Escenario

"El Che tenía cosas destacables y una de ellas era su gran voluntad"

Benicio del Toro dijo que el filme sobre Ernesto Guevara subraya el costado humano. El actor presentó en Buenos Aires "Che, el argentino", de Steven Soderbergh.

Miércoles 29 de Octubre de 2008

El actor puertorriqueño Benicio del Toro, quien personifica al Che Guevara en el filme "Che, el argentino" que se estrenará en Argentina el 13 de noviembre, consideró que el revolucionario argentino-cubano "tiene muchos lados destacables, pero la voluntad es una de sus facetas más importantes".

Durante una conferencia de prensa realizada en el salón de un hotel de Puerto Madero adornado por una estatua del Che realizada por Fernando Pugliese, el reconocido intérprete de películas como "Traffic", "21 gramos" y "Los sospechosos de siempre" hizo equilibrio entre la promoción de la nueva cinta y los apuntes "políticamente correctos" en castellano.

"Creo que el Che es una de las figuras más relevantes de Latinoamérica", dijo Del Toro, también productor del filme dirigido por Steven Soderbergh. Consultado acerca de las posiciones políticas de Guevara, dijo: "Era una época muy distinta a la que se vive ahora. Era una década muy violenta y al hecho de tomar las armas no lo puedo juzgar porque no viví ese momento".

Cambiar el mundo."Era un momento en el que parecía que se podía cambiar el mundo y el Che estaba en contra del hambre y la injusticia que todavía existe en Latinoamérica", se explayó el actor. Un poco menos cautelosa, la productora Laura Bickford que acompañó a Del Toro en la charla, expresó: "Nosotros compartimos los valores e ideales del Che. Son valores que consideramos universales y aunque no estuvimos allí, podríamos haber estado".

El artista retomó la palabra para enfocar el lado humano de uno de los hacedores de la Revolución Cubana y contó que fue "aprendiendo del Che durante 6 ó 7 años". "Lo primero que leí fue una compilación de unas cartas que él les escribió a su madre y a otros familiares", agregó.

"Cuando vine a la Argentina a investigar acerca de su vida —resaltó—, me impresionó cómo lo quería la familia. Creo que él tuvo una enseñanza de amor a temprana edad porque existía ese amor de familia".

Tratando de ligar esa sensación con lo volcado en el filme, Del Toro destacó que "la película es como una fruta: nutre y educa. Yo aprendí mucho haciéndola y siento que es muy inspiradora".

Del Toro no halló profecía entre el estreno de la película y la crisis financiera mundial. "Son cosas que no están bajo nuestro control, pero estamos expectantes", dijo.

Al desentrañar pliegues del proyecto, confesó que cuando el director Soderbergh le propuso "ser Guevara", le vio la "cara de pánico" y le dijo: "«Nadie puede hacer del Che Guevara pero tratemos» y eso me sonó muy guevarista".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario