Escenario

El fenómeno de "MasterChef" y la pasión de los argentinos por la comida

"MasterChef Celebrity" se convirtió en el programa más visto de la TV abierta, en un año donde los realities de cocina se imponen en el rating. Los chefs rosarinos Damián Delorenzi y Eileen Schmidt analizan el fenómeno

Domingo 18 de Octubre de 2020

“MasterChef Celebrity” prometía ser un éxito y no falló. Aunque fallar en la TV abierta actual, con la feroz competencia de pantallas que hay (plataformas de streaming, celulares, redes sociales), siempre es probable. El reality de cocina conducido por Santiago del Moro tiene un rating promedio de 15 puntos y alcanza picos de 19. Así reina solito en el prime time y se ubica lejos de la competencia, mientras genera rebotes constantes en otros programas y las redes sociales. El suceso de “MasterChef”, esta vez con participantes “famosos” (o mediáticos), no es un fenómeno aislado. Telefe ya había experimentado el primer gran éxito en tiempos de cuarentena con “Bake Off” (que terminó consagrando a un pastelero rosarino), y Canal 13 también tiene muy buenas mediciones con “El gran premio de la cocina”, el reality conducido por Carina Zampini que marca picos de 9 puntos de rating, un número súper rendidor para la pantalla de la tarde.

¿Es pura casualidad que todos tengan en el centro a la cocina? ¿O la cocina con el incentivo de la competencia? Para nada. “MasterChef” es un formato probado en muchos países, y siempre da batalla en el rating. Las anteriores versiones de “MasterChef Argentina” (de 2014 y 2015, con conducción de Mariano Peluffo) fueron un golazo. Y lo mismo sucedió con “Dueños de la cocina” (en 2016 y 2017, también por Telefe) y con las dos temporadas de “Bake Off” (2018 y 2020). A esta altura son como una especie de “ni compitas conmigo porque vas a perder”.

Ahora bien, ¿qué tienen este tipo de realities que atrapan tanto al público? ¿Por qué son capaces de generar discusiones bizantinas en las redes sociales sobre cuál es el punto perfecto de cocción de la carne? ¿Por qué logran que la gente se identifique con participantes que apenas conoce? ¿Tanto nos gusta la comida? ¿Tanto significa apenas verla, sin ni siquiera probarla?

“A los argentinos nos encanta comer y también tenemos avidez por aprender”, dice a Escenario Eileen Schmidt, una de las caras más reconocidas de la pastelería rosarina. “Además, «MasterChef Celebrity», y unos meses atrás «Bake Off», compiten los domingos a la noche con programas sobre política, y eso les da una ventaja. Un domingo a la noche necesitamos distendernos y despejar un poco la cabeza. La cocina para mucha gente es distensión, diversión y es aprender al mismo tiempo. Es un combo perfecto”, aseguró.

eileen.jpg

Algo similar expresó Damián Delorenzi, referente de la gastronomía local y conductor de los micros de cocina del programa “Cada día” (los domingos por El Tres). “«MasterChef Celebrity» tiene todos los ingredientes para ser un éxito: jurados conocidos, participantes famosos, el horario del prime time y la gente a la noche encerrada en su casa por la pandemia”, enumeró.

Si bien considera que hay críticas para apuntar al reality, Delorenzi dijo que prefiere rescatar lo positivo. “Hace años que la gastronomía ocupa un lugar importante en los medios de comunicación. Y eso es porque les estás dando las herramientas a un montón de gente que no cocinó nunca y quiere animarse. Cuando alguien descubre que puede cocinar se siente realizado. Es una sensación muy placentera, y ahí empieza todo”, se explayó.

Para el chef rosarino, que condujo durante diez años el ciclo “Pasión por las brasas”, la cocina siempre es sinónimo de placer. “A veces pasaste un mal momento y una buena mesa, con comida rica, te cambia el día. Y no es sólo la comida. Está el ritual de armar la mesa, de esperar a la familia, los recuerdos de los sabores de la casa de tu abuela, las picadas, las sobremesas, las charlas. Todo eso, que ahora falta en parte por la pandemia y uno añora, está muy ligado al comer y el cocinar”, observó.

damian.jpg

Eileen Schmidt, por su parte, rescató lo importante que resultan estos programas para enriquecer nuestra cultura gastronómica y aprender sobre alimentos e ingredientes nuevos. “La semana pasada, en «MasterChef», tuvieron que hacer carpaccio, y ningún participante sabía qué era, nadie lo había probado ni lo había cocinado nunca. Y me pareció genial que todos pudieran aprender de qué se trataba. Hay que salir de las milanesas y las papas fritas y animarse con otras cosas”, puntualizó.

Según la chef repostera, que participa del programa de 5RTV “Cocinando ideas”, otro mensaje positivo de estos realities es que “no es tan difícil cocinar”. “Los programas con aficionados están armados con gente a la cual le gusta la cocina y tienen práctica y conocimiento previo, pero en el «MasterChef Celebrity» hay participantes que no tienen mucha idea, y sin embargo con la receta pueden sacar el plato adelante. Más allá del show, me parece que está bueno acercar la cocina a la gente. Que la gente se dé cuenta que la cocina tiene su técnica y sus procesos, pero no es algo imposible. Un día a la semana podés dejar de lado el delivery y hacerte un postre rico y fácil”, apuntó.

"Es una ilusión"

Las críticas que usualmente se le hacen a “MasterChef” pasan por el supuesto “guionado” de ciertas situaciones, el abuso del editado y, por consiguiente, la falta de espontaneidad del producto. Además se señala el rol de estrellas de los jurados, y sus devoluciones que están al borde del maltrato o el ninguneo a los participantes. El serio y exigente Germán Martitegui ahora vino a cubrir el papel de villano que estaba reservado al popular Christophe Krywonis, mientras que Donato De Santis adopta una figura más comprensiva y paternal, y Damián Betular (ex “Bake Off”) se ubica en un punto intermedio.

jurado.jpg

La figura del “chef estrella” no es para nada nueva en la televisión, pero en “MasterChef” adquiere otro estatus. “Hace años que es mucho más conocido el chef de un hotel que el gerente general, que es el que maneja todos los rubros”, dice Delorenzi. “Cuando estás en la televisión todo eso se potencia, y más en «MasterChef», donde los jurados, más que jurados, son personajes de un guión. Para mí la estrella de cualquier programa debería ser la receta, pero «MasterChef» en ese sentido en muy distinto a cualquier otro programa de cocina”, aseveró.

La edición vertiginosa y las puestas en escena son parte de los códigos del reality. Pero es “tómalo o déjalo”, tanto en Argentina como en España, Italia, Francia, India, Israel o Australia, y el público lo acepta como parte de un contrato. “Vos imaginate que los jurados prueban casi todos los platos fríos, pero están actuando como si estuvieran calientes”, dice Delorenzi entre risas. “Igual es lógico, es televisión, es parte del formato. No es un vivo, está editado, es una ilusión, una construcción. No lo critico, está bien así. A los chefs lo que más nos interesa es que la gente cocine, es lo que queremos comunicar”, expresó.

Para Eileen, el público “se divierte” con el papel de los jurados, y de paso puede espiar cómo es el mundo de una cocina profesional por dentro. “Siempre hay un jurado que es muy duro con las devoluciones, y eso al público le gusta. La gente muchas veces me ha preguntado si en las cocinas las cosas funcionan así como las muestran en la televisión. Y yo les digo que sí. Esa dureza, esa exigencia, es así y existe, más allá de que los personajes de los jurados en un punto están estereotipados. Esa fascinación de ver cómo funciona ese mundillo de la cocina por dentro, la velocidad y la adrenalina, es muy atractiva para el público. Una cosa es cuando vos cocinás en tu casa, y tenés todo el tiempo del mundo, y otra cosa muy diferente es tener que cumplir con una entrega y que además te salga lindo y rico”, explicó.

Encierrro y pizza casera

La pandemia del covid 19, el encierro y la falta de actividades recreativas, potenciaron en estos últimos meses la centralidad de la comida en nuestra vida cotidiana como una de las pocas gratificaciones posibles. También las largas estadías en casa impulsaron a muchos a cocinar, lo cual aumentó el interés por los realities y los programas gastronómicos.

“Ahora son todos cocineros y músicos. Y me parece fantástico”, comentó Delorenzi entre risas. “A partir de la cuarentena en mis redes sociales empecé a recibir muchos pedidos de recetas, para hacer desde una torta matera a un postre muy sofisticado”, agregó Schmidt.

“En las casas a veces no saben cómo entretener a los chicos, los quieren sacar de la Play y las pantallas, entonces algunos padres les proponen vamos a hacer una pizza, o unas cookies, o pan casero”, relata el chef rosarino. “En estos meses la cocina empezó a ocupar un lugar muy importante, el de unir a la familia, el ser una actividad lúdica, recreativa. Y el desafío también es cuidar el bolsillo, porque la situación económica que vivimos desde hace años es compleja. Entonces hay que apelar al ingenio para hacer comidas que sean fáciles, ricas y relativamente económicas. Poder comunicar ese tipo de recetas también se volvió un desafío para los chefs”, admitió.

Con “MasterChef”, con “Bake Off” y con “El gran premio de la cocina”, la gastronomía va camino a convertirse en la gran protagonista de la TV abierta de 2020. En un año triste y conflictivo, el entretenimiento liviano ligado a algo tan hogareño y esencial como la comida se presentó como un refugio ante tanta incertidumbre. Como escribió el célebre gastrónomo Jean Anthelme Brillat-Savarin: “El descubrimiento de un nuevo plato es de más provecho para la humanidad que el descubrimiento de una estrella”.

Discusiones, pases de factura y enojos - Masterchef Argentina 2020

El ganador de "Bake Off", fan del programa

Damián Basile, el pastelero rosarino que se consagró en julio pasado como el gran ganador de “Bake Off”, es seguidor y fan de “MasterChef Celebrity”. Todas las noches, desde su cuenta de Twitter, comenta el programa y alienta a sus favoritos. “Me gusta ver a los famosos desde otro punto de vista, sin actuar y siendo ellos mismos”, dijo a Escenario. Y agregó: “Yo no siento que los participantes estén guionados o tengan alguna bajada de línea, porque ya los conocemos por sus trabajos y por cómo se manejan en las redes. Creo que ahí se muestran como son, no lo pueden ocultar, y eso tiene su encanto”. Damián admitió que extraña a Christophe Krywonis como jurado, pero también señaló que le parece “fascinante” verlo a Damián Betular “con sus comentarios siempre tan acertados y su humor ácido”, y dijo que el duro estilo de Germán Martitegui “responde más a un personaje” que a su verdadera personalidad.

Riesgos en tiempo de pandemia

Grabar un programa de TV en tiempo de pandemia tiene sus riesgos. El jueves pasado la producción de “MasterChef Celebrity” informó que debió suspender las grabaciones como parte del protocolo, después de que El Polaco, uno de los participantes, diera positivo en coronavirus. De todas formas, las emisiones del reality siguen su curso, ya que Telefe cuenta con varios programas grabados, que serán puestos en pantalla sin que corra riesgo la emisión. “El Polaco está muy bien en su casa. Por otro lado, venimos adelantados con las grabaciones como dos semanas”, señalaron las autoridades del canal. “Los que tuvieron contacto estrecho con el Polaco en los últimos días serán hisopados y cumplirán con el aislamiento preventivo”, se agregó. Este es el segundo traspié para el programa como consecuencia del covid 19: el inicio de las grabaciones ya había sido pospuesto por el contagio que sufrió Santiago del Moro y la periodista Analía Franchín.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS