Escenario

El drama de una mujer que cuestiona los mandatos sociales

La película cordobesa de Gabriela Trettel , en cartel en Rosario, retrata la crisis emocional de una madre de dos hijos adolescentes que parece tener la vida solucionada.

Viernes 04 de Marzo de 2016

La cineasta cordobesa Gabriela Trettel es la autora de "Soleada", una película protagonizada por Laura Ortiz, con música y participación especial del cantante Raly Barrionuevo, que narra el drama de una mujer que parece tenerlo todo para ser feliz, hasta que comienza a cuestionar los mandatos sociales y replantearse el rol que todos a su alrededor quieren que ella tenga.

Ganadora del Premio Raymundo Gleyzer al desarrollo de proyectos que entrega el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), la ópera prima de Trettel, en cartel desde ayer en cines de Rosario, nació como guión hace poco más de 10 años, cuando la joven directora sufrió una crisis personal que le hizo replantearse varias cuestiones de intimidad y empezar a entender de otro modo su propia forma de vida.

"En ese momento estaba atravesando una separación, con toda la crisis emocional que eso implica: una mudanza, cambio de entorno y de vida en general. Empecé a cuestionarme algunas estructuras preestablecidas, el formato aceptado socialmente, y me di cuenta que estaba haciendo las cosas según el mandato social, que lo tenemos muy incorporado", recordó la cineasta en relación a la génesis del filme.

A partir de esa experiencia, Trettel empezó a tejer la historia de Adriana (que interpreta Ortiz, en una gran actuación), casada, madre de dos hijos adolescentes, que parece tener la vida solucionada, pero que al instalarse en su casa de veraneo en las sierras cordobesas, toma conciencia de una vida bastante rutinaria y empieza a cuestionarse si realmente es feliz en esa cotidianidad monótona e imperturbable.

Filmada en Córdoba en la zona de Sierras Chicas, en pueblos como Agua de Oro, Río Ceballos y Ascochinga, "Soleada" muestra las sensaciones encontradas de la protagonista y sus hijos mientras ponen en orden su casa en las sierras, pero se centra de manera sutil en el camino de introspección que ella emprende y que la lleva a preguntarse si está viviendo la vida que quiere.

Preguntas. En diálogo con Télam, Trettel explicó que en ese camino la protagonista "cuestiona el mandato social y al hacerlo cuestiona también el mandato que ocupa como mujer en su familia, en su trabajo y en su pareja. Así transforma el mundo que la rodea. Su entorno empieza a cambiar y lo que se pregunta la película es qué lugar ocupa ella en todo eso".

"Ella tiene la posibilidad de emprender una nueva vida y también de correrse un poco de lugar, sacar los pies del plato y ver qué pasa. Debe animarse a sumergirse en una crisis. Puede ser que todo ese castillo de naipes armado a su alrededor no sea tan perfecto como parece, pero también en esa crisis, aceptándola, puede encontrar varias respuestas. Se puede atravesar una crisis y terminar estando un poco mejor", añadió.

En relación al personaje complejo que Ortiz interpreta con solidez, la cineasta sostuvo que "Adriana es una mujer que se está conteniendo todo el tiempo, es pura contención, pero pareciera que está siempre a punto de estallar. Es como si no se permitiera dejar fluir sus sentimientos, hasta que finalmente explota".

Fotógrafa y docente, autora de cortos como "Ana" y "Prodigio", que participaron en más de una docena de festivales donde obtuvieron numerosas distinciones y premios, Trettel sostuvo que "no quería explicar demasiado y mostrar simplemente cómo al cambiar el entorno físico y humano tenés más posibilidades de encontrarte y ser consciente de la crisis que estás atravesando y no te dabas cuenta".

El vínculo con el elenco. En relación a la elección de Ortiz y de los demás actores que integran el elenco del filme, la directora dijo que lo definieron con bastante tiempo de anticipación, "porque tenía mucho interés de que se conocieran y establecieran un vínculo de confianza para llegar al rodaje un poco más sólidos. Empezamos a reunirnos y tuvimos muchas charlas que involucraban experiencias personales y crisis que habíamos vivido".

"Con Gabriela Aguirre, que me ayudó con la dirección de actores, estuvimos estudiando mucho para dar en la tecla del personaje y que no se fuera para lugares que no queríamos. Es un personaje al que le encontramos las aristas para que se viera que la suya es una crisis general, que tiene más que ver con un momento especial de su vida".

En relación a la puesta en escena, Trettel señaló que trabajó mucho junto al director de fotografía Hugo Colace para encontrarla: "Me interesaba contar con una cámara un poco más quieta y jugar con algunas escenas que tuvieran un solo plano, porque quería jugar con la tensión que se puede generar en un solo plano con lo que les está pasando a los actores, sin muchos artilugios de cámara".

"Sin embargo, existen otros momentos más subjetivos y con mucho de misterio, que tienen que ver con lo que está experimentando ella. Por eso, esas escenas tienen una cámara que se mueve más y envuelve a la protagonista", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario