Escenario

"Drácula", el antihéroe más romántico, ahora es rosarino

Estreno de La Academia del Broadway. Martín Selle contó cómo es este trabajo con música en vivo y la escenografía y vestuario de la puesta original a cargo de un elenco local

Viernes 19 de Junio de 2015

Drácula ahora es rosarino. Una de las comedias musicales más exitosas de la historia del género en Argentina tendrá una puesta con un elenco de La Academia del Broadway, vestuario y escenografía de la obra original creada por Pepe Cibrián Campoy y Angel Mahler, además de orquesta en vivo.

Martín Selle, director de la Academia, y Adriana Rolla, actriz y cantante que participó en casi todas las puestas de la dupla Cibrián-Mahler, contaron a LaCapital porqué decidieron trasladar a la ciudad uno de los más reconocidos sucesos de la comedia musical. La obra sobre el villano emblemático transformado en héroe romántico se verá hoy, a las 21.30; mañana, a las 21 y a las 23.50, y el domingo, a las 20, en el teatro Broadway.

—¿Cómo llegan a esta nueva puesta con actores rosarinos y la técnica, vestuario y escenografía originales?

—Fue una idea de Damián Mahler (hijo de Angel Mahler), que también está en la orquesta, y de Adriana (Rolla), una gran actriz de comedia musical, que me proponen, por ser el director de La Academia del Broadway, hacerlo acá. A partir de ahí se empieza a concretar y se puede hacer gracias al teatro Broadway, porque de lo contrario es imposible. Son 35 artistas en escena con orquesta en vivo, con escenografía, utilería, carros, vestuario, luces, todo original desde que se estrenó "Drácula". Vinieron Angel y Damián Mahler, Patricio Herrara y yo, hicimos el casting con docentes de la academia y alumnos que se inscribieron a las audiciones.

—¿Qué interés reviste "Drácula" para seguir reponiéndose?

—Creo que lo que genera "Drácula" se puede entender desde un lugar que genera algo muy distinto a cualquier musical. En principio es una puesta muy interesante desde muchos puntos de vista, fue el primer musical en el país que se estrenó en el Luna Park en el 91, y el que instaló la comedia musical en el país; también cuenta ese movimiento tan ingenioso de trabajar con carros, con escaleras, y desde el 91 en adelante, mantener toda esa puesta original. Y la música de Angel genera algo increíble. El primer acto es como una máquina, arranca con la obertura y no para más. Las escenas son muy dinámicas, no es un musical que se relaja. Me parece que "Drácula" genera y generó algo muy distinto. Me acuerdo que en el 2007 en el Broadway no parecía una obra de teatro, parecía una especie de recital.

—¿Por qué es un personaje tan vigente, del cual se siguen haciendo adaptaciones, tratándose de un antihéroe?

—Lo actual es lo romántico que es y con lo cual uno se puede identificar muchísimo. Lo que tiene de interesante y de difícil para componerlo es ese choque de voluntades, que es cuando el cree descubrir en Mina a una mujer de hace 500 años atrás. Ahí se quiebra y deja de ser este monstruo que necesita vivir de la sangre. Es como un Jekyll and Hyde. Esa guerra de voluntades en la interpretación no es nada fácil. Hay que armarse bien porque de golpe cambia de algo muy amoroso y que la gente ama y aparece el monstruo. Eso para jugarlo es sumamente interesante.

—Se borran los límites entre el villano y el héroe...

—Exacto, porque él mata, así que desde ese lugar decís no se puede querer a un personaje así, pero constantemente ves como por ejemplo en una de las canciones se quiebra totalmente y termina abrazándola a Mina y ahí se ve su lado querible, y por eso es tan interesándote. De golpe lo querés matar y de golpe lo aman.

—¿Cuál es el lugar de la comedia musical en Rosario y qué futuro tiene en la ciudad?

—La verdad es que noto que tanto nosotros como otras escuelas tenemos la posibilidad de seguir haciendo, y veo que se hacen cada vez más cosas. Yo obviamente te puedo contar desde nosotros. Tenemos un gran equipo de trabajo, junto con el teatro Broadway. Hacer y traer el "Drácula" original a Rosario a través de la Academia del Broadway algo que pensaba que era imposible. Hace unos años atrás me lo planteaba y me decía que esto no se podía hacer. Siempre tuve la idea de traer obras, pero de ahí a lograrlo era como una idea muy loca. La verdad que traerlo es genial para la academia, para los alumnos, los docentes. Por eso estoy tan agradecido con Angel Mahler y con Pepe Cibrián. Tenemos casi 1200 alumnos contando desde niños, desde los4 ó 5 años, preadolescente, adolescentes y adultos, y el mayor que tuvimos fue de alrededor de 70 años. Y estas obras también implican la posibilidad de que los alumnos de la academia, por lo menos en su gran mayoría, puedan tener estas audiciones para hacer obras que están en Buenos Aires.

—¿La televisión y programas como "Bailando por un sueño" estimulan ese interés?

—Yo creo que sí, absolutamente, siempre y cuando tengan en cuenta que la línea que nosotros tenemos es tener cuidado con la idea de llegar a algún lugar entre comillas y ser alguien, y de golpe al otro día todo eso se desmorona. Hay que tener cuidado con la exposición en la televisión especialmente porque sabemos que el camino del artista es la formación, la disciplina, y estar siempre con la cabeza en esos conceptos porque al llegar a algo rápido, como una novela o a un reality, puede ocurrir que que llegue la fama y las fotos, pero puede faltar sostén artístico. Hay gente que la pasa mal. En cambio, si hacés el camino inverso de tener formación y tratás de hacer una carrera sólida desde ahí, creo que es la mejor manera.

El "horror", junto al "amor y la ternura"

"Considero que la clave que mantiene vigente a esta obra es el mito sobre los vampiros. Drácula tiene la mezcla de la lucha entre el bien y el mal, lo real y sobrenatural, la vida eterna". Así se refirió Adriana Rolla, que interpreta a Nani, el ama de llaves de Mina, e impulsora del proyecto de traer la obra a Rosario, a las razones de la vigencia de un personaje que aún a pesar de ser un monstruo genera empatía. "El personaje de Dracula -añadió- también deja ver la parte tierna de él, no solamente el horror. Deja ver el amor, la ternura, la generosidad porque cuando tiene la posibilidad de poseer a Mina, su amada, no la muerde porque si no ella será inmortal y no podría seguir perteneciendo a nuestro mundo. El reencuentro con su amada después de 500 años, despertó incluso su instinto protector. De hecho muchas veces nos ha pasado que al terminar las funciones se nos acercan niños a decirnos, ¡pero entonces Drácula no es malo!", recordó Rolla. La actriz y cantante tiene una larga trayectoria y participó en casi todas las puestas de la dupla Cibrián-Mahler, además de "Drácula" en 2007 y 2011, lo hizo en "El fantasma de Canterville" y "Dorian Gray" y en recitales del Angel Mahler.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS