Escenario

El gran salto de L-Gante: el show secreto que dio en Villa Constitución

El cantante de "cumbia 420" ofreció dos recitales después de recibir este jueves el diploma de Visitante Distinguido de Rosario del Concejo Municipal. Los secretos del backstage

Viernes 08 de Octubre de 2021

L-Gante llegó a Rosario, recibió el título de Visitante Distinguido y arrancó con una gira de shows que culminará este domingo 10 de octubre cuando desembarque en el estadio cubierto de Newell's Old Boys con su recital de "cumbia 420". Las presentaciones no se publicitan con grandes campañas publicitarias, la convocatoria es a través del boca en boca en las redes sociales. Eso basta y sobra para que sean un éxito.

Pasó en marzo de 2021, cuando el músico cantó en una fiesta clandestina en Ybarlucea, que fue desbaratada por la policía cuando su actuación ya había terminado y solo quedaban un puñado de jóvenes bailando y un botellas y latas de cerveza desperdigadas en el predio lindero a Ricardone donde se llevó a cabo el encuentro. No hubo detenidos, aunque la reunión estaba prohibida por la pandemia de coronavirus.

En el negocio de la música es usual que, cuando un número está surfeando la cresta de la ola, se programen varios shows cortos una misma noche, que los artistas cumplen a rajatabla, en general teniendo que hacer agotadores raides contrarreloj que los obligan a pasar más tiempo arriba de los vehículos que los llevan de un lugar a otro que de los escenarios. Hay que facturar tanto como se pueda mientras dura el éxito.

Embed

Los grupos de cumbia son expertos en recorrer las rutas de la Argentina, y de la provincia de Santa Fe en particular, tocando en un pueblo y en otro frente a públicos que esperan las presentaciones mientras bailas y arrasan con la barra de bebidas. Antes del Covid-19 los shows se hacían en boliches y gimnasios de clubes. Las restricciones que impuso la pandemia los prohibió, aunque algunos se hicieron desafiando la ley.

Este viernes, en horas de la madrugada, le tocó el turno a L-Gante, que ofreció dos shows, uno en Totoras y otro en Villa Constitución, después de la fallida aparición en el Circo Rodas, donde estaba previsto que le entregaran el título de Visitante Distinguido de Rosario y que se frustró debido a la invasión de los espectadores de la pista donde antes había ofrecido una festejada versión del "Abecedario".

"Un pibe muy humilde, respetuoso e inteligente"

Antes, en un vuelo rasante que hizo al hotel donde se aloja en Rosario las edilas María Eugenia Schmuck, presidenta del Concejo Municipal, y Caren Tepp, de Ciudad Futura, le dieron el diploma con el que el cuerpo deliberativo de la ciudad lo nombra Visitante Distinguido, un reconocimiento que salió después de un arduo debate y una votación reñida y que no se pudo entregar en el Circo Rodas.

Fue un encuentro breve, pero muy emotivo. Elián Ángel Valenzuela, el nombre que figura en el DNI de L-Gante, se mostró agradecido y orgulloso con el reconocimiento y así lo mostró en Instagram, donde, en cuatro posteos, mostró el diploma que le entregaron las concejalas tarareando la melodía características con las que comienzan las películas de Hollywood.

Aunque estaba apurado, la agenda de shows para esa noche era muy agitada, se tomó su tiempo para compartir un rato con los chicos del Laboratorio de Hip Hop que funciona en el Distrito Siete y que convencieron a Tepp de distinguir a L-Gante. Les habló de su experiencia y destacó que cuando se persigue un sueño "se pueden vencer barreras", aún cuando se haya nacido en un barrio careciente, como él.

"Yo no tuve los recursos que muchos decían que había que tener, sin embargo, acá estamos, todo llega", contó Elián, quien reconoció que disfruta el éxito y la fama que consiguió con la música, pero que no se la cree, es más, confesó que quiere terminar los estudios y empezar una carrera y, sobre todo, dejarle un mensaje positivo a la legión de jóvenes que lo siguen: que no bajen los brazos, que pueden lograr lo que quieren.

