Escenario

El componente épico de un amor capaz de sobrevivir a los siglos

“Cuento de invierno”, con Collin Farrel y Jennifer Connelly. El director Akiva Goldsman, guionista detrás de varios éxitos de taquilla, debuta como director en el filme que se estrena el jueves.

Martes 11 de Febrero de 2014

“Un cuento de invierno” podría definirse como una historia de amor fantástico, un filme sobre un romance épico con el que Akiva Goldsman debuta como director y que se estrena el jueves. Goldsman, ganador de un Oscar por el guión de “Una mente brillante” y guionista y adaptador detrás de algunas de las películas más recordadas de los últimos años (ver aparte), dio forman para su debut a una novela que, según confesó, lo hizo llorar como un niño. En el centro del relato hay un ladrón de Nueva York que atraviesa más de un siglo detrás de un amor imposible e improbable, y que en el medio debe lidiar contra poderes más grandes que él.
  La película está está protagonizada por Colin Farrell como Peter Lake, el ladrón del siglo XIX que irrumpe en la casa de Beverly Penn, personaje a cargo de Jessica Brown Findlay -Lady Sybil Crawley, de la serie “Downton Abbey”-. Entre ellos se interpone Pearly Soames, el siniestro personaje que interpreta Russell Crowe, y también se suman al elenco William Hurt y Jennifer Connelly en roles centrales, además de un cameo de Will Smith.
  Goldsman es el mismo autor de “Yo, Robot”, con Smith, y el que tuvo a su cargo la adaptación del tanque “El código Da Vinci”, sobre el libro de súper ventas de Dan Browm -además de ser responsable de su continuación “Angeles y demonios”, ambas con Tom Hanks.

“Romántico”. Goldsman, que se autodefinió como “desvergonzadamente romántico”, también fue el productor de éxitos de taquilla como “Starsky & Hutch”, “Sr. y Sra. Smith” y la saga de “Actividad paranormal”, además de guionista de “Una mente brillante”. Es en esta última línea de su prolífica y diversificada carrera, que el director recordó aquel filme con Rusell Crowe como “una promesa de que el amor lo conquista todo”.
  Desde esa premisa encaró este filme basado en un libro, que según explicó al diario Los Angeles Times, lo emocionó hasta las lágrimas. Goldsman aseguró que prefiere ver el mundo como “un cuento de hadas adulto en el que nada es sin algún propósito” y recordó cómo, hace unas tres décadas, la lectura de la novela “Un cuento de invierno” , de Mark Helprin, lo sorprendió llorando en el metro de Nueva York.
  Goldsman, nacido en Manhattan, se sintió conmovido por esa historia que transcurre en esa misma ciudad y que atraviesa casi dos siglos, mientras reflexiona sobre las ideas del amor perdurable y el destino y, según la prensa especializada de su país, se trata de una de las grandes novelas estadounidenses.
  El paso siguiente fue convencer a uno de los grandes estudios de la viabilidad de respaldar su versión de la novela de Helprin. Sin embargo el director contó que otros proyectos, como “Hancock”, con Will Smith, y el arduo trabajo de escribir, producir y dirigir la serie de ciencia ficción “Fringe”, le demandó más tiempo del que suponía, además de destacar la complejidad de la narración original de Helprin.

Actores y amigos. Cuando llegó el momento de ponerse manos a la obra Goldsman recurrió a algunos actores que ya conocía de trabajos anteriores y que, además, eran sus amigos. Entre ellos, confirmaron su presencia Russell Crowe y Jennifer Connelly, la pareja protagónica de “Una mente brillante”, y Will Smith (“Hancock”, “Soy leyenda”), en todos los casos con la aclaración de que se trataría de cachets limitados. De hecho Goldsman renunció a parte de sus propios honorarios y destinó a la película el monto que le correspondía por el Sindicato de Directores.
  En el momento de encarar el guión Goldsman dio prioridad a la historia de amor entre el ladrón del siglo XIX y una joven con poco tiempo de vida, en una novela con un componente mítico. Varios contratiempos se cruzaron en el proceso de rodaje, como la complejidad de rodar en locaciones en la ciudad de Nueva York, el paso del huracán Sandy y la quiebra de una empresa que realizaba algunos efectos visuales. Pese a todo Goldsman siguió adelante con el proyecto.
  “Yo soy el tipo de romántico que le gusta encontrar el significado en las cosas”, aseguró Goldsman. “Ya en su curso natural, la vida es lo suficientemente dura. Y si podés encontrar la esperanza por debajo de eso, entonces hay un poco de consuelo. Eso es lo que he aprendido de todos modos. Y creo que ese sentimiento está en la película”, afirmó.

Por la ruta fantástica

Akiva Goldsman es una suerte de especialista en éxitos donde este neoyorquino puede desarrollar su pasión por la intriga, la ciencia ficción y los ingredientes fantásticos y emocionales. De hecho su primer trabajo como guionista fue la nueva versión de un clásico de los 60. Goldsman tuvo la responsabilidad, en 1998, de llevar a la pantalla grande "Perdidos en el espacio" que fue una de las series más populares de la televisión en el que la familia Robinson atraviesa el espacio exterior buscando un lugar habitable para la humanidad, con Gary Oldman, William Hurt y Matt LeBlanc en los roles protagónicos. Según el portal boxofficemojo.com las películas más taquilleras para las cuales firmó el guión confirman la tendencia con una lista encabezada por "El código Da Vinci", con 758 millones de dólares recaudados alrededor del mundo. Le siguen "Soy leyenda" (585 millones), "Angeles y demonios" (485), "Yo, Robot" (347), "Batman eternamente" (336) y "Una mente brillante", con 313 millones de dólares. "Perdidos en el espacio", fue, de hecho, un gran comienzo que recaudó 136 millones de dólares alrededor del mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS