Escenario

"Edha", un thriller en el mundo de la moda

Daniel Burman es el autor y director de la primera serie argentina original de Netflix. El cambio de formato y la influencia del cine

Domingo 11 de Marzo de 2018

El mundo de la moda tiene claroscuros y "Edha" llega para exponerlos. En la primera serie original argentina de Netflix, la plataforma líder de la actualidad, el viernes próximo se estrena la ficción protagonizada por Juana Viale, el actor y modelo español Andrés Velencoso y Pablo Echarri. En diálogo con Escenario, el autor y director de la serie, Daniel Burman, reveló cuáles son los "tabúes entre las costuras" que muestra en este relato, destacó el cruce de géneros que eligió en su producción y cómo las series cambiaron definitivamente la manera de ver contenidos audiovisuales. "En la mayoría de las series, hay algo que se deposita en la sociedad y realmente es la sociedad la que decide qué ocurre con lo que está viendo, y creo que eso está bueno", dijo el realizador de "El rey del Once", "El nido vacío" y "El abrazo partido", entre otras películas.

   "Edha" es un thriller de ribetes dramáticos que se desarrolla en el mundo de la moda en el corazón de Buenos Aires. La protagonista es Edha (Juana Viale), una visionaria diseñadora, quien adoptará como musa inspiradora a Teo (Andrés Velencoso), un modelo bastante poco convencional.

   La química entre ellos será la fuente de inspiración para que Edha se lance a crear una novedosa línea de moda masculina. Pero nunca nada es lo que parece. Teo tendrá entre sus manos una galería de planes ocultos, que desatarán una seguidilla de traiciones que llevará a que todo lo que lucía glamoroso e impecable se derrumbe de un plumazo.

   La serie, que se enmarca en el desembarco de esa plataforma en la Argentina con títulos originales, contará además con un elenco de estrellas, entre las que se destaca Echarri, en una actuación de alto vuelo que Burman se encargará de jerarquizar en su charla con La Capital; Martín Seefeld, Flavio Mendoza, Delfina Chaves, Osmar Núñez, Sofía Castiglione y Daniel Hendler.

   "El ojo está puesto más que nada en el mundo de la moda. La idea era contar una historia de las dos caras de un universo que parece lleno de glam y luces, y en realidad esconde como todos los universos una parte más oscura, tabúes entre las costuras", dijo Burman. "Había mucho para contar, y de alguna manera el atractivo es que un cuento te revela algo que está adelante de tus ojos y uno no ve. Las cuestiones vinculadas a los modos de la producción en la moda pueden ser noticia de manera esporádica pero esconden historias como la que cuenta «Edha», que merecía ser contada", agregó.

   Para el director, que también se lució con la recordada "Esperando el mesías" y "Derecho de familia", "Edha" también propone privilegiar más la cuestión humana: "Hay un tema que tiene que ver con algo interesante y es ese de que la moda tiene que ver con algo superficial o frívolo. Y te doy un ejemplo, todos a la mañana nos vestimos con algo para salir a la calle e incluso para estar en nuestra casa. Entonces eso habla mucho más de nosotros que nuestra propia desnudez. Ya no es lo que somos, sino lo que queremos ser o queremos mostrar que somos".

   Burman consideró que "eso le da una profundidad, una proyección de nuestro cuerpo, de nuestro deseo, lo que nos gustaría que los demás vean de uno y lo que nos gustaría que los demás no vean de uno (risas). Que no se me note la panza, el hombro, usar chupin para parecer más alto, bueno, todo eso que parece gracioso y banal, no tiene nada de eso, es realmente muy profundo. Tiene que ver con nuestro ser y con nuestra existencia y cómo nos relacionamos con el resto del mundo".

Aldea universal. Al tratarse de la primera serie argentina de una plataforma líder aparece la presión, pese a que se trata de un realizador al que no le es ajeno el mundo audiovisual, ya que su primer largometraje "Un crisantemo estalla en cinco esquinas" es de 1997, más allá de varios cortometrajes producidos con anterioridad. "Sí (risas), sin dudas que la presión está, no cuando la hacía, pero ahora que sé que desde el próximo viernes va a estar disponible para más de 100 millones de personas en 190 países es una responsabilidad enorme. Pero también —agregó— es un placer y una alegría, toda mi vida he querido contar historias para que otros la lean o la vean o la escuchen, y bueno, ahora están todos del otro lado".

   "Pinta tu aldea y pintarás el mundo" escribió León Tolstoi y esas palabras tienen vigencia a la hora de la generación de contenidos locales con cierta mirada universal. La pregunta es si en los tiempos que corren, en pleno auge de las multiplataformas, hay que considerar otros parámetros expresivos o comunicacionales sabiendo que una serie filmada en Buenos Aires se podrá ver tanto en Colombia como en Japón.

   "Yo diría que cuando uno cuenta una historia local con mucha fidelidad, apasionado y bien construida, con personajes creíbles, y motivaciones que estén ancladas en las personalidades de los personajes, el cuento se hace universal solo. No hay una exigencia, el peor camino es pensar ¿qué es lo que va a querer un colombiano o un japonés? Me parece que ese es el camino asegurado hacia el fracaso. Aparte, Netflix hizo mucho hincapié en que quería una serie para el mundo, pero argentina", respondió.

   Con diez largometrajes en el hombro, Burman se encontró con otro escenario: pasar de la pantalla grande a la creación de una imagen que luego se verá en un televisor de 40 pulgadas, o bien en una tablet o también en un teléfono celular. Sin embargo, para el cineasta este cambio de soporte no se convirtió en un problema. "Hay cuestiones que son técnicas, o técnicas dramatúrgicas, digamos, pero hay otras que son menores. Lo importante es cierto pulso del relato que te genera la ansiedad de que te lo sigan contando, por lo tanto es más importante lo que no cambió que lo que cambió. Hay algo que no ha cambiado nunca y que tiene que ver con cómo construir un relato, un personaje, una trama; y el resto tiene que ver con exigencias técnicas, en el sentido más amplio, porque si ya sabés que muchas historias se consumen desde un celular no hay que pelearse con eso. Hay que saber que si hacés algo con muchos planos generales no los van a poder ver (risas) ", desdramatizó.

   Cuando "Breaking Bad" se convirtió en un fenómeno planetario uno de sus secretos fue que era la más cinematográfica de las series del momento. Ahora, no sólo cada vez son más las series con pulso de celuloide, sino que ya han tomado un registro propio de narrar, tanto que las grandes productoras de cine ya estarán evaluando si no deberían parecerse cada vez más a las series para sobrevivir.

Contaminación. Al respecto, Burman consideró que lo que actualmente ve "es que se está dando una contaminación, pero sana". Y agregó: "Creo que el cine está muy contaminado de la nueva modalidad de las series y las series siguen teniendo una contaminación del cine y del cine clásico. Capaz que un western de John Ford contamina una serie actual, pero alemana. Y está genial lo que se está dando, estamos logrando que haya muchas más historias dando vueltas y mucho más consumo de series. Creo que cuando se consume una serie se consume también de alguna otra manera literatura, música, cultura, se habilitan hábitos nuevos de investigación de universos, se detectan curiosidades, es todo positivo. Por lo menos para quienes hacemos historias y nos gustan que nos la cuenten no creo que la tecnología ponga nada en riesgo, todo lo contrario, es todo para celebrar".

   La mixtura de géneros, clave en el ADN de las series, también atraviesa a "Edha". "Hay cruce de géneros, pero es un drama basado en una venganza con una historia de pasión y sí tiene momentos de humor, tiene thriller, tiene misterio. Estoy de acuerdo con que hay algo de cruce de géneros que se está dando en las series y que me parece sano, porque el género es un instrumento, es un atajo con el espectador. Cuando ves un pueblo vacío, en medio de un desierto y llega un hombre a caballo, es un western, y es un atajo, es un instrumento casi técnico y si podés usarlo, mejor".

   Burman, quien eligió entre sus series favoritas a "The Affair", "The Americans" y "Homeland", dijo que comparte muchas veces las que siguen sus hijos, y que incluso recientemente se enganchó con "Dark". Para "Edha" destacó que la historia "habilita una segunda temporada", pero aún no está nada confirmado. En principio serán diez capítulos de 40 minutos cada uno y la protagonista excluyente será Juana Viale. Y aquí están los motivos de esa elección: "Fue una decisión en conjunto que tomamos con Netflix y tiene que ver con una protagonista vinculada al mundo de la moda, que tenía que representar un tipo de mujer y un estilo de personaje que generaba una transformación muy fuerte. Y Juana cumplía perfectamente con todas las condiciones".

   Hay casos en que la suma de temporadas puede llegar a desnaturalizar ciertas historias, como los casos de "The Walking Dead" o "Game Of Thrones", por citar dos de las más exitosas. Para Burman "muchas veces los creadores no tienen un derrotero ya planificado, sino que cuando se termina una serie empieza a interactuar con la sociedad, genera un nuevo impulso a continuar una historia, es un cuento bastante didáctico y dinámico y mucho menos explosivo de lo que se piensa". Y agregó que "se lanza una serie, se instala en la sociedad, algo sucede, algo no sucede, a partir de lo que sucede se genera un interés de ambas partes, surge una segunda temporada, después una tercera, es un proceso en realidad muy paso a paso. Seguramente el creador de «Game Of Thrones» cuando lanzó la primera nunca pensó que iba llegar hasta acá, ni lo había soñado capaz". "Eso pasa con la mayoría de las series —indicó— hay algo que se deposita en la sociedad y realmente la sociedad decide qué ocurre con eso, y eso creo que está bueno".

"El compromiso de Pablo Echarri con sus ideas lo enaltece y le da valor"

Recientemente Pablo Echarri no pudo participar de la miniserie "Sandro de América", porque desde la producción de Telefe se dijo que por su posición política, vinculada al kirchnerismo, "dividía la pantalla" en plena grieta social ¿Se puede separar a alguien de un elenco por pensar distinto? fue la pregunta que Escenario le planteó a Daniel Burman, quien defendió y jerarquizó a Echarri: "Son temas que me son absolutamente ajenos. Pablo Echarri es un actor con el que hace mucho tiempo yo quería trabajar porque es extraordinario y en esta serie la rompe. En un momento lo tenía al lado y lo abrazaba de agradecimiento porque nos haya dado su talento para esta producción". "Las ideas políticas o religiosas que un actor tenga, para mí es parte de su personalidad, le da valor que tenga un punto de vista sobre el mundo y la sociedad, las respeto, y de ninguna manera puede influir en mis ganas de trabajar con él, las comparta o no las comparta. En el caso de Pablo lo que me importa es su compromiso con el trabajo que es total, y el compromiso que él tenga con sus ideas lo enaltece y lo hace una persona mucho más atractiva", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});