Escenario

Diez frases que el Negro Olmedo convirtió en inmortales

A 31 años de su muerte en Mar del Plata, el recuerdo del cómico rosarino sigue más vigente que nunca.

Martes 05 de Marzo de 2019

Un día como hoy de 1988, nacía la leyenda de Alberto Olmedo. El 5 de marzo de aquel año, los argentinos vivieron un momento muy triste. El Negro se iba físicamente, pero su alma pícara y revoltosa se quedaba desde ese momento para siempre en la retina y en el corazón de los argentinos.
El Negro, el mismo que vivía en una humilde casa de Tucumán al 2700 y que a los 6 años ya trabajaba en una verdulería, iba a dejar su sello hasta el fin de los tiempos. Integró la claque del teatro La Comedia, fue miembro del equipo de gimnasia de Newell's, formó parte de La Troupe Juvenil Asturiana. Hizo de todo en busca de su sueño. Después, a los 21 años, se fue a tantear su suerte a Buenos Aires. Y lo logró con creces.
Hizo cine, televisión y teatro. Se ganó el cariño de la gente. Y dejó para el recuerdo momentos inolvidables. Aquí, una selección de sus mejores frases:
* "No toca botón". La frase se metió en los diálogos populares. El mago ucraniano, Rucucu, la utilizaba en cada corte comercial para pedirle a los televidentes que no cambiaran de canal. Después, la frase fue el nombre de uno de los programas del Negro.
rucucu.jpg

* "Eramos tan pobres". Un empleado que hacía cosas increíbles por conseguir un puesto de subgerente y cuyo jefe siempre engañaba con absurdas excusas.
* "¡De acá!". La empleaba uno de sus más graciosos y exitosos personajes, el dictador de Costa Pobre.
costapobre.jpg

* "Adianchi, Adianchi". Frase inmortalizada por el personaje del Manosanta cada vez que algunos de sus ingenuos clientes ingresaba al consultorio.

Embed

* "Piluso es bueno". Era el querido capitán de los chicos, el que tomaba la leche junto a ellos y junto a su fiel compañero Coquito.
piluso.jpg

* "Si lo vamos a hacer, lo vamos a hacer bien". Otra expresión del mismo empleado que peleaba por un puesto. Hasta era capaz de vestirse de mujer cuando su jefe lo besaba en agradecimiento por los favores que le hacía.
* "¿Me trajiste a la nena?". Era la pregunta que el inefable Manosanta le hacía a Javier Portales, quien hacía del padre de la Bebota, personaje que interpretaba Adriana Brodsky.
* "Y... si no me tienen fe". Otra momento brillante del Manosanta, personaje que alcanzó tal éxito que llegó a tener una película propia: "El Manosanta está cargado", realización de 1987.
* "Soy pitufo, pero no bolufo". La frase era del sketch en la que se parodiaba a "Los Pitufos". La destinataria del reclamo era Susana Traverso, quien interpretaba a la Pitufina.
pitufos.jpg

* "A esta le rompo el bloqueo". Así le decía el personaje del psicoanalista que interpretaba el Negro. La destinataria nuevamente era Susana Traverso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});