Escenario

El baile solidario que abrió otros caminos

Domingo 20 de Enero de 2008

“«Bailando por un sueño» no cambió mi vida. Creo que en algún punto cambia mi profesión, que es algo diferente. Hay que saber saber diferenciar la vida de la profesión, lo personal de lo profesional. «Bailando por un sueño» realmente fue algo que marcó un punto de inflexión en mi carrera. Partí con límites, pero me abrí a cosas que por ahí no estaba dispuesta o no estaba preparada para hacer. Todo pasa por algo en la vida. Gracias a como se fue dando y a que yo me abrí a esa oportunidad, se abrieron otras puertas a gente que me veía sólo de una forma. Ahora se puede ver cómo soy algo que con el modelaje es mucho más difícil de mostrar”.

Liz, quien se embarcó en el ciclo para intentar ayudar a una niña que tiene que ser sometida a una operación de la vista, dijo que “hay un propuesta” para participar de una nueva edición. La modelo reconoció que su aspecto fue importante para abrirle las puertas a otros trabajos. Pero, ¿le cerró otras?: “Sería muy egoísta decir eso, ¿no? Teniendo tantas oportunidades, dándome un lugar de privilegio, en un trabajo en el cual con el tiempo aprendí a querer y sentirme cómoda”..

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario