Escenario

El huracán de la adolescencia llega con formato de comedia musical

El tránsito por la adolescencia es el tema de "13", el musical dirigido por Luciana González Pozzi, la nueva producción del Estudio de Comedias Musicales, al cual pertenecen los jóvenes intérpretes. Igual número de artistas que los del título protagonizan la obra que se podrá ver a partir de hoy, a las 15.30.

Miércoles 18 de Julio de 2012

El tránsito por la adolescencia es el tema de "13", el musical dirigido por Luciana González Pozzi, la nueva producción del Estudio de Comedias Musicales, al cual pertenecen los jóvenes intérpretes. Igual número de artistas que los del título protagonizan la obra que se podrá ver a partir de hoy, a las 15.30. La propuesta se reiterará mañana y pasado mañana y el 24, 26 y 27 de julio, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza). La obra llega a Rosario luego de presentarse en Broadway y cuenta con una banda en vivo que dirige Leonel Lúquez.

—¿Cómo llegan a esta obra?

—Yo soy directora de la filial de Fisherton del Estudio de Comedias Musicales y fue trabajando con un grupo de chicos avanzados mientras estábamos enfocando el repertorio de musicales. Es muy difícil encontrar musicales de Broadway que traten la problemática de esta edad preadolescente. Con este grupo descubrimos este musical. Se dio con mucho éxito en el 2009 y trata de la problemática de los chicos de esta edad donde el disparador es uno de los nenes que se muda de Nueva York a un pueblo y donde tiene que insertarse en esta nueva realidad. Los temas son cómo es insertarse a esta edad, los populares y los no tan populares, los típicos estereotipos de esta etapa preadolescente.

—¿Cuál fue el desafío de trabajar con una banda en vivo?

—Es un desafío enorme porque aparte de cantar, tienen coreografías muy exigentes, y eso requiere de un entrenamiento en esta disciplina tan especial que es la comedia musical. Lo pueden hacer por la cantidad de años que llevan a pesar de su corta edad entrenándose en teatro, canto y danza.

—¿La obra está adaptada a la realidad argentina?

—Es una obra de Broadway de la que se compraron los derechos y se hace prácticamente igual a la de Broadway. Lo que es original nuestro es la puesta, las coreografías y de esta manera se adapta a la realidad de nuestros 13 años.

—¿Qué diferencian los 13 años de un adolescente de Nueva York y otro de Rosario?

—Hay temas puntuales. Acá el primer beso se trata de una manera mucho más sutil. Los 13 años nuestros son un poco más infantiles que lo que vemos a través de la puesta original que sería la problemática y cómo la tratan allá. La realidad argentina todavía, y por suerte, es mucho más apuntada a la familia y al hogar, sobre todo la rosarina.

—¿Esa singularidad es positiva?

—Totalmente. Lo tratan de una manera mucho más como un juego. A los 13 años nuestros todavía son niños grandes, que no han dado el paso a la adolescencia real y plena. Por eso la obra apunta a un público que va de los 9 o 10 años hasta los adultos por la calidad de la puesta, pero son temas de esa edad, las peleas entre las amigas, el primer beso tomado de una forma totalmente inocente. A esas pequeñas sutilezas apuntó la puesta en escena y las coreografías. Pero el libro se tradujo y se respetó lo más fielmente posible a lo que piden los autores.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario