Escenario

El gangster más temido llega con la mejor máscara posible

El filme de Scott Copper es protagonizado por Johnny Depp, firme candidato al oscar. se estrena el jueves.

Domingo 18 de Octubre de 2015

Johnny Depp ataca de nuevo. A su manera, con otra de sus criaturas, pero con una máscara de calidad. Más cerca a la genial creación de “El joven manos de tijera” que al fallido indio de “El llanero solitario”. Aquí Depp es James “Whitey” Bulger, un gangster norteamericano que mutó en informante del FBI para escrachar a la mafia italiana en los años 70. Basada en un caso real, “Pacto criminal”, que se estrena el jueves, no sólo seduce por la temática policial sino que además está en el foco de Hollywood porque tiene todo para que Depp pueda alzar el Oscar a mejor actor por primera vez en su carrera. Aunque al actor esta cuenta pendiente con el show bussiness de la industria cinematográfica está muy lejos de quitarle el sueño.

   Pelado, con lentes, los ojos azules y una risa imperfecta e irónica, que permite ver su diente de oro. Así se muestra Bulger en “Pacto criminal”. Perverso, temible, cruel.

   “Black Mass” es el título original de la película del ascendente Scott Cooper (ver aparte), que ya se estrenó en Estados Unidos, con éxito de taquilla, el mes pasado. Es una mirada completa a los lazos de las lealtades en los barrios que fomentaron la desastrosa protección del FBI a la pandilla Winter Hill de Bulger, con la que se erradicó la mafia italiana de Boston, pero se reemplazó con el control de los asesinos, de descendencia irlandesa, que profesaban la fe católica.

   El filme está basado en el libro de los periodistas del Boston Globe, Dick Lehr y Gerard O?Neill, y es la primera historia basada en hechos reales sobre el importante jefe de la mafia e informante del FBI (inspirado en el gangster de Jack Nicholson en “Los infiltrados”, de Martin Scorsese), desde que Bulger fue arrestado en California en 2011, años después de su fuga de la cárcel de Alcatraz.

   Bulger obtuvo dos sentencias sin posibilidad de obtener la libertad condicional por, entre otras cosas, estar involucrado en 11 asesinatos. Actualmente está detenido en una cárcel de máxima seguridad.
  El Bulger de Depp es la pieza central de la película y ha llevado a que suenen predicciones del actor para los Oscar.

En una entrevista conjunta con Cooper, ambos charlaron sobre los retos de interpretar a un criminal que, como dijo el realizador, “dejó una herida emocional en Boston”. 

“No quisiera faltarles el respeto a las víctimas o a las familias de las víctimas, pero una parte de mí estaba contenta de que mi personaje huyera”, expresó Depp.

“Durante 16 años estuvo en la fuga y no estaba causando problemas, vivía su vida, bien por él”, ironizó el actor, casi con la misma mordacidad de su criatura en “Pacto criminal”.

   Con el cabello rubio peinado hacia atrás y su piel pálida pecosa, el Bulger de Depp es desgarrador por su crueldad e intimidación a sangre fría, sin nada de las extravagancias que han acompañado algunas de las recientes películas del actor de 52 años, como “El llanero solitario” y “Mortdecai”.

   La mejor manera de hacer reír a Johnny Depp es citar a aquellos que califican su escalofriante interpretación del gangster de Boston como un regreso. “¡Mi regreso!”, exclama Depp, mientras se le encienden los ojos detrás de sus lentes azules entintados. Como actor que siempre ha disfrutado la transformación total, interpretar el papel de la súper estrella en recuperación no le atrae, no le queda bien.

   Su fama siempre ha estado demostrada por sus metamorfosis. “No veo películas así que no sé qué está haciendo otra gente, porque no me importa lo que está haciendo otra gente”, dijo. “Quiero hacer lo que quiero hacer y si funciona, bien, y si no a la m... con eso, puedo volver a poner gasolina”, bramó.

   Peor se puso Depp cuando le dijeron que esta era su gran posibilidad de levantar de una vez por todas la estatuilla dorada del Oscar, que tantas décadas se le negó: “No quiero ganar una de esas cosas, jamás, sabes. No quiero hablar al respecto”, le dijo Johnny al reportero de BBC durante su paso por la alfombra roja del filme en Londres, a la que fue acompañado de su seductora novia, la actriz Amber Heard.

   Johnny Depp fue nominado en tres ocasiones a la estatuilla al mejor actor: por “Sweeney Todd”, “El país del Nunca Jamás” (“Finding Neverland”) y la primera entrega de “Piratas del Caribe”, pero nunca salió con una sonrisa del teatro Kodak de Los Angeles.

   “La idea de ganar significa que estás en competencia con otra persona y yo no estoy compitiendo con nadie. Yo simplemente me apego a mis armas y hago lo que quiero hacer. A veces, a las personas no les gusta, pero me da igual”, compartió, mientras retomó con énfasis el tema del tan mentado “regreso”. “¿De dónde regresé?, ¿de la muerte? No he hecho nada diferente en esta película que no haya hecho en otros filmes”, lanzó.

  Irreconocible. Depp está casi irreconocible en “Pacto criminal”. Porque además de su calva, sus ojos claros y sus dientes picados, mete miedo cuando aparece en escena y ofrece un guiño gestual inequívoco: no se lo ve pestañear nunca.

   Cuando le preguntaron si esta transformación física había sido distinta a otras, en las que modificaba su aspecto para dar vida a personajes de fantasía, y no como éste, basado en una persona real, Depp, dueño de un gran sentido del humor, replicó en broma al periodista: “¿Me estás diciendo que el Sombrerero Loco y Willie Wonka nunca existieron? ¿Estás por decirme acaso que tampoco existe Santa Claus? ¿Y qué sobre el Conejo de Pascuas?”.

   Por si fuera poco, el filme de Cooper cuenta con un elenco de lujo. No sólo tiene a Joel Edgerton, Kevin Bacon y Julianne Nicholson, sino que también a Benedict Cumberbatch, quien brilló en “Código enigma” y fue ganador de un premio Emmy en 2014 por su actuación en la serie británica “Sherlock”.

De carne y hueso. El verdadero James ’Whitey’ Bulger fue uno de los capos más despiadados de la escena delictiva de Boston y durante más de una década, hasta que fue capturado en 2011, fue uno de los más buscados por el FBI.

   El filme en cuestión narra cómo Bulger alzó su imperio, irónicamente, gracias a la ayuda del propio FBI y a su alianza con el agente Connolly, amigo de la infancia, que le brindaba protección a cambio de información.

   “En los años 70, en las calles del sur de Boston, no había tanta distancia entre criminales y hombres de ley, la línea es muy fina”, señaló Cooper. “Probablemente de niños ambos jugaban a policías y ladrones y después lo hacían de verdad”, agregó.

   El cineasta cuenta que realizó una labor de investigación con la ayuda de Dick Lehr y Gerar O’Neill, los periodistas del Boston Globe que cubrieron el caso y luego lo contaron en un libro, y también habló con el agente del FBI que lo detuvo y el fiscal que dio el empujón definitivo al caso.

   “Como cineasta intentas ser lo más riguroso posible, pero al final es una película, no un documental, lo que significa que te tomes licencias. El espectador va buscando verdad psicológica y emocional, más que el rigor de los hechos puros y duros”, concluyó el realizador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS