Escenario

El amor y los clásicos, según pasan los siglos

Esta premiada creación del director y dramaturgo Mariano Moro mixtura el mito de Fedra y "El banquete", de Platón.

Domingo 15 de Septiembre de 2019

En el marco del ciclo Escenarios entre el mar y el río que posibilita la presentación en Rosario de reconocidas obras marplatenses, hoy se presenta “Una mujer ardiendo, Fedra”, del dramaturgo Mariano Moro. La pieza cuenta con dos premios Estrella de Mar en los rubros mejor espectáculo y mejor dirección marplatense y sube a escena hoy, a las 20, en el teatro La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone).

   El mito de Fedra fue recreado innumerables veces en teatro, y en esta ocasión su director ofrece una versión irreverente y versificada. Moro, un reconocido dramaturgo marplatense, privilegia el trabajo sobre el verso dramático y poético, como es este caso. “¿Qué son el amor y el deseo? ¿cuántas clases de amor hay? ¿cuáles son sus consecuencias? ¿tiene límites?”, se pregunta el autor. El sentimiento apasionado y trágico de Fedra por su hijastro Hipólito contrasta con las reflexiones elegantes de seis personajes de “El banquete”, de Platón, ante el estupor de Teseo, el marido engañado, y de Enona, la fiel aunque intemperante criada.

   Sobre la elección de Fedra para esta puesta, Moro explicó: “Me gusta el teatro griego, y allí la encontré en el «Hipólito» de Eurípides. Me gusta el teatro clásico francés, y la «Fedra», de Racine, es canónica. Está en el teatro romano, en el español, en la ópera. Es un mito fundante de nuestra cultura. Más allá de eso, cuando la escribí en el 2000 la fijación de una mujer con un hombre más joven en términos mediáticos era algo a la vez escandaloso y recurrente, en su momento me divirtió jugar con eso”.

   Moro aseguró que en “El banquete” encontró la forma de abordar los héroes griegos, la mitología y la filosofía. “Tuve en la Facultad de Psicología un adoctrinamiento psicoanalítico del que reniego bastante, pero le reconozco a Lacan el haberme llamado la atención sobre el fino humor con que Platón relaciona homoeróticamente a sus personajes. La idea es contrastar ese pudor elegante con la brutalidad de los héroes trágicos, y también articular la pieza sobre los dos pilares con los que Grecia nos construyó, el filosófico y el poético-trágico”.

   Según Moro, en esta pieza que aborda la definición del amor le interesaba explorar la “herencia cultural, el lenguaje, los vínculos, las pasiones y el trabajo sobre el verso, como autor y con los actores, como director algo pedagogo”. “Las definiciones de amor que en «El banquete» dan los filósofos y poetas siguen titilando hoy, veinticinco siglos después, a veces sin que sepamos que nos vienen de ahí, y que nos inspiran o condicionan. Más allá de eso, hay cosas que no se pueden decir, porque no hay palabras para decirlas, como diría García Lorca, pero se pueden sentir, poner en movimiento, escenificar de algún modo”, completó.

Durante el ciclo Escenarios entre el mar y el río que culmina hoy con “Una mujer ardiendo, Fedra“, se presentaron cuatro reconocidas obras marplatenses. El ciclo plantea un intercambio de producciones entre Mar del Plata y Rosario y en una segunda etapa, irán a Mar del Plata elencos de la ciudad de Rosario. La selección de obras contempló las trayectorias de los grupos y en el caso de los elencos marplatenses se tuvo en cuenta el desempeño de las compañías sobre el escenario durante la temporada 2018/2019.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS