Escenario

El cine explora la vida de Salvador Benesdra, un talento valorado luego de su muerte

El documental "Entre gatos universalmente pardos", en parte rodado en Rosario, recorre las ideas y el accidentado derrotero de "El traductor", la novela póstuma del periodista.

Lunes 06 de Mayo de 2019

Ariel Borenstein y Damián Finvarb reflejan en el documental "Entre gatos universalmente pardos", la figura y pensamiento del periodista Salvador Benesdra, autor de "El traductor", una novela escrita en los 90 y que fue valorada y publicada en 1998, luego de su suicidio ocurrido dos años antes. Borenstein aseguró que el contexto nacional e internacional que evoca el documental tiene puntos de contacto con la actualidad. "Hay muchos aspectos en común hoy con los 90 que tan bien retrató Benesdra. Se vive nuevamente una ofensiva hacia los trabajadores como en aquellos años", aseguró el director, y añadió que esa situación, sin embargo, generó como reacción que "incluso a nivel mundial se vuelve a hablar de socialismo". El documental podrá verse mañana, el jueves y el martes 14, a las 20, en el cine Arteón (Sarmiento 778).

"El traductor" es una novela de 670 páginas escrita por Benesdra cuando trabajaba en la sección Internacionales del diario Página/12. La novela cuenta una parte de la vida de Ricardo Zevi, traductor, trotskista, quien mientras va transitando los sucesos mundiales de la época y la amenaza de sus propios delirios, lucha en antológicas asambleas gremiales en el medio el que trabaja, intenta encausar su relación con una mujer y polemiza con un supuesto filósofo alemán de derecha al que está traduciendo.

Benesdra, de origen trotskista, experimentó una crisis ideológica luego de la caída del Muro de Berlín. Eso sumado al hecho de haber sido despedido de su trabajo, lo llevaron a arrojarse al vacío desde el décimo piso.

Borenstein es periodista deportivo autor del libro "Don Julio", acerca de Julio Grondona y codirector de "En obra" y "Viaje al centro de la producción", documentales que compartió con Finvarb.

—¿Qué te atrajo de la figura de Salvador Benesdra?

—La motivación para hacer el documental surge a partir de su novela "El traductor", que leí al poco tiempo que se publicó por primera vez en 1998. Había conocido a Salvador en Página/12 y me tocó compartir con él la lucha contra los despidos masivos en 1995. La novela me atrapó: me pareció que entre otros temas que toca, profundizaba sobre lo que significó para parte de la generación de los 60 y 70 la derrota de los 90: la caída del Muro de Berlín, el fin de la Unión Soviética, la conversión del peronismo al neoliberalismo. Damián Finvarb, con quien hacemos en común los documentales, también se entusiasmó al leerla y fue el punto de partida del proyecto.

—Rosario también está presente en el guión a través de testimonios de personas relacionadas con Benesdra. ¿Cómo llegaron a ellos?

—Tanto Nora (Avaro) como Julia (Musitano) tuvieron la generosidad de acompañarnos en el estreno en Rosario en el Cine Arteón por iniciativa de Caro Rolle de Beatriz Viterbo Editora. Fue muy rico el intercambio con la gente que fue a ver la película durante una hora y media. Para el documental entrevistamos a Nora a partir de tomar conocimiento de un trabajo que realizó sobre Benesdra para jornadas sobre el realismo en la literatura. Su aporte es muy importante para la película. También entrevistamos a Adriana Astutti, quien lamentablemente murió dos años atrás. Adriana cuenta en la película sus largas charlas con Benesdra cuando la llamaba en su recorrida por las distintas editoriales a la búsqueda de que le editen su novela. Otro rosarino que aparece en la película es Elvio Gandolfo, quien fue jurado del Premio Planeta de 1995 en el que "El traductor" fue finalista.

—¿Qué tiene para contarle a la actualidad la historia de Benesdra?

—Hay muchos aspectos en común hoy con los 90 que tan bien retrató Benesdra. Se vive nuevamente una ofensiva hacia los trabajadores como en aquellos años y hoy hay gobierno con aspectos parecidos a los de entonces como el de (Mauricio) Macri, (Jair) Bolsonaro o (Donald) Trump. Sin embargo, en los 90 el capitalismo estaba a la ofensiva. Hoy en cambio, el mismo día que asume Trump, un millón de mujeres salen a las calles a repudiarlo y enfrentarlo. Incluso a nivel mundial se vuelve a hablar de socialismo. Por algo tanto Trump como Bolsonaro se jactan de que en sus países "no volverá el socialismo". Evidentemente están preocupados porque la bronca con la situación que se vive de lugar a que las nuevas generaciones recreen alternativas de transformación, el socialismo como sistema opuesto al que vivimos, con el protagonismo de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes. Cuando Salvador escribió "El traductor" el clima político era de derrota.

equipo. Damián Finvarb y Ariel Borenstein, codirectores de la película.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});