Tepp afirmó que, ahora que pudo conocerlo personalmente, está segura de que no se equivocó al elegirlo para la distinción que le otorgó el Palacio Vasallo. Es más, que en el encuentro que mantuvieron la conmovió por la simpleza con que Elián reconoce el rol clave que tuvo su madre en que pudiera llegar a dónde llego y en la importancia que tiene la familia para que los chicos de los barrios puedan encaminar sus vidas.

caren tepp l-gante.jpg

"Mirando todas sus historias después que le dimos la distinción me emocione", confesó Tepp a La Capital, y explicó: "No recuerdo mucha gente que se haya puesto tan contenta por recibir la distinción de venir a nuestra ciudad. Y eso me parece que le agrega un plus especial a la discusión. El hecho de cómo lo recibe o que significa para el que viene ser distinguido, el pibe es muy humilde, respetuoso e inteligente".

L-Gante hotel.jpg

El propio L-Gante presumió del diploma que lo declara Visitante Distinguido de Rosario en las redes sociales. No lo pudo hacer como estaba previsto, frente a la gente, en la pista del Circo Rodas, pero lo recibió, lo agradeció orgulloso y lo exhibió en las redes sociales. En cuatro posteos sucesivos en Instagram, mostró la emoción que le provocó la distinción y a la ciudad dedicó un emotivo "mi respeto" acompañado de emojis de la bandea argentina y el corazón.

La fiesta secreta en Villa Constitución

Después, arrancó la caravana. L-Gante tenía una agenda nutrida para su visita a la ciudad y, como el profesional responsable que es, la cumplió a rajatabla. Sus seguidores, agradecidos. En Totoras y en particular en Villa Constitución, donde ofreció el show más intenso de la minigira. Fue un vendaval de "cumbia 420", baile y excitación. la pista de baile fue un infierno donde todo era agite, sudor y pasión.

La fiesta se anunció por las redes sociales y corrió como reguero de pólvora agotándose las entradas. Se vendía casi como una clandestina, en una "secret location" (lugar secreto), aunque la provincia ya había dado luz verde para los bailes en locales cerrados. Una mesa "black" para diez personas costaba $50.000, incluía estacionamiento exclusivo y una buena dotación de bebidas, champagne y vodka de marcas top.

stage diving.mp4

La cumbia y el trap son expresiones populares que se ganaron un lugar en el corazón de los barrios acomodados, Los Palmeras agotan tantos tickets como pongan a la venta en El Círculo como en el Anfiteatro, y el precio de las entradas para un show VIP de L-Gante no tienen techo: se cobren lo que se cobren va a haber quién esté dispuesto a pagarlas. Es un fenómeno social, pero también un exitoso producto industrial.

La televisión lo detectó rápidamente, y así fue como lo sentó en la mesa de Mirtha Legrand, con Juanita Viale en la cabecera, y en la de "Polémica en el bar", disfrazado de Minguito. Pero también buscó aprovechar su gran momento la política, primero la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que lo usó como ejemplo al entregar computadoras del plan Conectar Igualdad y después el presidente, que lo recibió en Olivos.

Esas artimañas importan anda cuando Elián se convierte en L-Gante y sale a escena, como lo hizo en La Épica, la "secret location" de su presentación Villa Constitución. Su carisma borra todas las barreras, todas las diferencias, canta cumbia y la gente baila y corea sus temas, los consagrados, "Pistola", "Perrito malvado" y “Malianteo 420” y también los nuevos, "El más piola". Los cantó todos, los festejaron todos.

L-Gante.mp4

Y eso no fue todo, convencido que es el ídolo de los chicos que realmente es, rapeó junto con pequeñín que los padres llevaron al show y provocó una calurosa ovación del público. Y, cuando la excitación llegó al máximo, se tiró de cabeza al público, que lo mantuvo en andas unos segundos y después lo devolvió al su lugar natural, el escenario, inocultablemente emocionado.

Atrevido y generoso como es desde que saltó a la fama, se animó al "stage diving", un gesto que impusieron los rockeros y que L-Gante que recreó sin saber que cuando la ola de gente lo trajera de vuelta se iba a perder una zapatilla. Con una sonrisa dibujada en el rostro, pidió que se la devolvieran y, por supuesto, lo hicieron, pero no se la puso, siguió cantando con un pie descalzo, como en el bario, su lugar en le mundo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario