles y enfrentarse a la nación alienígena y su líder.

Claro que las grandes metas no se alcanzan en solitario, al menos en este caso. Con la ayuda de un terrícola experto en tecnología llamado Gribble y la gran colaboración de Ki, una rebelde niña marciana, Milo quizás logre recuperar a su mamá.

Dirigida por Simon Wells (el mismo de “El príncipe de Egipto”), la película está basado en el cuento infantil homónimo del dibujante Berkeley Breathed, cuyo mensaje apunta a reivindicar el papel educativo de los padres a través de una fábula sobre una sociedad matriarcal de Marte que toma por la fuerza el saber hacer de las madres terrícolas para garantizarse su propia subsistencia.

Uno de los puntos altos del filme es que se desvanece la frontera entre animación y acción real. “Es lo más avanzado desde «Avatar»”, dijo Robert Zemeckis, quien más allá que aquí se destaca en su rol de productor es más conocido como cineasta a través de filmes como “Regreso al futuro” y “Forrest Gump”.

La película, que llega también en 3 D, es la última de una serie de producciones de Zemeckis que emplean los sistemas de captura de movimientos y convierte a los actores en personajes virtuales que viven en escenarios creados totalmente por ordenador.

“El expreso polar”, en 2004, fue la primera apuesta de Zemeckis en esa dirección, que fue seguida por “Beowulf”, tres años más tarde, y posteriormente por “Un cuento de navidad”, estrenada en 2009, tres películas en las que se constató la progresión de la citada técnica.

“La tecnología desde «El expreso polar» ha mejorado un mil por ciento. Es como la noche y el día. En el mundo digital todo avanza a la velocidad de la luz”, afirmó Zemeckis, quien no tiene duda de que “Marte necesita mamás” supera a todas las películas vistas hasta la fecha realizadas con estos sistemas.

A diferencia de las películas de acción real, que requieren que el equipo se desplace de una locación a otra, el calendario completo de filmación en una realización con captura de la interpretación se realiza en un único escenario. Los actores llevan trajes negros con marcas especiales que permiten a los realizadores capturar sus movimientos.

Gary Roberts, supervisor de captura de la interpretación, indicó: “Hay 120 cámaras alrededor del escenario, que capturan los movimientos corporales. Luego están las cámaras montadas en la cabeza de cada actor; para los movimientos faciales y finalmente, cada actor usa unos guantes que registran el movimiento de sus dedos y pulgares. Todo se graba en sincronía”, remató.

Sin estrellas

Una de las principales diferencias de “Marte necesita mamás” frente a sus antecesoras fue la ausencia de estrellas de Hollywood en el reparto. Tom Hanks prestó su rostro a “El expreso polar”; Angelina Jolie y Anthony Hopkins aparecieron en “Beowulf” y Jim Carrey se multiplicó en “Un cuento de navidad”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario