Escenario

"El desafío es conmover al público, lograr una comunicación con la gente"

Los protagonistas y músicos de esta notable puesta de "La Bohème" hablaron de la genialidad de la obra y de la esencia de los personajes.

Miércoles 18 de Octubre de 2017

La ópera "La Bohème", una de las creaciones más destacadas de Giacomo Puccini, subirá a escena mañana, a las 20.30, en el teatro El Círculo (Mendoza y Laprida). Se trata de una nueva producción de la Asociación Cultural El Círculo, conjuntamente con Buenos Aires Lírica. Esta notable puesta, que se estrenó el domingo, cuenta con la colaboración de la Opera de Rosario y el auspicio de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

El elenco está integrado, entre otros, por el tenor Juan Carlos Valls (Uruguay), la soprano Monserrat Maldonado (Paraguay), el barítono Ernesto Bauer, las sopranos Ivana Ledesma y Laura Martínez, el bajo Emiliano Bulacios y el barítono Ismael Barrile. El maestro Carlos Riazuelo (Venezuela) está al frente de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario. La dirección escénica y el diseño de escenografía son de Marcelo Perusso. Y además participa el Coro de la Opera de Rosario, que dirige Horacio Castillo.

Con "La Bohème" Puccini logra un milagro en el sentido artístico. Entran en la ópera un nuevo tipo de protagonistas, la gente común, en un ambiente marginal y hasta sórdido, gente verdadera con problemas reales, cotidianos. Estamos ante la ópera "verista", la ópera que trataba de reflejar la precaria realidad social que vivía la mayoría de las personas en una Europa sacudida por la revolución industrial.

En ese sentido, el maestro venezolano Carlos Riazuelo comentó: "Como músico, me encanta la ópera y tengo una facilidad para imaginarme la situación teatral que presenta la música. Puccini es extraordinario. Yo no sé si hay algo que supere a «La Bohème» en la integración total de escena y música", aseguró. "El segundo acto de esta ópera —la escena del café Momus con los niños, con los cantantes, con los vendedores, con las discusiones, con la comida— es algo de una complejidad extraordinaria y al mismo tiempo impecablemente tejida. A eso le oponemos el tercer acto, como un cuarteto increíble, donde se funden en la misma escena una pareja peleando y otra pareja que, en un momento de melancolía, decide probar una vez más su amor. En el mismo trozo de música encontramos dos situaciones totalmente opuestas. Esto es genial", se explayó.

Vivir la experiencia

La soprano Monserrat Maldonado, nacida en Paraguay y con una corta pero relevante carrera en nuestro país, considera que el papel de Mimí, la protagonista, encierra grandes desafíos: "El desafío ahora es conmover al público. Por mi lado la parte técnica está dominada, me siento segura para cantarla. Mi propósito es lograr la comunicación con la gente. Quiero hacer esta versión dando lo mejor que pueda de mí misma. Por supuesto que han habido grandes divas cantando este rol, y ellas son mi son inspiración. Pero deseo que el público viva una experiencia que lo conmueva", enfatizó.

Maldonado agregó que "esta obra es vanguardista. Está todo tan bien pintado musicalmente que el cantante tiene todo servido para llegar al público, gracias a la música de Puccini. En esta producción se ha trabajado mucho para logran una gran presentación y el ambiente de trabajo es muy estimulante. Eso debe trascender al público. Está tan bien dirigida desde lo musical y lo escénico que en momentos me parece estar dentro de una película", aseguró. Con respecto a su trabajo y estudio en nuestro país comentó: "Nunca me sentí discriminada, me encontré con una comunidad muy afectuosa, amorosa y generosa. En Argentina, dentro del círculo de la música, hay gente muy buena".

Por su parte, el tenor uruguayo Juan Carlos Valls resaltó el valor de la puesta y del ambiente de trabajo. "Es una puesta tradicional, ubicada temporalmente en la época de Toulouse-Lautrec y tiene lindos toques dados por el director Marcelo Perusso, que van a gustar mucho", anticipó. "En cuanto a mi personaje, Rodolfo, es un hermoso personaje, que me deleita cantar. Lo he cantado más de 58 veces y le queda cómodo a mi voz", afirmó. Con cierta ironía, Valls agregó: "Desde mi punto de vista, el juego de los bohemios, en la primera escena, que es un juego cómico, me parece demasiado extenso. ¡Ojo, no estoy corrigiendo a Puccini! El es un dios. Sin embargo se tarda mucho el encuentro de Rodolfo y Mimí y el momento que todos esperan: «Che Gelida Manina»", opinó.

Un teatro maravilloso

El bajo Emiliano Bulacios, que canta por primera vez en nuestra ciudad y en el teatro El Círculo, es Colline, el filósofo del grupo. "Este teatro es maravilloso, tiene madera estacionada, puedo escuchar a la orquesta y a mis compañeros", puntualizó. "Mi personaje participa del ambiente festivo de los bohemios, pero tiene un momento en el acto final donde, por pura generosidad, vende su viejo gabán para conseguir medicinas para Mimí que está muriendo. Es una aria hermosa. Con este rol inicié mi carrera solista en el Teatro Argentino de La Plata", recordó.

Mañana Rosario volverá a cobijar el trágico amor de Mimí, la heroína mas frágil entre todas las creadas por el arte de Puccini, rodeada de la belleza de las mujeres comunes y que vive sólo para amar, sufrir y morir de una manera gloriosa, a pesar de la sencillez que la rodea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario