Escenario

El arte de iluminar el pasado para poder cambiar el futuro

Protagonizada por Diego Bollero y dirigida por Carlos Romagnoli, la obra “argentina de golpe” se presenta hoy en La Escalera.

Sábado 23 de Mayo de 2015

Un inmigrante, desde 1880 a 1916, un oligarca desde 1916 a 1945, un obrero de 1945 a 1955, un militar de 1955 a 1973, un militante peronista, de 1973 a 1976, y un desaparecido, desde 1976 a 1983, cuentan su relato sobre la historia en “Argentina de golpe”, que se presenta hoy y todos los sábados de mayo y junio, a las 21.30, en Sala La Escalera (9 de julio 324). Protagonizada por Diego Bollero y dirigida por Carlos Romagnoli, este relato se sumerge en imágenes y videos tomados por las cámaras de cada uno de los personajes.

    “El desafío de esta obra es recorrer un siglo en una hora. Los personajes relatan el siglo veinte de nuestro país, contando los hitos más importantes que dieron forma a la nación, incluyendo lo que nos marcó, nos hirió y nos inspiró, tratando de no tomar partido claro”, señaló el director.

   Las temáticas que aborda esta pieza son claras: desde lo político hasta lo social desde distintas clases sociales. La historia está contada desde la imagen y lo sonoro. “Los personajes sacan fotos que serán vistas en tiempo real, además de estar sustentada en la música de cada una de las épocas”, adelantó Romagnoli sobre su obra. Y continuó: “Tratamos de tener una mirada amplia y de incluir a todos los movimientos políticos, pero los anclajes elegidos son desde los seis golpes de estado que de alguna manera dieron forma institucional al país durante el siglo veinte”, destacó.

   En cuanto a la respuesta del público, Romagnoli reconoció que “la obra pueda generar un pensamiento deductivo sobre la situación política que hoy estamos atravesando”, sobre todo porque el teatro, “además de divertir o entretener, debe también crear conciencia, abrir puertas para agrandar las miradas y que la gente dependa de sus propias conclusiones y no de que otros le digan qué opinión debe tener”.
  
MEMORIA. “La obra literalmente bombardea los sentidos, desde el oído, la vista y también a la memoria. Hay mucha información. Hacía tiempo que quería incluir el video en una obra de manera que comulgue con la acción”, destacó el director. “Sin la memoria no somos nada. Nuestra conducta como seres humanos se ordena en base a los acontecimientos vividos, desde muy pequeños incluso, se dice por ahí que el carácter en una persona se forma en los primeros años de vida y de ahí se va organizando en la medida de los acontecimientos vividos. Revalorizar la memoria significa reencontramos a nosotros en el presente, encontrarnos y tomar conciencia de nuestras conductas, de nuestras elecciones, nos presenta como seres humanos pensantes y sensibles. Creo que una de las funciones del teatro es ser guardián y generador de memoria”.

Asimismo, el director aclaró que la obra no pretende dar un mensaje triste o desesperanzado, sino encontrar la luz que ilumine algunas de las razones del porqué de nuestro presente. “Es la única forma de poder cambiar algo en el futuro. Creo que no hay nada más fuerte que un pueblo que sabe ver hacia dónde va”, concluyó Romagnoli.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS