Escenario

El fresco de una época a la luz de los reclamos

Domingo 14 de Julio de 2019

El feminismo, la visibilización de la diversidad sexual, la crítica social y política, los prejuicios culturales y de clase, son algunos de los temas que aborda “Historias de San Francisco”, una serie interpretada por un elenco mayoritariamente blanco y con una trama irregular en sus primeras entregas, pero que en su despedida mostró claramente cómo los reclamos consistentes y constantes forzaron a modificar la realidad de la industria.

La serie, que se puede ver completa por Netflix, es ante todo una comedia dramática pero también el fresco de una época y una sociedad. Lo más sorprendente es que fue producida por PBS, la televisión pública de Estados Unidos, que dio libertad a los responsables del envío para abordar en horario central, hace 25 años, algunos temas que hoy continúan siendo tabú para ser mostrados no sólo en la televisión, sino también en cine.

“Historias de San Francisco” fue grabada a principios de los 90 y está ambientada a fines de los 70. La serie tiene cuatro temporadas y un documental protagonizado por Armistead Maupin, el autor de los libros en los que se basan estas adaptaciones. Maupin comenzó publicando sus historias en una columna diaria en el San Francisco Chronicle que luego acabaron editadas en forma de libro.

Esos relatos incomodaron a la población conservadora, los legisladores republicanos tomaron la posta y PBS finalmente canceló la serie luego de tres temporadas. La última entrega fue estrenada este año y trae a escena a la mayoría de los personajes y a parte del elenco original, como Olimpia Dukakis y Laura Linney. El contenido y la diversidad sexual siguen intactas. La novedad es haber reforzado el poder de las mujeres y la composición de un elenco que dejó de ser mayoritariamente blanco y hoy está poblado de latinos, negros y asiáticos. Los movimientos MeToo, Time’sUp y OscarsSoWhite no fueron sólo hashtags. Fueron el Big One de la industria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario