Escenario

El documental de Vilas ratifica que "no puede haber dos verdades"

"Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada" se estrena el martes 27 de octubre en Netflix. El periodista Eduardo Puppo, responsable de la investigación del documental, explica por qué el tenista mereció ser reconocido como el Nº 1 del mundo

Lunes 26 de Octubre de 2020

"Mi padre siempre me dijo: las pasiones te van a llevar lejos, las cosas tibias te hacen mal”. La frase pertenece a Guillermo Vilas, una leyenda del tenis que durante más de 40 años reclamó por la revisión de los rankings para ser reconocido número 1 del mundo. Netflix estrena mañana “Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada”, el documental dirigido por Matías Gueilburt basado en la investigación que revisa todos los resultados que conformaron los rankings del tenis masculino mundial entre 1973 y 1978. La Capital dialogó con Eduardo Puppo, el periodista e historiador que invirtió 12 años de su vida en estudiar las 280 semanas en las cuales el tenista marplatense hizo méritos probados y más que suficientes para que se lo reconozca como el mejor del mundo. “No hay forma de destruir esas pruebas porque forman parte de la vida deportiva, de la verdad. Y no puede haber dos verdades”, dijo Puppo.

   El documental cuenta con testimonios de destacadas personalidades del mundo del tenis a nivel internacional, como: Rafael Nadal, Roger Federer, Mats Wilander, Boris Becker, Rod Laver, Bj”rn Borg, Gabriela Sabatini y también Ion Tiriac, su emblemático entrenador.

   Vilas, hoy con 68 años de edad, reside en Montecarlo desde de 2016 junto a su esposa, la tailandesa Phiangphathu Khumueang, y sus cuatro hijos, Andanin, Intila, Lalindao y Guillermo, mientras que hace seis años en los escritorios de la ATP hay una causa pendiente que sigue esperando una resolución definitiva.

   El documental de 90 minutos es también la historia de un periodista deportivo, Eduardo Puppo, quien haciendo propia la lucha de Vilas, emprendió una cruzada durante 12 años contra una de las más grandes corporaciones deportivas para demostrar que efectivamente había sido injustamente desplazado de la cima del tenis mundial.

Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada | Tráiler oficial | Netflix

   —¿La historia de Vilas es la del éxito deportivo pero también la de una de las injusticias más grandes en la historia del tenis?

   —La película muestra parte de sus logros más resonantes y se encadena con una falla burocrática histórica, nunca resuelta, que hace seis años se encuentra en un espacio legal. Las evidencias presentadas a la ATP (N de la R: se refiere a la Asociación de Tenistas Profesionales, el máximo organismo del mundo tenis) testimonian la realidad, los hechos sucedidos en los setenta. No hay forma de destruir esas pruebas porque forman parte de la vida deportiva, de la verdad. Y no puede haber dos verdades.

   —¿Por qué motivo decidiste dedicarle tantos años a esta cruzada periodística?¿Tiene que ver con que la pasión de Vilas está espejada en tu pasión por el periodismo y la búsqueda de la verdad?

   —Todo comenzó con los reclamos de Vilas aquellos años, cuando no fue escuchado, y se linkeó con mi investigación periodística a más de cuarenta años de aquellos momentos. Puede ser que ambos tengamos una cuota importante de obsesión y no es algo malo: cuando se busca un objetivo con total determinación no importa el tiempo que pase, no hay cansancio, no hay desidia, solo hay que enfocarse en esa meta que la tendremos ahí adelante como una luz parpadeante. Es imposible perderse.

  —¿Creés que después de este documental la ATP reconocerá el número 1 a Vilas?¿Fue un capricho o una venganza de ellos?

   —No lo sé, nosotros seguimos el camino de negociación que comenzó en 2015, en eso nunca nos dimos por vencidos. Que la búsqueda aparezca en una plataforma masiva por supuesto que expone más el tema y, tal vez, sensibilice a quienes deciden si la historia es historia o un relato que no se puede justificar. Nosotros presentamos lo que pasó adentro de una cancha de tenis, la dirigencia tiene la misión de comprobar si eso es correcto o no y, en caso de estar bien, homologarlo. Es un tema extremadamente simple y nunca dijimos que se trata de un complot para perjudicar a un tenista sudamericano, nada que ver.

   —¿Cuál fue la prueba más contundente que encontraste y que ratifica que es el número 1?

   —No hay una sola prueba ni una contundente, porque el tenis profesional se juega semanalmente desde siempre y cada semana es diferente. El descubrimiento del Nº 1 de Guillermo Vilas tiene varias razones y todas con su explicación científica desde las matemáticas. Hicimos tres estudios muy grandes, con diferentes criterios de época ?porque incluso variaban en plena temporada? para no dejar ninguna pieza suelta. En los tres, Vilas desemboca en el primer lugar, con diferente cantidad de semanas. El reclamo es por siete: cinco de 1975 y dos de 1976. Lo que pedimos a la ATP es que nos muestre un informe que refute el nuestro, con pruebas reales, y entonces aceptaremos que nos equivocamos.

   —¿Cómo fue tu acercamiento con Vilas y qué te queda en lo personal del vínculo con él a lo largo del tiempo?

   —La relación profesional existe desde 1980, cuando le hice las primeras entrevistas. Luego hubo un acercamiento al instrumentar el homenaje en el Club Náutico Mar del Plata con una escultura; más adelante, cuando supo de mi investigación ?fue el último en enterarse, Vilas no me pidió que lo haga? me vio con otros ojos, como el de un amigo que le estaba dando una mano. Y finalmente, en medio de todo eso, me pidió que escriba el libro de su vida. Todo colaboró para estrechar vínculos y hoy es un persona muy querida para mí.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario