Escenario

El atractivo y los trastornos de vivir una eternidad

La compañía Scéne arte dramático vuelve a escena con la comedia musical "Unicas: vampiras", basada en cuentos de Lauro Campos

Domingo 16 de Febrero de 2020

“Creo que estamos en un momento justo para hacer valer el poder que tienen estas vampiras, que son determinadas, fuertes, independientes y líderes”. Así lo afirmó Esteban Merdeni, director general junto a Esilda Giancola de “Unicas: Vampiras”, que se repone hoy, a las 21, en el Complejo Cultural Atlas (Mitre 645). La pieza, que según el director puede interpretarse como un “homenaje al empoderamiento femenino”, reúne a un grupo de mujeres que llevan siglos sin verse y que se “se divierten hablando de sexo, son nostálgicas con el amor y crueles e irónicas por momentos”, agregó Merdeni sobre este trabajo de la compañía Scéne Arte Dramático, la misma que puso en escena una premiada versión de “Calígula”. Actúan Andrea López Mediza, Susana Kreig, Silvia Galizzi, Julia Ambrozio, Giuliana Benitez, Isabella Olivero, Melani Hess, Esilda Giancola, Martina Antonucci y Agostina Moresco, bajo la dirección actoral de Oscar Fernández Fini.

   —¿Qué variantes propone “Vampiras” con respecto a las obras clásicas sobre vampiros?

   —Van a encontrar en nuestras vampiras un comportamiento tan semejante al de cualquier mortal, que asusta un poco. Ellas se juntan a tomar el té, se divierten hablando de sexo, son nostálgicas con el amor, crueles y también irónicas por momentos. Cómo suele decir Fini, hay muchos vampiros terrenales. Y conservamos la clásica elegancia que en vampiros se conoce, de estética y formas, con un vestuario que impacta, diseñado por Tony Escobar y Pablo Avalle, y el maquillaje a cargo de Leonardo Centeno. También los peinados acompañan estas caracterizaciones, de la mano de Marcelo Pepo y Sony Roca.

   —¿De qué manera resultaron una inspiración los textos de Lauro Campos?

   —Antes de sentarnos a escribir esta obra, nos reunimos Esilda Giancola, codirectora de Scéne Arte Dramático, y con Fini, con quien veníamos trabajando en “Travis ¡No!”, una comedia musical de nuestra autoría que él protagonizó en 2019, con el fin de proyectar nuevas cosas. Ella nos trajo el libro “Sábanas de seda”, de Campos, que contenía varios cuentos vampíricos, para que lo leyéramos y pensáramos si podríamos armar algo desde ahí. Fue en breve que pedimos reunirnos con Lauro, y con absoluta generosidad nos cedió la libertad de representar algunos de estos cuentos, habiendo adaptado previamente estas historias a teatro, y transformando los personajes según nuestra visión, y luego a sólo mujeres. Fue muy gracioso cuando Lauro, luego de una de las funciones, subió al escenario a decir unas palabras después de verla por primera vez, y de una manera muy divertida cuenta que sus vampiros no eran tan promiscuos. Si bien no hay escenas de sexo, quisimos que ellas tengan un perfil abierto y liberal en la manera de jugar o expresarse, sin limitaciones, con el fin de incomodar por momentos o divertir en consecuencia.

   —¿En qué contexto se da la reunión de las vampiras?

   —Estas vampiras son tres amigas que se reencuentran después de algunos siglos sin verse para completar un ritual. Ellas eran amigas desde humanas, niñas, atendidas por Arleris, ama de llave de Mercedes (una de ellas), quien esconde un secreto, pero eso lo va a averiguar el espectador en estas funciones. Ellas terminan siendo vampirizadas, y así comienza su nueva vida eterna, llena de anécdotas que van a compartir en la mesa, mientras toman el té y ejecutan el ritual. Hay amores perdidos, víctimas sexuales, trabajos indeseados para subsistir, conflictos con la luz solar y los espejos, son algunos de los temas que abordan estas vampiras en una comedia de suspenso musical, que transcurre en la antigua casa de Mercedes, habitada sólo por mujeres.

   —Los vampiros tradicionalmente son hombres. ¿Qué lectura se podría hacer de estos personajes a la luz de los movimientos que reivindican el empoderamiento de las mujeres?

   —Creo que estamos en un momento justo para hacer valer el poder que estas vampiras tienen, siendo determinadas, fuertes, independientes y líderes, trascendiendo. Y es en homenaje al empoderamiento femenino que decidimos titular esta obra “Unicas” en este primer volumen, y digo primer volumen porque tenemos ganas de volver a escribir sobre mujeres únicas.

   —¿Por qué el tema de los vampiros continúa siendo atractivo para la sociedad, el cine y el teatro?

   —Las historias de vampiros no pasan de moda, sin dudas. Supongo que es por todo el encanto y romanticismo que rodean la mística del vampiro. Su belleza, elegancia, sensualidad, siempre poderosos, el juego de la vida eterna o la muerte, y todo lo sexual que se relaciona con poseer a otros.

   —Ya fueron distinguidos con los Premios Hugo por “Calígula”. ¿Esperan que ocurra lo mismo con “Vampiras”?

   —Estamos muy felices de poder poner en escena nuevamente “Vampiras” sobre todo porque la repercusión que tuvieron las funciones del año pasado permitieron que la obra llegara a oídos de los Premios Hugo al teatro musical. El año pasado nos premiaron por nuestro trabajo con “Calígula”, con el galardón a mejor obra federal, recibimos la estatuilla en el Centro Cultural Kirchner en un acto televisado por la TV Pública, ante colegas del ambiente del teatro que tanto admiramos, como Raúl Lavié, Juan Rodó y Ricky Pashkus. Ahora con “Vampiras” tuvimos el honor de recibir nuevamente al jurado de esos premios y esperamos que pueda trascender otro de nuestros trabajos porque amamos lo que hacemos y estamos agradecidos de poder no sólo realizar puestas en nuestra y otras ciudades, sino también poder dedicarnos a la formación de intérpretes de teatro musical.

Sobre Macbeth y ángeles sin paraíso

“Estamos trabajando en la dramaturgia de dos nuevas obras con intenciones de presentar alguna de estas dos durante este año”, adelantó Esteban Merdeni sobre los proyectos de Scéne Arte Dramático. “Una de ellas es una adaptación a danza teatro de «Macbeth», de Shakespeare. Nos encontramos adaptando la historia a una puesta casi sesenta por ciento bailada, que contará con un elenco numeroso, actuaciones puntuales y textos breves”.

En cuanto al segundo proyecto, el actor y director señaló que se trata de una obra de texto musicalizada. “No sabemos aún si tomará forma de musical, pero sí tendrá algunas canciones. Es un texto de Oscar Fini, por el momento con el nombre provisional de «La llamada de un ángel», donde un ángel expulsado del paraíso entra en conflicto con otros ángeles y con Dios, y se involucra con una mujer terrenal en tiempos actuales”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario