Escenario

El Chaqueño Palavecino brilló en la cuarta luna de Cosquín

El Chaqueño Palavecino fue el gran protagonista de la cuarta noche del Festival de Cosquín, donde ofreció un recital de tres horas de zambas, chacareras, gatos y coplas.

Miércoles 23 de Enero de 2008

Cosquín.- El Chaqueño Palavecino fue el gran protagonista de la cuarta noche del Festival de Cosquín, donde ofreció un recital de tres horas de zambas, chacareras, gatos y coplas.  En una plaza colmada por poco más de trece mil personas y unas  diez mil que se apostaron en las inmediaciones, el cantor volvió a demostrar que es una de las figuras más convocantes del mapa festivalero argentino.

Sin pausas, sólo para tomarse el tiempo para dialogar con su público que lo esperaba desde bien temprano, Palavecino desgranó 44 composiciones, donde juntó las más recientes de su álbum “Chaco escondido, yo soy de allá” con los  clásicos que la gente quería escuchar.

Así junto a su numerosa banda de guitarras, violines,  bandoneón y bombo, cantó “La taleñita”, “La refranera”, “La sin corazón”, “Mataco Diaz”, “Del dicho al hecho”, “Puerto Tirol”,  “Celoso no soy”, “Amorcito”, “Juan de la Calle”, “Que me olvides  tu” y “Cuando llora la guitarra” para culminar a toda voz con “Balderrama”.

Otra de las grandes atracciones de esta cuarta luna fue la actuación del conjunto vocal Opus Cuatro, con la presencia de uno  de sus fundadores, Lino Bugallo. Los salteños Huayras, con una propuesta joven y de apuesta al  nuevo cancionero, recibieron los aplausos a su “Sixto violín” y  “Zamba del negro alegre”, que los acerca a al posibilidad de la  consagración; lo mismo que el jujeño Bruno Arias, quien mostró su  personalidad con “Zamba de los mineros” y “Changuito voz de  urpila”.

El espectáculo integral “Salta es una fiesta” con Juan Carlos  Saravia, Melania Pérez, Las Voces de Orán, Marina y Hugo Giménez y  el Ballet Camin tuvo uno de los momentos más emotivos de la noche con la interpretación de la zamba “Cuando me acuerdo de Salta”. Un “te queremos Chango, te queremos” se escuchó con fuerza  desde el escenario y fue una suerte de homenaje al Chango Nieto,  que se encuentra con problemas de salud.

De San Juan llegó Claudia Pirán, quien ya había sido elegida consagración de Cosquín. Esta vez deleitó sobre el escenario con  su antología del tango “Nada” y la cueca “Corazón”, propia de su región. Cuti y Roberto Carabajal llenaron el aire de chacareras  santiagueñas; Julio Lacarra regresó a Cosquín después de 27 años con su estilo bien urbano y simple y Claudio Toro -hijo de Daniel- entonó “Mi principito” y “Malagueña”.

Completaron la cuarta luna Quebracho, Los Caldenes, Mariano  Fretes y del pre Cosquín, Angeles Braceras (solista vocal) de  Chascomús y el solista instrumental Cristian Guzmán. (Télam).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario