Escenario

Donofrio, el nuevo héroe de las mujeres, sube otra vez al escenario en Rosario

Alberto Ajaka, pieza clave en el elenco de "Guapas", encabeza "El gran deschave", con Eleonora Wexler. Esta noche será la segunda función en el Teatro La Comedia

Sábado 14 de Junio de 2014

Cuando se rompe un televisor nace un silencio, y si muta en vacío puede llegar “El gran deschave”.

   La creación de Sergio De Cecco y Armando Chulak, a cuarenta años de su estreno, vuelve al teatro La Comedia con su vigencia intacta. La obra tendrá hoy a las 21 su segunda función (la primera fue el viernes) en la sala de Mitre y Ricardone, con los protagónicos de Alberto Ajaka y Eleonora Wexler más un elenco integrado por Graciela Pal, Marcelo Buccosi e Iván Moschner, con música en vivo de Juan Faisal, (bajo y voz), Miguel Alché (guitarra y coros) y Martín Miguel López Grande (batería y coros), y dirección de Luciano Suardi.

   El plus de esta puesta se da por la presencia de Alberto Ajaka, un nombre que suena extraño para muchos, pero que caerá más familiar si se lo identifica con Donofrio, el entrañable personaje de “Guapas” (El Trece).

   “Sí, me llaman Donofrio por la calle, tuvo mucha repercusión el personaje, ahora estoy haciendo una gira por todo el país y me reconocen en todas partes, está andando muy bien”, dice el actor, que encabeza la obra teatral estrenada en octubre en el Teatro Nacional Cervantes. “Me sorprende por un lado y me gratifica por el otro, es una satisfacción, seguro”, destacó en breve diálogo con Escenario respecto a su popular rol.

   Donofrio es un sindicalista que trabaja como empleado raso en una empresa de aerolíneas y se enamoró perdidamente de la azafata Mey (Carla Peterson), quien a la vez está loca de amor por un piloto (Rafael Ferro), que la engaña cuantas veces puede.

   Jorge, el personaje que interpreta Ajaka en “El gran deschave”, tiene similitudes y diferencias con Donofrio. “Los puntos en común entre Jorge y Donofrio es que los dos tipos tienen la misma clase social, pero Donofrio es más soñador y tiene más calle, conoce muy bien a la gente, tiene otro mundo. En cambio, Jorge es un tipo básico, pero quizá no es tan ambicioso como Donofrio, aunque también sabe lo que quiere y se hace escuchar”.

   En “El gran deschave” se pone al descubierto la mentira, la hipocresía y ciertas características de la clase media argentina a través de Susana y Jorge, el matrimonio compuesto por Wexler y Ajaka, con muchos años de casados y una vida supuestamente organizada. Cuando la rutina se quiebra porque el televisor se rompe, las fisuras quedan expuestas. “Cuando se descompone el aparato y nos quedamos sin la telenovela se apaga una falsa fe y aparece la angustia del vacío. No todos estamos preparados para el vacío”, destaca el director Luciano Suardi, y agrega: “«El gran deschave» nos confiesa algo del ser nacional que nos sigue inquietando”.

   Para Ajaka, quien debutó en la pantalla chica hace apenas cuatro años cuando participó en “Contra las cuerdas”, la situación de caos generada en la obra de De Cecco por el televisor es circunstancial: “Creo que lo que se desata en la pareja se da porque se rompe el televisor, pero podría haber pasado por cualquier otra cosa, es la gota que rebalsó el vaso, y sirve para exponer una situación de vacío de la pareja, que ya no se podía controlar más”.

La pareja con Mey. El actor, que también actuó en “El puntero”, el unitario de Pol-ka encabezado por Julio Chávez, dijo que la popularidad originada a través de su personaje de “Guapas” no le quita el sueño. “No pienso en la mirada del público, ni si me miran distinto porque me conocen más, sí pienso, en cambio, en hacer mi trabajo lo mejor posible cada vez que actúo, pienso en lo mío”.

   Ajaka confesó que no sabe “con exactitud cómo cierra «Guapas»”, y dijo que aún no comenzó a filmar Inés Estévez, quien llegaría en reemplazo de Mercedes Morán. Sin embargo, para los fans de la tira y de la relación Donofrio-Mey, les dejó un souvenir: “Sí puedo adelantar que pasan cosas muy intensas en los últimos capítulos, la tensión sigue en la pareja”.

Por lo pronto, como Donofrio o como Jorge, Alberto Ajaka va camino a ser un actor con nombre propio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario