Escenario

El encendido de la televisión es el más bajo de los últimos cinco años

La televisión de aire registró el encendido más bajo de los últimos cinco años. Así lo indican las mediciones proporcionadas por Ibope. Un llamado de atención para los canales que, de un tiempo a esta parte, no se preocupan más que por sumar rating y no por lo que el público quiere.

Miércoles 07 de Enero de 2009

La televisión de aire registró el encendido más bajo de los últimos cinco años. Así lo indican las mediciones proporcionadas por Ibope. Un llamado de atención para los canales que, de un tiempo a esta parte, no se preocupan más que por sumar rating y no por lo que el público quiere.

¿Por qué la gente perdió el entusiasmo por la pantalla chica? La calidad de los programas, la penetración de las señales de cable y el avance de internet son algunas de las razones que la gente del medio da a la hora de tener que explicar la merma de televidentes registrada en 2008.

Sin embargo, el panorama no es desalentador. Desde la televisión se insiste en que internet no es una competencia directa. Los jóvenes, los mayores consumidores de los productos más populares de la web, tienen una conducta versátil, lo que les permite acceder sin culpas a una multiplicidad de formatos. No es extraño que mientras chatean tengan la tevisión prendida.

En busca de la noticia.Claudio Ippoliti, gerente general de Canal 5, destacó que una de las razones principales de la baja de encendidos es la migración de los televidentes a los canales de noticias del cable.

"Ya sea años políticos o años con noticias de alto impacto, como sucedió en 2008 con el conflicto del campo, la gente quiere informarse y los canales de cable consiguen una penetración especial", comentó el ejecutivo de la filial local de Telefé.

"No es que la gente mire menos televisión abierta", enfatizó Ippoliti y, a modo de ejemplo, señaló: "«Bien temprano» pasó de medir 4 o 5 puntos a 8. Por eso creo que el promedio puede indicar una caída quizás a favor de medios alternativos como internet o el cable, pero en el horario de prime time y los horarios competitivos la televisión abierta sigue teniendo competitividad".

"Estoy convencido de que internet y televisión no compiten sino que son se complementa", comentó el directivo de Canal 5, y añadió: "Viendo los números se puede pensar equivocadamente que la tele pierde o la banda ancha sube, pero no es así. El desafío pasa por complementarnos tecnológicamente y ocupar los nichos que la tecnología va generando".

Ippoliti aseguró que la calidad de los contenidos es clave para captar la atención de los espectadores. "Los productos definen la audiencia —dijo—. Si los canales producen lo que la gente quiere ver el encendido no baja. Creo que la televisión abierta argentina tiene calidad muy similar a la de países desarrollados y de hecho muchas ficciones se exportan".

Lejos de la gente.Marcelo Camaño, autor rosarino de ficciones de éxito como "Montecristo" y "Vidas robadas", coincidió en que la gente deja de ver televisión cuando no encuentra lo que busca. "Me parece que el encendido baja cuando no le interesa lo que ve", afirmó.

"La gente con un cierto poder adquisitivo tiene la posibilidad de comprar la serie que quiera o bajar de internet el programa que tiene ganas de ver —indicó—. Internet hoy se convirtió en un medio de sensacional para relacionarse".

Para ensayar una explicación del fenómeno, Camaño puso como ejemplo su experiencia como libretista de televisión. "Las telenovelas, al menos en la que trabajé, descendieron año a año —dijo—. «Vidas robadas» arrancó con un promedio que hubiese sido impensado en 2003".

Según el guionista rosarino, "la cantidad de televisores se multiplican todo el tiempo, hay más gente que tiene más pantallas, pero los contenidos que buscan son alternativos y los buscan en YouTube". Y siguió: "Hay gente que estudia cine y lo que le piden que vean los buscan en YouTube donde ponen «Bergman», por ejemplo. Hoy la gente no tiene la costumbre de bancarse toda una película".

Sin embargo, Camaño es optimista. "Me parece que si levantamos la puntería en los contenidos esos telespectadores volverán poco a poco, pero si seguimos haciendo lo mismo es lógico que ese público se oriente hacia otro tipo de entretenimiento —expresó—. Hay que jugarse un poco más y meter otras temáticas . Pero como siempre la responsabilidad está en los productores porque seguimos en un esquema en el cual ellos son los que evalúan si un proyecto se hace o no se hace".

De temporada.Julio César Orselli, el conductor de "De 12 a 14", explicó la caída en el encendio en los cambios estacionales. "Es casi una tradición que en enero y febrero la televisión pierda protagonismo —comentó—. En los hogares empiezan a tener primacía otras cosas como el club, la vida al aire libre, las vacaciones. La televisión en enero y febrero se toma un descanso y eso se ve en las programaciones nacionales".

Según Orselli, los programas debieron redoblar el esfuerzo para conservar el público, a partir de las mediciones del minuto a minuto. Su ansiedad por sumar rating influyó en la naturaleza de las propuestas. "La caída puede implicar que hay un cansancio en el televidente, y para mi modo de ver influye que se repitan los mismos programas y los mismos formatos todo el tiempo", explicó el conductor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS