Escenario

El día que el rock tomó La Habana con la llegada de los Stones

Los cubanos coinciden en que el show gratuito de la banda británica se trató de un triunfo cultural por sobre lo político. Los Rolling Stones en Cuba, bajo la lupa.

Lunes 28 de Marzo de 2016

"Hola, buenos días, disculpe. Si le digo «las piedras rodando», ¿Cómo sigue la frase?" Y el hombre mayor respondió «se encuentran»". "Las piedras rodando se encuentran" es un viejo dicho popular cubano, que representa algo así como "con el tiempo, pasaran las cosas, y nos volveremos a ver las caras. En la vida hay tiempo para todo". Dos chicos que viven trabajando en las puertas de la Habana Vieja, de 18 y 21 años, con esa misma frase, demuestran qué significó para el pueblo cubano la llegada de los Rolling Stones. Parece que aunque haya pasado tanto tiempo, el juego de palabras entre el saber popular y el nombre de la banda, coincide en un destino inevitable. Así lo demostró el histórico recital, gratis y al aire libre, con el que la banda británica cerró en La Habana el Olé Tour, y al cual, casi doscientos consultados, prefirieron destacar como un triunfo cultural antes que indagar en su significado político (ver aparte).

Y es que mayoritariamente antes del viernes 25 de marzo del 2016, masivamente, sobre todo para las generaciones de jóvenes, había un desconocimiento de su música, y una curiosidad abundante por ver qué pasaba. Si bien es cierto que un grupo de personas hace años que viene luchando por difundir el rock en la isla, tanto de los Stones como el rock en general, no es una música popular en Cuba.

Los aficionados, todos, coinciden en que el primer acercamiento hacia la música de Jagger y compañía fue a través de la WQAM, FM de Miami. Y en Cuba mismo, a través de Juanito Camacho desde la radio o Guille Vilar. Graduado en Historia del Arte en la Universidad de La Habana en el año 76, Vilar fue una de las personas invitadas por el embajador a dar una charla por la semana de la música británica en Cuba, y cree que "antes no vinieron porque el embargo no era, o es, económico o financiero. También es cultural. Y también porque todavía hay un mercado virgen, pero de todos modos, aquí tiene que ser gratis. Aquí no pueden cobrar nada, porque no habrá gente que lo pueda pagar".

Oportunidad. Si bien es difícil concretar con certeza qué significó la llegada de los Stones, en su mayoría, los testimonios antes del show coincidían en que sería muy positivo que esto ocurriese. En ese sentido, Vilar dijo: "Para las personas como yo que hemos estado trabajando durante cuarenta años porque creemos en esta música, es como una prueba de que no aramos en el mar. De repente me buscan de todos lados para explicar qué son los Rolling Stones. Y para el gran público cubano, el no rockero, es una oportunidad. Porque si hay un grupo que puede agrupar a una diversidad del público cubano, son los Rolling Stones". Y allí estaban para demostrarlo Caridad (66 años), Catalina (59 años) Cristobalina (60 años), fans que dijeron seguirlos desde el concierto de Hyde Park, en 1969, hasta hoy.

Si bien esos hombres son los responsables de difundir la música rock, también es cierto que era casi imposible conseguir discos. El material, entraba por los marinos mercantes, que llegaban en sus barcos con los discos y los introducían a la isla. "Aquí, antiguamente, era muy difícil conseguir la música. Entonces era los marineros los que traían los discos", dice Nesti, de cincuenta y nueve años, que consiguió un simple de "Satisfaction" a los diez años traído por su vecino.

Rosario, Fito y Cuba. También afirma que no se difundía esa música, y que los tenían que escuchar a escondidas, por eso este concierto significó para él y sus amigos "el sueño más grande que hemos tenido en nuestra vida". Un taxista, sorprendido por la importancia que le vemos los extranjeros, me dice, "si es importante para el resto del mundo, imagínense para los cubanos", y después agrega: "Igual usted viene de Rosario, la tierra del Che Guevara. Tu ciudad también tiene historia".

Todavía sorprendido ante tamaña analogía, me deja en el único reducto de Cuba donde se escucha rock. Vaya paradoja del destino, el lugar se llama Submarino Amarillo, y queda en la esquina del Parque Lennon, en la intersección de las calles 17 y 6. Allí se encuentran todos los rockeros cubanos, muchos de ellos conocedores de la música argentina.

"¿Quien no conoce a Fito en Cuba?", dice Edy Escobar, músico, de 45 años quien también asegura que hace muchos años que un grupo de personas luchan por el rock and roll allí, y esperan que a partir del show de los Stones se pueda abrir el mercado para conseguir más discos. "Va a ser un punto de partida, la visita ha sido en el momento justo. Dentro de veinte años, se verá que esto va a ser un punto de referencia dentro de la cultura cubana y las relaciones culturales con el resto del planeta. Se dirá antes de los Stones, y después de los Stones", apostaba Escobar poco antes del recital. Se sumó a la charla Roberto, el cuidacoches del bar para decir: "Cómo no voy a conocer Rosario si los chicos acá en Cuba dicen «seremos como el Che»".

Los Stones pasearon por La Habana -se pudo ver a Ron Wood en "La Casa del Habano"-, y parecieron estar informados sobre la difusión de su música en Cuba. Tal es así, que en la previa del show se dio un hecho llamativo: se vieron y escucharon gran parte de sus video clips, algo así como decir "para los que todavía no nos conocen, esto hicimos antes de hoy".

Lo cultural sobre lo político

Las casi doscientas personas consultadas manifestaron estar a favor de la llegada de los Rolling Stones a Cuba, y destacaron la visita como un triunfo cultural por sobre el significado político. También hicieron hincapié en la importancia de que sea un concierto gratuito. El promedio de edad de las personas con conocimiento de su música en Cuba era a partir de los treinta años, algo que se repite en muchos lugares del mundo. Esto confirma una vez más que Argentina y Brasil continúan siendo los países donde más se renovó el público que asiste a los conciertos de los Rolling Stones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario