Escenario

El cine argentino, con clima de western

"Aballay, el hombre sin miedo" se suma a un género tradicional de la cinematografía criolla. El director Fernando Spiner dijo que el filme, que se estrena el jueves, es "un viaje a la historia".

Martes 21 de Junio de 2011

El cuento "Aballay", de Antonio Di Benedetto, es el punto de partida que tomó el director Fernando Spiner para su cuarto largometraje "Aballay, el hombre sin miedo". El filme, que se estrena el jueves, gira en torno a la "la idea de la culpa, del asesino torturado por ser consciente de eso, y por los tópicos de la venganza",adelantó el director a La Capital. El cineasta definió la película como un western argentino al tiempo que señaló que está atravesado por un "tema actual como es la violencia".

-¿Cómo surge la idea de filmar el cuento de Di Benedetto?

-Hace veinte años que tengo esta idea. Tuve varios intentos fallidos de coproducción con Italia, Francia, España, pero no se dieron... afortunadamente, porque la película tiene entre sus cualidades la de ser bien argentina. Es una película que pude hacer gracias as un premio del Instituto de Cine y por el deseo de hacer un western en Argentina.

-¿Qué te atrajo del cuento?

-Su tema, la idea de la culpa, del asesino torturado por ser consciente de eso, y por los tópicos de la venganza. Además, lo interesante y original que era este personaje, coincidió con mis ganas de hacer un western porque nuestra historia es muy afín a a ese género, bastante influenciado por la figura de Hugo Fregonese y del filme "Pampa bárbara", que son una tradición del género gauchesco como puede ser también "Juan Moreira", de Leonardo Favio.

-¿Qué cualidad de lo argentino encontrás en el western?

-Creo que los western transcurren en un territorio similar a los espacios de Argentina, un lugar que hay que conquistar, donde lo que prima es la ley del más fuerte. Son hombres a caballo, es un mundo extremadamente violento. El genocidio indio también es común, así que es género que podría ser nuestro por nuestra historia genuina.

-¿Qué directores te influenciaron del western estadounidense?

-Por un lado esta película tiene un poco que ver con la obra de Sam Peckinpah, aunque también me gusta Glauber Rocha y uno de John Huston que es "El tesoro de la Sierra Madre". También me gusta Sergio Leone, con el espagueti western.

-¿Se puede trazar un paralelo entre el relato de la película y la actualidad?

-Personalmente creo que sí porque el tema es la violencia y ese es un tema actual. Es una tema de la humanidad. Es la cuestión inmediata de la violencia social que padecemos. Creo que la película tiene una reflexión interesante y es que el que ejerce la violencia la padece tanto como el que la sufre. Por lo menos ese es el punto de vista que toma esta película y que es interesante como un elementos para aportar a la reflexión.

-Aballay intenta redimirse. ¿Qué opinás de ese aspecto del personaje?

-El personaje descubre la culpa, el dolor que no puede expresar, pero cuando el hijo de uno sus víctimas lo mira por primera vez le pasa algo. Desata algo que tiene que ver con su propia historia, con la violencia que padeció de niño. Yo no soy cristiano, soy agnóstico, creo en la posibilidad de reconocer la realidad y admitir los errores superando el propio ego. Pero quizás eso merezca una reflexión y una charla más larga.

-Con la referencia que hacés a la violencia como algo colectivo, ¿"Aballay..." se diferencia de una serie de películas que hacen foco en los conflictos individuales?

-Lo que veo en el cine argentino es que hay muy buenas películas y todo tipo de género. Hay películas personales, muy artesanales, y hay otras más industriales, pero en general es un nivel muy bueno. Me alegra insertarme en ese contexto. Creo que esta peli se suma a un género que tuvo un recorrido en el cine argentino. Nuestro cine tiene una historia muy rica. Tenemos muchas tradiciones muy interesantes para revisar y como para nutrirse. Ojalá que esta película pase al ámbito de lo popular y así poder regenerar el círculo.

-¿Cuál es la dificultad de hacer algo popular, que genere empatía?

-En este caso está inserta en nuestra historia, pero con un relato de aventuras y épico, corrido del género de época que es bastante acartonado, y corrido de la gauchesca más tradicional, que es la pampeana. Es una gauchesca diferente porque es de los valles calchaquíes donde filmamos. Se diferencia tanto en el ámbito como en los modos de hablar, costumbres e historia del lugar. Mi apuesta a que una cosa sea popular tiene que ver con introducir a la gente en un mundo donde hay una historia que pueda atraparlo y esta película es un viaje a nuestra propia historia.

Pachamama

“Lo más interesante fue el vínculo que establecimos con la comunidad amaicha. Con el cacique y con el consejo de ancianos llegamos a un acuerdo comercial y espiritual”, contó Fernando Spiner sobre el rodaje en los valles calchaquíes. “Ellos hicieron ceremonias a la Pachamama para bendecir la película y el 25 de mayo les motramos la película terminada antes del estreno nacional. Fue muy emocionante cerrar un vínculo de cumplimiento de los acuerdos. Fue algo inolvidable”, recordó el director.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario