"El cine de terror de calidad está creciendo en toda Latinoamérica"

Los directores Luciano y Nicolás Onetti contaron por qué su nuevo filme "Los olvidados" está inspirado en Epecuén, el pueblo que quedó en ruinas tras una inundación

Miércoles 07 de Marzo de 2018

Los realizadores Luciano y Nicolás Onetti estrenan mañana en todo el país la película "Los olvidados", en la que apuestan al género de terror, con una historia que transcurre en las ruinas del devastado pueblo bonaerense de Epecuén. La película aborda la historia de un grupo de jóvenes que viaja a filmar un documental sobre la catástrofe natural ocurrida en Epecuén, que quedó bajo el agua en 1985. Guiados por una chica oriunda del lugar, que vivió la terrible inundación cuando era una niña, los jóvenes no sólo encontrarán testimonios estremecedores, sino que deberán enfrentarse a personajes escalofriantes que habitan ese pueblo fantasma. El filme cuenta un elenco conformado por Mirta Busnelli, Gustavo Garzón, Agustín Pardella, Victoria Maurette, Victorio D`Alessandro, Damián Dreizik y Paula Prasca, entre otros. Los hermanos Onetti debutaron en el cine en 2013 con "Sonno Profondo", y dos años más tarde estrenaron "Francesca", dos largometrajes que bucean en el terror y en el thriller y que cosecharon buenas críticas.

"En esta película buscamos homenajear a los olvidados de Epecuén, a aquellos que tuvieron que dejar su pasado, su infancia y su historia, y también al realizador Tob Hooper, nuestro referente en el género slasher. Además quisimos cumplir el sueño de filmar una película de calidad haciendo el género que nos gusta desde chicos", manifestó Luciano Onetti en una entrevista con Télam. Por su parte, su hermano Nicolás agregó que una de las principales metas que tenían "era realizar una película comparable con las producciones norteamericanas y demostrar que tomando decisiones acertadas respecto a la elección tanto del equipo técnico como del elenco se pueden realizar proyectos de alta calidad en Latinoamérica".

—¿Cómo fue la génesis del proyecto?

Luciano: el proyecto surge en 2015, luego de un viaje familiar que hicimos para conocer Epecuén, ya que habíamos quedado impactados con la historia del lugar. Ni bien llegamos pensamos en hacer una película de terror, no porque la zona transmitiera eso, de hecho respetamos mucho a las familias que tuvieron que irse de Epecuén, sino que con Nicolás veníamos haciendo género de terror. No se nos hubiera ocurrido hacer una película de amor posapocalíptica, ni mucho menos una comedia. Los sucesos que ocurrieron ahí fueron espantosos.

Nicolás: fue tanto el impacto que nos generaron las ruinas y la destrucción del lugar que decidimos en ese mismo viaje filmar una escena improvisada, la cual fue incluida en nuestra película anterior, "Francesca", y que sólo muy pocos se han dado cuenta que fue filmada en Epecuén.

—¿Cómo fue el planteo narrativo?

Nicolás: el planteo fue seguir el hilo del "slasher" clásico. Dejemos en claro que este es un subgénero dentro del terror. Hay clichés muy marcados, como en todo género, en los que hay normas y esquemas, así funcionan y no de otra manera.

—Cuentan con elementos del documental, de hecho la catástrofe climática es verídica, y la combinan con el género de horror, ¿qué le suma esto a la trama?

Luciano: creemos que Epecuén es un protagonista más de la película, que habla por sí solo. Las ruinas cuentan su historia. Es claro que esto le da una cualidad dramática a la trama. Tampoco pudimos contar mucho de lo que Epecuén se merece, sino quizás para eso deberíamos haber realizado un documental.

Nicolás: la historia real acerca de lo sucedido le da una mística a la película. Pensar que una ciudad que hasta el año 85 albergó a miles de turistas por año se inundó totalmente y permaneció 30 años bajo el agua da escalofríos. Más aún cuando el agua retrocedió y las ruinas quedaron expuestas. Todo este espanto incorporado a una película de terror es una combinación explosiva.

—¿Qué elementos tuvieron en cuenta para formular el horror en la trama?

Luciano: el elemento principal para formular el horror fue el matadero construido por el gran Francisco Salamone, cuyas otras obras están desplegadas en distintos pueblos de la provincia de Buenos Aires. Y finalmente las características de los personajes que suponen personalidades terroríficas.

Nicolás: otro de los elementos que nos deslumbró fue el cementerio, el cual incorporamos inmediatamente como locación. Todavía se pueden ver las tumbas y bóvedas, e incluso huesos de las personas que fueron enterradas allí antes de la inundación. Precisamente uno de los mejores planos de la película fue realizado en el cementerio a través de una toma aérea con drone.

—¿Cómo fueron pensados los personajes?

Luciano: la idea fue separar claramente al grupo de los "buenos" y de los "malos", por así decirlo, que a veces actúan como el yin y el yang en la vida. Cada uno de ellos debía diferenciarse con sólo verlos. Pensamos como la contraposición de dos familias: una familia de amigos que van a filmar un documental y una familia que decidió no irse de Epecuén tras la inundación.

Nicolás: la composición de los personajes tuvo como objetivo que cada uno tuviese la misma importancia en cuanto al desarrollo de la historia. Fue sumamente importante la charla que tuvimos en la previa con cada uno de los actores, los cuales se comprometieron con el proyecto y tuvieron aportes grandiosos. Incluso alguna de esas ideas que no estaban en el guión luego fueron partes fundamentales de la película.

—¿Cómo ven en la actualidad el género de terror en el cine argentino?

Luciano: todo ha cambiado desde hace ya unos pocos años. Mucho se debe al avance de la tecnología en cámaras y efectos especiales, y la posibilidad de poder acceder a esto fácilmente en nuestro país. Ya sea de manera independiente o sustentados por organismos como el Incaa, sin el cual hubiera sido imposible para nosotros hacer esta película.

Nicolás: el cine de terror de calidad está creciendo en toda Latinoamérica y está muy bien visto en el exterior. Las películas reciben una gran cantidad de premios internacionales y tienen distribución en muchos países. Esto despertó la curiosidad tanto del espectador como de los actores argentinos.

hermanos. Luciano (derecha) y Nicolás Onetti vuelven a apostar al terror y al suspenso en su tercer largometraje.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});