Escenario

El cantor que sigue cumpliendo sueños y es fiel a sí mismo

Luciano Pereyra conmovió a todos en un Metropolitano colmado de fans. Una merecida celebración de 20 años con la música.

Lunes 17 de Septiembre de 2018

Luciano Pereyra celebró sus 20 años de trayectoria el sábado en un Salón Metropolitano que lució repleto. Reunió una treintena de canciones de distintas etapas de su periplo artístico en un vertiginoso show de dos horas. A días de cumplir años (el viernes cumple 37), llegó a Rosario con la idea de darlo todo en una celebración en la que compartió protagonismo con sus fanáticas. Las entradas se agotaron y, minutos antes del show, se agregaron butacas en los costados. Si bien el repaso no fue cronológico, contempló a todas las generaciones de seguidores.


Mientras comenzaba a sonar la banda dirigida por el bajista cordobés Darío Pacheco, en el arranque se difundieron imágenes que relataban su historia artística. Arrancó con "Me gusta amarte", del reciente disco, con la base reggaetonera que pega en estos tiempos, recibiendo los primeros piropos, muchos de ellos irrepetibles. "Ay, que lindo que estás!", entre los más suaves.

Romántico y seductor, Pereyra ofreció un set inicial cuidando la garganta. Sin desafinar ni exigir las cuerdas vocales, cantó "Sin testigos" acompañado por la gente. "Muy buenas noches Rosario, cómo están?", saludó agradeciendo el cariño por el recibimiento.

Cargándose de la energía que le brindaba el público, se motivó a sí mismo para entregarse entero y, después de "Seré", se mostró emocionado por el afecto y la fidelidad.

El amplio escenario le permitió desplazarse y sumar seducción con los movimientos. Disparó un guiño a sus orígenes folclóricos con "Chaupi corazón", la chacarera que dedicó a los que dejan su tierra y que remite a los tiempos en que Don Angel, su padre, lo llevaba por los caminos de ese género.

Es la música que escucha en su intimidad y en los shows improvisa un zapateo que multiplica el delirio de las fanáticas. Casi sin pausa ni respiro, propuso seguir bailando con la cumbia "El vestido rojo". Reflexionó luego sobre el festejo de los veinte años y agradeció "poder hacer lo que me gusta".

En el show también hubo un espacio para el recuerdo de Horacio Guarany. "El quería mucho a Rosario, anda dando vueltas por acá seguramente", dijo sobre quien imortalizó el tema "Si se calla el cantor. Con imágenes de su padrino y mentor participando en el clip, Pereyra realizó el homenaje a "El Potro" con "Memorias de una vieja canción".

En otro momento, a Luciano le costó hilvanar el discurso por los gritos cuando trató de pedir atención al mensaje que quería transmitir. Pidió "ayudar al que necesita" y "los regalos que pensaron para mí llévenlos a algún comedor ó merendero". Lo emotivo lo llevó a la crítica: "muchos de nuestros representantes deberían copiarle a la gente solidaria", expresó con firmeza.

Relajado, se puso a recordar antiguas canciones con fragmentos de "Desde que tú te has ido", entre otras. Fue un tramo sereno donde logró que lo escuchen y luego cambió rotundamente de clima con "Soy un inconciente" y "Llegaste", encendiendo a todas con el regalo de la camisa a la platea. Incluyó "Tu dolor", "Perdóname" y otras en un bloque de baladas que desembocó en un segmento más provocador y erótico con "Y así, y así".

Se dispuso a presentar a los músicos jugando sensual e improvisando una letra para elogiar a las rosarinas. Luego de "Es mi culpa", volvió a agradecer por los veinte años de compañía y decidió dar un arriesgado salto para descender del escenario. Provocó un caótico delirio y, multiplicando la labor de la Seguridad, recorrió el frente de la platea cantando como pudo el hit "Qué suerte tiene él".

Para el final eligió "Porque aún te amo" y "Como tú". "Chau cosita preciosa", dijo secándose el rostro con una toalla que también regaló al público, envuelto en una lluvia de papelitos para cerrar la fiesta.

Luciano Pereyra se encuentra hoy instalado en esa privilegiada zona de confort que significa su envidiable convocatoria, además de casi un millón de escuchas mensuales en Spotify. Originalmente en el folclore, hoy en el pop latino, el artista de Luján está cumpliendo sus sueños y continúa una exitosa gira que finalizará con el concierto de diciembre en el estadio de Vélez Sarsfield.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario