Escenario

Divididos llega a Rosario con su rock en plan teatral y para hacer pogo

El trío rockero toca hoy en el Astengo, tras once años que no se presentaba en salas locales. El sábado darán otro show, pero esta vez al aire libre en el Anfiteatro.

Jueves 31 de Marzo de 2016

El rock de Divididos es potente como una aplanadora, y es tiempo de disfrutarlo también desde una cómoda butaca. Hoy, a 11 años de su último concierto en una sala teatral de Rosario, el potente trío de Hurlingham vuelve al Auditorio Fundación. La cita es esta noche, a las 21.30, en la sala de Mitre 754. Para los que les guste el pogo, el sábado habrá otra presentación de Divididos, a la misma hora, pero en el Anfiteatro municipal, un espacio conocido para el trío.

Después de aquel 28 de julio de 2005, el power trío de Ricardo Mollo (guitarra eléctrica y voz), Diego Arnedo (bajo y voz) y Catriel Ciavarella (batería) había decidido dejar en un segundo plano los shows más intimistas, pero no por eso menos eléctricos. Al fin llegó el día esperado para muchos "románticos de la butaca", como bien reza el parte de prensa de la productora local que desde aquellos años ya traía al grupo a la ciudad.

En un video subido al canal oficial de YouTube de la banda, Ricardo Mollo explica: "Se nos ocurrió volver a ese formato como una situación distinta a lo que sucede hoy en los recitales. En el Teatro de Flores funcionaba el Cine Fénix. Ahí tocamos con Sumo, tenía butacas. Queríamos reinventar la posibilidad de poder escuchar la música sentados, con los sentidos puestos ahí".

Diego Arnedo recordó el momento en que viajaba de Hurlingham a Capital para sentarse en una butaca a ver a bandas emblemáticas del género como Invisible o Aquelarre. Era la primavera del rock en castellano y el sol asomaba justamente en muchos cines de barrio, lejos de la masividad y muy cerca de un objeto de culto.

La idea de la banda es la misma que en aquel entonces: salir al ruedo con un show eléctrico, pero darle un lugar de privilegio a ese espacio para escuchar en calma, que por otra parte siempre existió en los shows de Divididos.

"Es un reto para nosotros , ver si eso funciona", dijo Mollo en la web. "Cuánto tiempo alguien puede permanecer en su butaca sin pararse para expresar lo que le pasa con la música. Somos hijos de esas dos culturas, hemos tocado en ambos espacios. Está bueno poder zigzaguear entre los dos formatos. Sentarse en una butaca, viajar... es como estar en casa, pero con la banda tocando ahí", concluyó el músico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario