Escenario

El final feliz para "Entre caníbales", una tira sin estrella

Dijo adiós en un martes perdido, a la medianoche. "Entre caníbales" soportó el ninguneo de Telefe y salió a flote por las actuaciones y sus textos cuidados.

Jueves 17 de Septiembre de 2015

"Entre caníbales" dijo adiós en un martes perdido, a la medianoche, y con apenas 8.3 puntos de rating. Muy poco para una ficción que tenía todo para ser la tira del año y terminó reducida a la mitad de capítulos (60 en vez de los 120 originales), con cambios de horario y menos emisiones semanales. ¿No acompañó el televidente o no acompañó Telefe? La pregunta queda abierta.

Lo cierto es que, pese a un cierre desdibujado y un romanticismo dulzón que no escapa al estilo Campanella, "Entre caníbales" dio muestras de ser una propuesta audaz, con diálogos impecables y un elenco afiladísimo. Quizá el gran pecado del director fue no imponer de entrada la historia de amor entre los personajes de Benjamín Vicuña y Natalia Oreiro y privilegiar la trama política y de venganza.

La voz de Cerati cantando "come de mi carne", del tema de Soda que inspiró el título de esta ficción, nunca cerró tanto como en el último capítulo. El principio del fin fue violento, bien "Entre caníbales": Larralde (Vicuña) mata a balazos a Chicharra para que no ventile en los medios su oscuro pasado. Abortó un plan en su contra, pero había una trampa peor para el ex chico bueno de la película.

Valmora (Joaquín Furriel, brillante), el Armenio (Eduardo Blanco) y Ariana (Oreiro), con la estrategia del juez Lessin (Mario Alarcón), quieren darle el golpe de gracia al candidato a presidente, cada vez más cocainómano y desquiciado. Junto al periodista más amarillo de la zona le montan cámaras en el salón central de la Municipalidad de Ingeniero Márquez. Allí irá Lessin a decirle que lo llevará ante la Justicia por la violación cometida hace veinte años y que lo perseguirá toda su vida. Valmora le dispara y lo mata. Segundos después, llega la policía, le pone las esposas a Larralde, y Ariana le confiesa que lo amó y lo odió como a nadie, mientras lo apunta con un arma.

La escena siguiente, 6 meses después, muestra el casamiento de Diego, hijo de Ariana, y Lucía, hija del Armenio, que está embarazada. Ariana convence a Valmora que siga en política y le propone apoyarlo, en un cruce cómplice de miradas . Se fue "Entre caníbales". En otro horario y con retoques de guión, Campanella merece otra oportunidad. Siempre y cuando Telefe no coma de su propia carne.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS