Escenario

El despertar sexual de un adolescente en un verano inolvidable de los años 80

Hoy se estrena en Rosario "Llámame por tu nombre". La película dirigida por el italiano Luca Guadagnino está nominada a los Oscar en cuatro categorías, incluyendo mejor filme y mejor actor protagónico.

Jueves 22 de Febrero de 2018

Con cuatro nominaciones al Oscar y una historia de amor que ya fue aplaudida en los festivales de cine más importantes del mundo, hoy llega a las salas de Rosario la película "Llámame por tu nombre", que cuenta cómo un adolescente y un estudiante universitario se enamoran, a principios de los años 80, durante unas decisivas vacaciones en el norte de Italia. El filme dirigido por el italiano Luca Guadagnino fue nominado a cuatro trofeos de la Academia de Hollywood: mejor película, mejor guión adaptado, mejor actor protagónico y mejor canción original (por "Mystery Of Love", de Sufjan Stevens). El guión es del veterano y premiado James Ivory, más conocido como director por películas como "Lo que queda del día" (1993) y "La mansión Howard" (1992). Y el protagonista es Timothée Chalamet, un joven actor norteamericano que se convirtió en una revelación (ver aparte). Chalamet hace pareja con el rubio Armie Hammer ("Red social", "El llanero solitario").

Basada en la novela homónima de André Aciman (publicada en 2007), "Llámame por tu nombre" se centra en Elio (Chalamet), un adolescente de 17 años al que le gusta leer, tocar el piano y pasear con sus amigos. Es el verano de 1983 y Elio está de vacaciones con sus cultos y aristocráticos padres en una casona antigua en medio de la campiña italiana. A pesar de que la sofisticación y el don intelectual de Elio indican que el chico es todo un adulto consumado, su personalidad rebosa también inocencia, sobre todo en lo relacionado a los asuntos del corazón. Cierto día, Oliver (Hammer), un encantador estudiante estadounidense que trabaja en su doctorado, llega y se presenta como el residente veraniego que ese año ayudará al padre de Elio. En medio de un entorno relajado, Elio y Oliver van descubriendo un deseo mutuo que va a dejar huella.

"Llámame por tu nombre" se estrenó el año pasado como una modesta película independiente en el Festival de Sundance. " ramos una pequeña familia, rodando nuestra pequeña película en Cremona, un pequeño municipio en el norte de Italia. ¿Pensábamos entonces que iba a resonar con tanta intensidad entre la crítica y el público de todo el planeta? Jamás", dijo el director Luca Guadagnino. "Nos sentíamos muy orgullosos del resultado, pero enseñar tu película al mundo siempre es un acto que me llena de pavor ante lo desconocido. Siento que deja de ser mía y que la manera en la que otras personas van a reaccionar escapa por completo a mi control", agregó.

La película tuvo un proceso creativo complejísimo. "James Ivory llevaba años intentando adaptar el libro de Aciman al cine", explicó Guadagnino, que obtuvo su primer éxito internacional con "Melissa P." en 2005. "Una de las versiones que tratamos de poner en marcha nos tenía a los dos como guionistas y a él como director, pero no pudimos hacerla funcionar. De modo que decidimos quedarnos con sus magníficas contribuciones al guión y probar qué pasaría si acababa dirigiéndola yo mismo. Esta fue la única estrategia que resultó tener éxito", afirmó.

Intuición y química

La elección de los actores protagonistas siempre estuvo clara para el director. Guadagnino quedó fascinado con Armie Hammer cuando lo vio en "Red social" (2010), donde interpretaba a los los gemelos Winklevoss. "Estaba convencido de que eran dos actores, dos hermanos gemelos. Cuando me enteré de que no fue así, supe que me había enamorado completamente de él. Seguí su carrera con atención durante años, esperando tener el proyecto adecuado para poder llamarlo", recordó.

El realizador es consciente de que el Oliver de la novela es más joven que Hammer, pero aseguró que eso no le importaba lo más mínimo. "Lo que busco en un intérprete no tiene nada que ver con su edad. A Timothée Chalamet, por ejemplo, lo vimos por primera vez cuando él aún tenía 17 años y yo sólo iba a producir la película. Inmediatamente supe reconocer en él esa mezcla de voracidad, confianza en sí mismo y fragilidad que reúne en su interior Elio. Fue mi primera y única opción para el papel una vez que supe que yo iba a dirigir la historia", relató.

Guadagnino ni siquiera necesitó que los dos actores hicieran una prueba de cámara. Su intuición le decía que la química entre ambos iba a trascender la pantalla, así que sólo les pidió que ensayasen una vez antes de empezar a rodar. Les indicó que saliesen de la casa de campo donde transcurre gran parte de la acción, los tumbó sobre el césped y los animó para que se besaran apasionadamente. Cuando Chalamet y Hammer elevaron la vista para comprobar por qué su director no les pedía que parasen tras varios minutos, descubrieron que ya se había marchado.

"«Llámame por tu nombre» trata sobre perderte en otra persona", explicó. "El secreto está en el título, a la vista de todo el mundo. Hay un momento en que dejás de ser vos mismo y te reconocés más en la otredad de tu amante que en aquello que ves en el espejo. En un sentido más amplio, la película trata sobre la transmisión del conocimiento. Oliver y el padre de Elio se dedican a preservar la cultura del mundo antiguo, y esa conexión con el pasado se refleja en la conexión que se establece entre los dos protagonistas. Su conexión los eleva, los cambia. Es un grito contra el individualismo que nos aprisiona hoy en día", apuntó.

El director, que debutó como cortometrajista a finales de los 90, dijo que la película transformó su carrera, pero también espera "que sea una película importante para la sociedad en la que vivimos. Que genere debate. La conversación final entre Elio y su padre, interpretado por el gran Michael Stuhlbarg, está pensada para que padres e hijos hablen abiertamente de sexualidad. Mi deseo es que esta película forme parte de los programas educativos. Siempre la pensé como cine para toda la familia", aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario