Escenario

Diego Boneta: "El Luis Miguel más maduro tiene muchas cosas de su padre"

El protagonista de la serie de Netflix, que hoy estrena su segunda temporada, habló de la notable transformación del ídolo a través de los años

Domingo 18 de Abril de 2021

Ni siquiera el mejor guionista de Hollywood podría haber pergeñado una telenovela tan perfecta y apasionante como la vida de Luis Miguel. Niño prodigio, con una voz privilegiada, editó su primer disco cuando apenas tenía 12 años. Fue manipulado y explotado por su padre, que fue su mentor y manager, y su madre desapareció misteriosamente en 1986. En 1991 alcanzó una popularidad sin precedentes con un álbum de boleros, mientras por detrás él descubría que lo estaban estafando, se enfrentaba al déspota de su padre y agotaba todos los recursos para encontrar a su madre. Por eso, por su compleja y hasta el momento hermética biografía, la primera temporada de “Luis Miguel, la serie” se convirtió en un suceso en 2018. La ficción de Netflix revivió el interés por El Sol, se dispararon las escuchas de sus canciones en las plataformas digitales y hasta en los programas de policiales hablaban de la serie.

Esta noche, después de tres años y demoras lógicas debido a la pandemia, la esperada segunda temporada de “Luis Miguel” se estrena en Netflix, y Diego Boneta, su protagonista, habló con La Capital en rueda de prensa. Esta segunda parte está compuesta de ocho capítulos, que se irán lanzando cada domingo a las 21. La historia será contada en dos líneas de tiempo: la trama arranca donde terminó la primera, en 1992, cuando murió Luis Rey, el padre de Luis Miguel, y él comienza a grabar “Aries”, su noveno disco de estudio. Por otro lado, hay un relato que empieza en 2005, cuando él ídolo comienza a sufrir de tinnitus (un zumbido permanente en los oídos), producto de la explosión de un equipo de audio durante un show en Lima, y este accidente lo aleja de los escenarios.

Según los tres capítulos que adelantó Netflix a la prensa, la segunda temporada mostrará a un Luis Miguel más maduro, seguro de su poder, su carisma y su convocatoria. Ya es una superestrella, ha vendido millones de discos con “Romance” (1991), y es también es más audaz y competitivo. Sin embargo, por momentos, también puede resultar irascible y controlador, y los fantasmas del pasado le pesan demasiado.

La primera temporada terminó dejando abierta la incógnita mayor: ¿Qué pasó realmente con Marcela Basteri, la madre de Luismi? ¿Huyó? ¿Tuvo un accidente? ¿La mataron? En el último capítulo, emitido en julio de 2018, el cantante está siguiendo las pistas que le da un agente del Mossad, a quien contrató para descubrir el paradero de su madre. Pero recién en la segunda temporada habrá respuestas más certeras.

Por el trailer y los adelantos, también sabemos que en los nuevos capítulos aparecerá el reencuentro de la estrella con su hija Michelle Salas (interpretada por la argentina Macarena Achaga, ver aparte); que la abuela paterna de Luismi tomará en parte la batuta de Luisito Rey como villana y que además tendría su espacio el famoso romance entre el cantante y Mariah Carey, quienes tuvieron una mediática relación entre 1998 y 2001.

luiscan.jpg
En esta temporada el cantante será un personaje más oscuro.  

En esta temporada el cantante será un personaje más oscuro.

“Esta temporada es totalmente diferente a la primera”, dijo Diego Boneta vía Zoom, en una rueda de prensa, donde La Capital participó junto a otros medios de Latinomérica. “Esta vez no es una serie sobre lo que le pasó a Marcela (Basteri). Es más una serie sobre qué le pasó a Luis Miguel después de que él sabe qué es lo que sucedió con su madre. Y es también sobre cómo eso lo impacta y hace que tome determinadas decisiones. Ahora los personajes son más oscuros. En la primera temporada él era más ingenuo, más víctima. Aquí no. Él está perfectamente consciente del poder que tiene como artista. Ya no está su papá, quien lo estaba frenando. Ahora es él, se impone. A mí se me hace muy interesante ver esa transformación y descubrir lo que no está en YouTube: el lado personal, y esa lucha entre su vida privada y su camino profesional”, explicó.

Es así. Luis Rey, el villano por excelencia, ya no está, pero su sombra permanece. Luis Miguel odia a su padre, sin embargo, por otro lado, conforme van pasando los años, se termina pareciendo a él en algunos aspectos. En los primeros capítulos de la segunda temporada esto se empieza a ver: el cantante adulto es altamente competitivo, mujeriego y hasta revanchista. “Aunque Luisito Rey no está físicamente, hay muchas cosas del personaje de Luis Miguel más maduro que recuerdan a su papá”, afirmó en ese sentido Boneta. “Eso es lo que pasa en definitiva con todos nosotros, es inevitable, es el ejemplo que tenemos. En la serie eso se muestra como algo definitivamente consciente. Lo trabajé con el director y con mi acting coach, que es argentino y se llama Juan Carlos Corazza. Y van a ver secuencias después del tercer capítulo en donde eso se va a notar aún más. Con mi acting coach volvimos a ver las escenas que hizo Oscar Jaenada (el actor que personificó a Luis Rey), quien realizó un enorme trabajo, para detenernos en ciertos gestos y palabras de su personaje, y traerlas al personaje de Luis Miguel pero de una manera muy sutil”, se explayó.

El actor y cantante mexicano de 30 años, que también asumió el desafío de cantar los temas de Luis Miguel y ser uno de los productores ejecutivos de la serie, sabe perfectamente la ansiedad que existe entre el público por esta segunda temporada. Pero aclaró que no querían apresurar el proceso de producción, y menos en tiempos de pandemia. “Nadie se esperaba el éxito de la primera temporada. Nadie”, enfatizó. “Y después de que le fue tan bien, para todos fue importantísimo el no apresurar la segunda, porque desde el principio luchamos mucho para mantener alta la calidad. Era lo que más nos importaba”, afirmó. Y añadió: “La primera temporada estuvo basada en un libro, la segunda no. Aquí nos basamos en una enorme investigación que se hizo a través de los testimonios de Luis Miguel y de mucha gente que vivió esa etapa, y a partir de todo ese material vimos cómo estructurar la narrativa. Eso llevó tiempo. De hecho fueron tres años. Pero no queríamos apresurarlo”, subrayó.

Diego Boneta se proyectó a nivel internacional cuando actuó en el musical “Rock Of Ages” (2012), donde compartió cartel con Tom Cruise y Catherine Zeta-Jones, pero el éxito arrollador de “Luis Miguel, la serie” lo consagró. Ahora dice que esta segunda temporada significó un reto actoral mucho más grande que la primera. “Interpretar al Luis Miguel de los 90 y al de los 2000 fue bien complejo, porque era literalmente como interpretar a dos personajes distintos”, contó. “A veces tenía que interpretar a los dos personajes en el mismo día, y no era sencillo ir y venir entre esas dos personalidades, dos posturas corporales y hasta la voz diferente. Pero si bien son distintos también había que considerar la transformación gradual a través de los años, que desembocan en el adulto de 2005. Desde la primera temporada fue muy importante para nosotros que nada se viera como una caricatura, que nada fuera forzado, que se sintiera lo más natural y con los pies sobre la tierra posible”, declaró.

Luis Miguel, la serie (Temporada 2) | Tráiler oficial | Netflix

En 2005 Luis Miguel tenía 35 años. No obstante, su aspecto físico, debido a su agitado estilo de vida y a las giras interminables, reflejaba con creces el paso del tiempo. Boneta, que tiene 30 pero aparenta menos, contó con la ayuda de un equipo de maquilladores para transformarse en El Sol maduro del siglo XXI. Este equipo, destacó el actor, estaba encabezado por el ganador del Oscar Bill Corso, que realizó los efectos de maquillaje de películas como “Inteligencia artificial”, “Terminator” e “Indiana Jones”. “Bill y un equipo de maquillistas mexicanos hicieron un trabajo de una precisión milimétrica. Al principio el maquillaje llevaba seis horas de aplicación diaria, que después con la práctica se redujeron a tres. Una vez con la máscara o la cara de Luis Miguel, los gestos eran más fáciles y naturales para mí”, reveló.

luismar.jpg
Una estrella millonaria a los 35 años. 

Una estrella millonaria a los 35 años.

Hoy a las 21 se verán los resultados. Y esa gran telenovela que es la vida de Luis Miguel volverá a despertar más preguntas y polémicas. Su protagonista, por el momento, está más que satisfecho con el trabajo hecho. “Gran parte de este equipo es el que trabajó en la primera temporada. Y para mí eso fue muy importante como productor”, acotó Boneta. “Como dice el refrán gringo: «Lo que no está roto para qué tratar de arreglarlo». Tenemos al mismo director, al mismo showrunner, al mismo escritor y al mismo productor de la música. Y todos nos entregamos al 100 por ciento a este proyecto. Fue sangre, sudor y lágrimas. Ojalá que al público le guste. Pero yo sí me puedo dormir tranquilo sabiendo que di absolutamente todo”, aseguró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario